Crisis coronavirus

Incliva estudia posibles alteraciones respiratorias tras el alta por COVID-19

El objetivo es conocer de forma precoz quiénes pueden sufrir cambios pulmonares a corto y medio plazo y su severidad

Archivado en: 

El Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva), del Hospital Clínico de València, ha obtenido financiación del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) para el proyecto ‘Cambios en los test de función pulmonar en pacientes con neumonía por COVID-19’. El objetivo principal es conocer, de forma precoz, el porcentaje de pacientes que pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo tras una neumonía por SARS-CoV-2, así como la severidad de dichos cambios.

El proyecto, que tiene como investigador principal al Dr. Jaime Signes-Costa, coordinador del Grupo de Investigación en Enfermedades Respiratorias de Incliva y jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico, se presentó en el marco de la convocatoria especial del ISCIII de expresiones de interés para la financiación de proyectos de investigación sobre el SARS-CoV-2 y el COVID-19. Así, la financiación del Instituto de Salud Carlos III para su desarrollo asciende a 73.500 euros.

Se trata de un estudio prospectivo, observacional y multicéntrico para evaluar los cambios en la función pulmonar (espirometría, pletismografía y test de difusión) que pueden presentar los pacientes ingresados con neumonía por SARS-CoV-2 según el nivel de gravedad a las 4, 12 y 26 semanas tras el alta hospitalaria. Las alteraciones restrictivas pulmonares se confirmarán mediante pruebas de imagen (TAC tórax alta resolución).

El estudio permitirá conocer de manera anticipada cuáles van a ser los pacientes que pueden desarrollar cambios fibróticos pulmonares y relacionar estas alteraciones con variables demográficas, clínicas y biológicas.

El ámbito de actuación serán los servicios de Neumología que hayan atendido a pacientes con neumonía por SARS-CoV-2.Van a participar hospitales de la Comunitat Valenciana como el Hospital Clínico, Hospital General de València, Hospital Dr. Peset, Hospital Arnau de Vilanova, Hospital de la Ribera, Hospital San Juan de Alicante, Hospital del Vinalopó, Hospital de la Vega Baja y Hospital General de Castellón; Madrid, Hospital Clínico San Carlos; Murcia, Hospital Virgen de la Arraixaca; y Sevilla Hospital Virgen del Rocío.

En estos momentos, ya se están recogiendo una serie de marcadores inflamatorios en los pacientes ingresados y al alta van a ser controlados en las consultas externas con test de función respiratoria. Los marcadores biológicos de fibrogénesis pueden aportar información para el conocimiento de otras enfermedades intersticiales pulmonares como la fibrosis pulmonar idiopática.

La mayoría de las infecciones virales respiratorias no suelen dejar secuelas pulmonares en forma de cambios fibróticos en el tejido pulmonar. Sin embargo, tras la epidemia del síndrome agudo respiratorio severo (SARS) en 2003, causado por la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, se observó que los pacientes que sobrevivieron desarrollaron diferentes grados de fibrosis pulmonar residual, presentes en pruebas de imagen, como TAC torácica de alta resolución, y confirmado con test de función pulmonar.

Siguiendo esta experiencia previa, la hipótesis de la que parte el proyecto es que alrededor de un tercio de los pacientes que ingresarán por neumonía COVID-19 van a presentar alteraciones fibróticas pulmonares.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter