Crisis coronavirus

La UMH desarrolla un robot para extraer muestras que evite contagios en sanitarios

Nicolás García cree que el desarrollo será "bastante rápido" y espera tener el prototipo en 4 meses y poder utilizarlo en 6

Archivado en: 

Investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) están desarrollando un robot para la extracción de muestras, para su posterior análisis y diagnóstico en laboratorio, que evite contagios en el personal sanitario, al reducir el contacto directo entre el trabajador y el posible positivo de COVID-19. Nicolás García, catedrático del Área de Ingeniería de Sistemas y Automática e investigador responsable, avanza que en 4 meses esperan tener un prototipo para realizar pruebas y en 6 meses que esté listo para ser utilizado.

El proyecto Sistema robotizado de extracción de muestras para su posterior análisis y diagnóstico en laboratorio ha sido uno de los seleccionados por la Generalitat Valenciana, dentro de la convocatoria #SúmateAlRetoContraElCovid-19, organizada junto a la Agència Valenciana de la Innovació (AVI). Los 41 proyectos seleccionados se repartirán 3.100.000 euros para su puesta en marcha.


García (UMH): “Todos los algoritmos para la localización de la cara del usuario y los puntos característicos están desarrollados dentro de un proyecto europeo”

Este sistema está formado por un manipulador robótico y un sistema de cámaras para extracción de muestras por exudado nasofaríngeo y exudado orofaríngeo. “Esta toma de muestras se realiza por personal sanitario. El objetivo es sustituir a los sanitarios por este sistema robótico, de manera que el contacto directo entre el posible positivo de COVID-19 y el sanitario se reduce totalmente”, explica.

nicolas-garcia

Nicolás García, catedrático del Área de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UMH

“El sistema lo que haría es coger el hisopo e introducirlo, ya sea en la nariz o en la boca, para realizar la toma de muestra y luego guardarlo en el bote. Posteriormente, cuando el sistema haya realizado todas las tomas de muestras, un sanitario tendrá que recoger el conjunto de todas ellas”, detalla García.

En la actualidad, los investigadores están desarrollando el robot, que deriva de experiencia previa en el desarrollo de robots para tareas humanas de motilidad fina, dentro del proyecto europeo AIDE. “Todos los algoritmos que tenemos para la localización de la cara del usuario y los puntos característicos, como orificios nasales o boca, son algoritmos que tenemos desarrollados dentro de un proyecto europeo”, señala el catedrático de la UMH.


García (UMH): “Podría haber varios sistemas robóticos realizando tomas de muestras en paralelo”

Por ello, considera que su desarrollo será “bastante rápido”. En concreto, espera tener un prototipo en 4 meses para realizar pruebas y que en 6 meses esté listo para utilizarse. Además, cree que con la financiación que recibirán de la Generalitat, que apunta que ronda los 100.000 euros, tendrán suficiente para el prototipo.

En cuanto a un posible aumento de capacidad para tomar muestras, el catedrático indica que no lo han medido y precisa que no es el objetivo. “Hay que llevar mucho cuidado, controlando la fuerza que ejerce el robot en el usuario. Se va primando el hacerlo automático, descargar a los sanitarios de este trabajo y evitar que tengan contacto con los posibles positivos”, destaca. Así, apunta que será aproximadamente la misma cantidad de pruebas que realizaría un sanitario.

robot-umh

Robot del proyecto europeo AIDE, del que se adaptan los algoritmos

“Otra ventaja es que podríamos tomar muestras a una población muy grande, siempre que sea requerido y que tengamos las capacidades para hacer los análisis de esas muestras. Si tuviéramos que realizar test para mucha gente, podría haber varios sistemas robóticos realizando tomas de muestras en paralelo. De esta forma, podríamos tener muchas muestras de la gente que podía dar positivo o no”, expresa el catedrático de la UMH.

Por otro lado, respecto a su posible uso futuro, García manifiesta que la toma de muestras se utiliza para distintos tipos de patologías y enfermedades, aunque admite que, en el caso de la COVID-19, “al ser tan contagioso, es más aplicable”. “No sé exactamente, pero probablemente podamos reconvertir sus aplicaciones a otro tipo de patologías, aunque no es el caso en el que estamos centrados ahora”, precisa.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter