Impacto del coronavirus

La industria musical valenciana prevé pérdidas de 54 millones

Los resultados forman parte del estudio elaborado por varias asociaciones como la de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV) entre otras

La industria musical valenciana prevé pérdidas de 54 millones

Arenal Sound. | Foto: Efe/Domenech Castelló

La industria musical valenciana prevé pérdidas superiores a los 54 millones de euros por el impacto de la COVID-19, según se desprende de las encuestas realizadas a los profesionales de la música en directo: empresas promotoras, management, salas, sonido e iluminación, compañías de espectáculos y servicios.

Los resultados forman parte del estudio elaborado por la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV), la Valencian Music Association (VAM!), la Feria Valenciana de la Música Trovam – Pro Weekend y la Asociación de Salas de Música en Directo En Viu!.

El objetivo de este informe es estimar los efectos económicos y laborales de la crisis sanitaria en la industria de la música en directo. Asimismo, se pretende valorar las consecuencias de las medidas adoptadas por las empresas del sector y la administración, al tiempo que se proponen nuevas líneas de actuación en función de los datos obtenidos.


Hay que tener en cuenta que los 20 principales festivales de la Comunitat Valenciana representan un 60 % de esta cantidad (más de 33 millones de euros de pérdidas).

El periodo de estudio abarca desde el inicio de la crisis, el pasado 14 de marzo, hasta la conclusión de la temporada alta, el 15 de septiembre.
Según los primeros cálculos, las pérdidas de facturación del sector durante la temporada media (desde el 14 de marzo hasta el 31 de mayo) ascenderán a 8.660.000 euros.

Por otra parte, durante la temporada alta (desde el 1 de junio hasta el 15 de septiembre), los daños se valoran en 45.500.000 euros.
De este modo, las empresas de la música estiman que las pérdidas en su facturación por la actual crisis sanitaria serán de 54 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que los 20 principales festivales de la Comunitat Valenciana representan un 60 % de esta cantidad (más de 33 millones de euros de pérdidas). En cambio, las más afectadas por esta situación son las empresas promotoras, con un impacto en su facturación de 38 millones de euros (un 83 % del total).

En la Comunitat Valenciana, 640 personas trabajan de forma directa en empresas promotoras, salas de música, productoras y empresas de sonido e iluminación.

Según las encuestas elaboradas, 434 profesionales, casi el 70 % de las personas contratadas en el ámbito de la música en vivo, se han visto afectados por un ERTE, y “hay que tener en cuenta que estas cifras no incluyen las empresas de espectáculos”, señala la misma fuente.
Los agentes de la música en directo han hecho llegar a las administraciones diversos planes de acción con el fin de paliar los efectos de la crisis sanitaria y asegurar la continuidad de la actividad. En este sentido, se considera urgente la aplicación del concepto de “causa mayor” para permitir el aplazamiento o suspensión de los eventos musicales programados para el año 2020.

Asimismo, piden flexibilizar las normativas de consumo relativas a la devolución del importe de las localidades en los casos de aplazamiento y cancelación de actuaciones como se ha hecho en otros países europeos. De este modo, las entradas de un espectáculo aplazado deberían servir para la nueva fecha programada en un plazo que incluya finales de 2021.

En caso de suspensión, se debería contemplar la creación de un bono canjeable para que el público pudiera asistir a otro espectáculo o festival. Finalmente, cuando ninguna de las dos opciones fuera viable, el consumidor siempre podría reclamar la devolución del importe, que sería ejecutable en un periodo de 18 meses a partir del anuncio de la cancelación.

Suscríbete a nuestra newsletter