Crisis coronavirus

Un sistema de distribución de test rápidos de UMH ahorraría hasta un 30 % de contagios

La herramienta, con "resultados muy positivos", es capaz de predecir hacia el futuro la evolución de la COVID en distintas poblaciones

CIO-Vid: proyecto de optimización de tests masivos del CIO (UMH)

Un sistema de distribución óptima de test rápidos de investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) ahorraría entre un 10 y un 30 % el número de contagios y fallecimientos que realizando el reparto mediante un criterio poblacional. Así lo explica José Luis Sainz-Pardo, investigador del Instituto Universitario de Investigación ‘Centro de Investigación Operativa’ (CIO), que destaca que el sistema está “muy avanzado”.

Sainz-Pardo, junto con los investigadores José Valero y Juan Francisco Monge, han desarrollado el proyecto CIO-Vid: Sistema Inteligente de Apoyo a la Decisión. Esta herramienta sirve para distribuir de forma óptima la aplicación de tests rápidos de COVID-19. El objetivo es decidir en qué poblaciones es más conveniente realizar tests masivos y, así, frenar la expansión de la pandemia.

“Es un sistema de apoyo en el que, a través del modelo matemático y los datos históricos de la evolución de la COVID-19, es capaz de predecir hacia el futuro la evolución de la COVID en distintas poblaciones. En función de eso, se hace preguntas sobre aplicar test de COVID en determinados sitios y muestra, a partir de esta aplicación de test, el ahorro en el número de contagios y en vidas”, detalla.


Sainz-Pardo: “Día a día, le das la información de lo que ocurre y te da información de lo que sería óptimo hacer mañana”

El sistema decide en qué poblaciones hay que realizar test en función de los contagios a futuro. “Mediante nuestra simulación podemos estimar que, si aplico en Alicante 1.000 test rápidos hoy, cuántos contagios voy a ahorrar de aquí a 10 días. El sistema hace la combinatoria de todas las posibilidades y acaba diciéndote las unidades de test óptimos a repartir en todas las poblaciones”, indica el investigador.

“Los resultados son muy positivos. Si quisiéramos repartir test, yo lo primero que plantearía sería hacerlo de manera proporcional a los habitantes. Nuestro sistema mejora esta solución entre un 10 y un 30 % de ahorro de contagios y vidas. Esto lo vemos a través de simulaciones, matemáticamente podemos demostrarlo”, asegura.

jose luis saenz-pardo

José Luis Saenz-Pardo. investigador del CIO (UMH)

El objetivo de este proyecto es minimizar el total de individuos contagiados por coronavirus. Día tras día, el sistema se actualiza a través de los datos de nuevos contagios detectados y se vuelven a calibrar todos los parámetros del modelo, replanificándose todo. “Día a día, le das la información de lo que ocurre y te da información de lo que sería óptimo hacer mañana”, sostiene. Se basa en modelos SEIR y en optimización combinatoria, por lo que tiene dos enfoques: uno de ‘Sistemas Dinámicos’ y otro de ‘Optimización de Recursos’.

En concreto Sainz-Pardo apunta que los Sistemas Dinámicos permiten estimar distintos parámetros y el modelo para simular lo que sucederá en el futuro. Esta herramienta necesita de la Optimización de Recursos, porque las autoridades no tienen todos los test que querrían. “En la optimización de recursos que son escasos hay que ver cómo distribuirlos para obtener los mejores recursos”, precisa.

“El sistema está muy avanzado y, aunque se puede mejorar y se necesita financiación, lo que se necesita que es sobre todo que se vea su utilidad y se decida la manera de implantarlo”, destaca el investigador. De hecho, expresa que en un mes, el sistema podría estar implementado y sincronizado.


Sainz-Pardo destaca que el sistema podría estar implementado y sincronizado en un mes

Sainz-Pardo explica que el enfoque de su proyecto va a realizar test rápidos a personas sin síntomas para “desatapar la enfermedad en una fase temprana”, aunque precisa que se puede dirigir en distintos sentidos, incluso por criterios de edad. “A quién se dirigen los test lo tienen que decidir las autoridades sanitarias. Esto ayuda a decidir y plantea en qué escenarios nos encontraríamos”, puntualiza.

Asimismo, comenta que, cuando se desarrolle una vacuna, que en los primeros momentos será escasa, este sistema también servirá para distribuirla “de forma optima para ahorrar vidas y contagios”.

Por otro lado, señala que esta semana sabrán si son uno de los proyectos seleccionados para ser financiados por la AVI. Además, anuncia que han contactado con Laboratorios Roig, que “lo han visto como una herramienta de cierto potencial”. “Aunque no hay nada concreto, esperamos abrir vías”, subraya Sainz-Pardo. En la misma línea, señala que también están en contacto con el Cemate, que hizo un llamamiento a soluciones matemáticas innovadoras.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter