Alta Velocidad

Ilsa reconoce posible retraso y SNCF mantiene planes para competir con Renfe

Víctor Bañares, director general de Ilsa. | Imagen: Air Nostrum

Archivado en: 

Trenitalia, la compañía pública italiana que se ha incorporado a Ilsa. | Imagen: E3

Ilsa reconoce que la crisis del coronavirus podría retrasar ligeramente sus planes para competir con Renfe a partir de enero de 2022, mientras que desde SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) aseguran que, a día de hoy, mantienen su objetivo de operar en España desde el 14 de diciembre de este año.
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado los acuerdos marco que permitirán competir en alta velocidad a Ilsa (integrada por Trenitalia y los dueños de Air Nostrum) y Rielsfera (SNCF) contra Renfe cuando se liberalice el transporte de viajeros por ferrocarril, el 14 de diciembre.

No obstante, el organismo ha advertido de que sus planes de negocio podrían verse trastocados porque el parón de actividad provocado por el coronavirus podría a afectar a la disponibilidad de los trenes en las fechas comprometidas, de los sistemas de señalización para circular por el eje Sur (Madrid-Sevilla/Málaga) y a la aprobación de las líneas de crédito necesarias para afrontar las inversiones comprometidas.

En declaraciones a Efe, el director general de Ilsa, Víctor Bañares, ha explicado que todo dependerá de lo que se prolongue el parón de actividad, ya que, actualmente, las fábricas de producción de trenes están paradas y su vuelta a la actividad no se producirá de forma inmediata.

En su opinión, esto podría suponer “pequeños retrasos” de meses, tanto en su caso, puesto que para poder operar ellos han tenido que encargar trenes de nueva fabricación, como en el de SNCF, aunque ellos utilizarán trenes suyos reacondicionados.

El objetivo inicial de Ilsa era entrar a competir en el Madrid-Barcelona en enero de 2022 y a lo largo de los meses de febrero y marzo de ese año empezar a operar en el resto de corredores con conexiones entre Madrid y Sevilla, Málaga, Alicante y Valencia.

Además, el directivo ha subrayado que habrá que ver cuál es el impacto de esta crisis en la demanda de servicios de alta velocidad, y puede que se tarde en alcanzar las cifras de viajeros previstas, lo que podría obligar a adaptar los contratos.

Por su parte, un portavoz de SNCF ha asegurado a Efe que el operador público francés sigue trabajando con el fin de operar trenes en España a partir del mismo 14 de diciembre en el trayecto con más demanda (el Madrid-Barcelona).

Ha defendido que en su caso cuentan con la ventaja de no depender de los plazos de fabricación de trenes, pues usarán material propio que están acondicionando en Francia, aunque ha reconocido que la crisis del coronavirus trastoca los planes de todos los actores.

En este sentido, ha pedido al regulador que, en caso de ser necesario, acelere la concesión de las autorizaciones para el ensayo de los trenes con el fin de lograr en tiempo el visto bueno del material rodante.

Suscríbete a nuestra newsletter