Impacto del BOE

El veto a las rebajas, “sentencia de muerte” para el pequeño comercio

Confecomerç prevé que el 20 % de los comercios cierre a causa de la crisis y señala que la medida  beneficia a las grandes superficies y plataformas online

Foto: Efe/ Biel Aliño

Los pequeños comercios valencianos cargan contra el veto impuesto por el Gobierno a las rebajas. Una medida que estaría firmando “la sentencia de muerte” del sector y que dificultaría a los negocios poder competir con las grandes superficies y las plataformas online. Así lo expone el presidente de Confecomerç, Rafael Torres, en declaraciones a Economía 3.

Apunta que la medida pierde sentido cuando ya se está limitando el aforo de los establecimientos y se mantienen medidas de seguridad para prevenir los contagios. El Ejecutivo aprobó el pasado sábado una nueva disposición a cuenta de la reapertura de los comercios en la fase 1 que prohíbe las rebajas en los comercios para evitar aglomeraciones, quedando excluidas de la medidas los descuentos que se apliquen de forma online.

“Esta medida que va a impedir que hagamos promociones o descuentos con la excusa sanitaria cuando con la limitación de aforo del 30 % y la obligación de cumplir las medidas de seguridad ya es seguro que no se generaran aglomeraciones”, indica Torres quien alerta que “nos van a limitar los horarios, los aforos y ahora nos limitan la libertad de cómo vender nuestros productos cuando a nuestros competidores de venta online no se les pone límite alguno. Es absurdo”.

Advierte que “aunque solo dure durante la fase 1, la cantidad de ofertas agresivas online ya es suficiente para rematar al pequeño comercio y provocar muchos cierres y desempleo”. Por ello, piden al Gobierno que recapacite y “se de cuenta de que la medida es una barbaridad”. “Estamos radicalmente en contra y vamos a intentar negociar para que se anule”, asevera el presidente de Confecomerç.

comercio-valenciaAñade que en un primer momento lo que trasladaron al Ejecutivo de Pedro Sánchez fue una de las demandas históricas de los pequeños comerciantes como es que se regulen los periodos de rebajas ya que “al final estamos vendiendo todo el año a grandes descuentos con pocos márgenes”. Además, indica que, dada la situación sobrevenida provocada por la pandemia, este año habían solicitado “que hubiera un gran acuerdo de los operadores comerciales para aplazar las rebajas online y offline hasta agosto, para que pudiéramos durante dos meses vender en condiciones de dignidad los stocks que han estado guardados”.

Sin fase 1 en la CV

Al anuncio de prohibir las rebajas en los establecimientos, se une que la Comunitat Valenciana no ha pasado en su totalidad a la fase 1, lo que califica Torres de un “mazazo económico y emocional”. Señala que muchos comercios habían iniciado preparativos para reabrir y ahora tienen que asumir esos costes, además de mantener “durante una semana más el parón económico”.

Explica que durante semana se intentará que el 80 % de los comercios valencianos puedan abrir con cita previa, aunque ve difícil que el consumidor responda dada la complicación normativa existente y la preocupación que persiste sobre la salud. Pese a ello, siguen preparándose los locales para su próxima reapertura.

En esta línea, señala el presidente de Confecomerç que se va a producir un incremento de los costes para adaptar los establecimientos y garantizar las medidas de seguridad frente al coronavirus. Pone el ejemplo Torres de las tiendas de ropa en las que se tendrán que separar los probadores, así como desinfectar todas las prendas que se utilicen mediante vapor y posteriormente aislar durante por lo menos dos horas.

Añade que habrá menos productos en los expositores y que se prohibirá a los clientes tocar los productos hasta que lo autoricen los encargados de la tienda. “A nivel operativo va a ser más complejo por lo que además de la inversión en medidas de seguridad se tendrá que realizar una inversión en personal para que se pueden ejecutar esas tareas que normalmente no forman parte del modus operandi de este tipo negocio”, expone Torres.

Todo ello, señala, ahondará en el daño económico y en que se generen “sensaciones raras en los consumidores” lo que puede repercutir en la recuperación de la actividad. “Este año va a ser muy difícil”, lamenta el presidente de Confecomerç, quien explica que pese al ahorro de entorno al 9 % generado en los hogares durante el confinamiento, se espera que un 20 % del sector comercio cierre, sobre todo, aquellos negocios que no hayan podido acceder a las líneas de financiación del ICO.

Suscríbete a nuestra newsletter