Baleària facturó 452 millones en 2019 y crece un 19%

Los accionistas de la compañía han renunciado al cobro del dividendo para fortalecer la situación de la empresa frente al COVID-19

Archivado en: 

Adolfo Utor durante la presentación de resultados en 2018.

La compañía dianense tenía previsto presentar su balance antes del estado de alarma y tras esperar un tiempo, ayer dio a conocer los datos. Lo que sí se produjo es un cambio respecto a ese día y es que sus accionistas han renunciado al cobro del dividendo para fortalecer la compañía frente a la crisis sanitaria. Baleària facturó el año pasado un 19% más que el anterior hasta alcanzar los 452 millones de euros, según los datos recogidos en la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa y de Sostenibilidad.

El EBITDA experimentó, por su parte, un incremento hasta los 84 millones de euros, un 19% más en términos relativos, lo que, para la compañía, es un indicador de la fortaleza de su modelo de negocio. Un dato que propició que el beneficio neto subiera un 5% hasta los 29 millones de euros. Ambos datos refuerzan la solvencia de la compañía para superar esta crisis.

El volumen de mercancías transportadas se situó en 6.111.000 metros lineales de carga, un 5% más que en el ejercicio anterior. Unas cifras que equivalen a 466.000 camiones. Cabe subrayar que el 75% de la carga es imputable a las rutas con Baleares, donde el transporte marítimo resulta clave para el abastecimiento de productos esenciales, un aspecto logístico que está resultando esencial en la situación de estado de alarma derivado de la crisis sanitaria por el coronavirus. En similar situación se encuentran Ceuta, Melilla y Canarias.

balearia-memoria-2019

Fuente: Memoria RS 2019 de la naviera.

El pasaje, que representó un 55% de la facturación total de la empresa en 2019, creció un 3%. Así, en 2019 fueron 4.480.000 los pasajeros que embarcaron en alguno de los 30 buques de la compañía marítima radicada en Dénia, que transportó 1.064.000 vehículos. El mayor crecimiento de viajeros se experimentó en las rutas que unen la Península con Baleares, mientras que disminuyeron sensiblemente, en cambio, los tráficos de la Operación Paso del Estrecho.

El crecimiento ecoeficiente es, en estos momentos, para la naviera la columna vertebral del modelo de negocio de Baleària. En este sentido, la compañía incorporó dos nuevos smart ships y remotorizó otros dos buques, iniciativas que permitieron a Baleària ser la primera compañía en navegar a gas natural en el Mediterráneo, Canarias y el Estrecho de Gibraltar.

En la memoria, la compañía mantiene su apuesta de crecimiento y espera que la flota a GNL esté compuesta por nueve buques en 2021. Se contempla, además, sumar en un futuro otras energías alternativas a los combustibles fósiles y neutras en CO2, como el gas renovable y el hidrógeno.

El uso de energías más limpias se complementa con la estrategia de innovación y transformación digital a corto y medio plazo para seguir reforzando la competitividad de Baleària. El año pasado ese proceso de digitalización se saldó con la conversión de seis buques en smart ships (el año que viene serán 11 ya los barcos inteligentes) y un avance en la transformación digital de los procesos de embarque y desembarque y experiencia de viaje en el caso de los pasajeros, así como en la operativa portuaria de carga, en el de mercancías, en aras de una logística más ágil y cómoda.

Gestión big data     

En 2019, la naviera inició el proyecto de una torre de control de la flota, una herramienta que proporcionará datos a tiempo real sobre seguridad, mantenimiento preventivo, eficiencia comercial y sostenibilidad. La primera fase de esta iniciativa se centra en el control de las emisiones de gases contaminantes a través del proyecto europeo Green and Connected Ports, por el que Baleària instalará hasta 2022 sensores y equipos de medición en 5 buques.

Uno de los indicadores que un año más ha destacado por su significativa progresión es el cash flow social, los recursos generados por la naviera y distribuidos entre sus grupos de interés. Ascendió a 623 millones de euros en 2019, un año en el que la compañía siguió generando puestos de trabajo. La plantilla creció un 7% hasta los 1.800 empleados. El 30% de la plantilla son ciudadanos nacidos en otros países y un 56% del total de las personas que trabajan en Baleària tiene un empleo estable. En total, se facilitó un 30% más de horas de formación a los empleados.

La Fundación Baleària llevó a cabo más de 500 acciones, en las que colaboraron 280 entidades. Es una expresión de la simbiosis de la naviera con los territorios en los que opera. Compromiso social y medioambiental avalado también por el hecho de que el 81% de los más de 7.000 proveedores son de proximidad

Suscríbete a nuestra newsletter