Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

El sector de la construcción teme que se pierdan más de 250.000 empleos en la CV

La COVID-19 ha paralizado obras públicas en la Comunitat por importe de 363 millones

La Generalitat reclamó al Gobierno levantar la suspensión de la tramitación de los procedimientos administrativos en lo que se refiere a las contrataciones públicas

Publicado el:
La COVID-19 ha paralizado obras públicas en la Comunitat por importe de 363 millones

La pandemia de la COVID-19 ha paralizado obras públicas por importe de más de 363 millones de euros en la Comunitat Valenciana. Así lo recoge la Cámara de Contratistas quien concreta que se trata de obras licitadas cuya presentación de plicas ha sido aplazada, obras con las plicas presentas pero que se ha aplazado su apertura y valoración, y obras aperturadas pero con al firma de adjudicación definitiva aplazada.

El primer real decreto de declaración del estado de alarma aprobado por el Gobierno de España suspendió los procesos de todas las administraciones, y entre ellos las licitaciones de obra pública. Ahora, a la vista de la desescalada anunciada por el Estado y la previsible prorrogación del estado de alarma, el sector de la construcción reclama que se reactiven los procesos de contratación pública y se empiecen a realizar los trámites de manera telemática. “Hay que estar preparados para el día después del desconfinamiento. Si no se empiezan a realizar los trámites estaremos como mínimo entre 30 y 40 días sin ninguna adjudicación de obra pública”, advierte Manuel Miñés, director gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana.

Un testigo que ha recogido la Generalitat Valenciana, cuyo presidente, Ximo Puig, defendió este pasado domingo tras reunirse con el presidente del Gobierno que en la siguientes prórrogas del estado de alarma puedan “agilizarse licitaciones de obra pública y contratos, que son importantes para la actividad económica”.

Como ha podido saber Economía 3, lo que plantea el president es que se introduzca una disposición adicional para levantar la suspensión de la tramitación de los procedimientos administrativos en lo que se refiere a las contrataciones públicas, fundamentalmente, la obra pública. “Todo esto está parado y es una pena, dado el impacto favorable en la actividad económica que tiene el poder activar la obra pública siempre en condiciones de seguridad”, señalan fuentes de presidencia.

Según los datos manejados por la Cámara de Contratistas, de los 363 millones paralizados, 209 millones corresponden a obras licitadas por la Administración General del Estado (AGE), más de 78 millones a la Generalitat y casi 75 millones de euros a las administraciones locales. Explica Miñés que entre los proyectos que se encuentran paralizados en la Comunitat Valenciana está la autovía al aeropuerto desde la V-30 (91,36 millones), obras de mejora en la red ferroviaria y en los muelles del puerto de València (casi 60 millones), la construcción de colegios en localidades como Aspe, Vinaròs o Sagunto (29,7 millones), obras de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (39,8 millones), o la  remodelación de la Plaza de la Reina de València (más de 11 millones), entre otros.

Más de 250.000 empleos en juego

Por su parte, desde la Federación de Empresas Contratistas de la Comunitat Valenciana (Fecoval) reclaman al Gobierno que “todos los procesos que estaban en licitación se vuelvan a poner en marcha para poder mantener cierta actividad”, señala el presidente de la federación, José Luis Santa Isabel quien expone que el Estado tan solo ha liberado 250 millones en toda España para obras esenciales en materia de mantenimiento de carreteras. Asevera que el sector se enfrenta a una dura crisis que conllevará la destrucción de numerosos puestos de trabajo.

En concreto, indica Santa Isabel que por el momento en la Comunitat Valenciana hay solicitados 3.045 ERE en el sector de la construcción que afectan a 13.000 trabajadores. Advierte que si el cese de actividad se alarga, la destrucción de empleo en el territorio podría alcanzar a más de 250.000 empleados entre puestos directos e indirectos del sector. Por ello, señala el presidente de Fecoval, el sector de la construcción, junto con el sector primario, han de ser los pilares “en los cuales se ha de apoyar el Gobierno para reactivar la actividad económica”.

Preguntado por si el Estado podrá hacer frente al incremento del gasto público para invertir en obra pública, señala Santa Isabel que se puede recurrir a las administraciones locales “que han conseguido estar poco endeudadas y mantener casi 50.000 millones en cartera a nivel de España” para servir “de tractor de la obra pública”, mientras que también se debe recurrir a Europa.

“Creemos en el plan Marshall a nivel europeo, pero Europa ya tiene líneas de financiación y lo que pedimos al Gobierno es agilidad para acceder a estas líneas que ya están abiertas y poder captar fondos para poder reactivar cuanto antes el sector y la economía nacional”, concluye el presidente de Fecoval.

coronito