Crisis coronavirus

Ascer se prepara para retomar el 10 de abril la actividad en el sector cerámico

La patronal valora positivamente que la construcción recupere la normalidad y confía en que se reactiven los pedidos que cayeron un 60% la semana pasada

Archivado en: 

La cerámica espera retomar la actividad tras la Semana Santa.

La patronal del sector azulejero, Ascer, avanza que las empresas están preparadas para retomar la actividad industrial el 10 de abril, superada la Semana Santa. Las compañías del clúster cerámico castellonense tuvieron que parar la producción a la entrada en vigor del Real Decreto Ley 10/2020, que endurecía las medidas impuestas por el Estado de Alarma. Aunque esta situación se prorrogue por segunda vez consecutiva, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el pasado sábado que se retomarán parte de las actividades no esenciales, entre las que se encuentran la industria y la construcción.

El anuncio del presidente del Ejecutivo central coincide, apuntan desde Ascer, con las declaraciones y la voluntad del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que mostró su total apoyo a que se pueda retomar la actividad industrial de forma progresiva.

Desde que se publicó el Real Decreto Ley 10/2020, la industria azulejera paró toda su maquinaria productiva para cumplir las medidas del Ejecutivo y hacer frente a la propagación del COVID-19. Una vez cumplida la medida por las empresas de la industria azulejera española, el sector podrá retomar la actividad a medida que se vaya reactivando la demanda.

Una demanda que caído en su conjunto un 60%, con datos facilitados por la patronal del sector la semana pasada. Por ello, desde Ascer, se valora positivamente que la construcción pueda seguir con su actividad, ya que parte de los clientes nacionales de las azulejeras dependen de la actividad de la edificación.

Desde el primer momento, y antes de que se estableciera el Estado de Alarma, la industria azulejera adoptó todas las medidas necesarias para prevenir y proteger la salud de sus trabajadores. Además de las genéricas recomendaciones de las autoridades sanitarias, muchas empresas se adelantaron a las circunstancias, y definieron medidas de contingencia que van más allá de las que estableció la autoridad sanitaria.

El sector, que emplea a 16.000 trabajadores, viene defendiendo que al igual que es importante la crisis sanitaria también lo es el mantenimiento del empleo futuro. Ahora se enfrenta a unos meses difíciles de recuperación de la actividad y de la demanda nacional e internacional.

Ante esta coyuntura, el sector insiste que “el Gobierno tiene que proporcionar a las empresas la liquidez para arrancar con garantías suficientes para evitar la destrucción de la estructura de empresas, autónomos y social del país”. Y añaden desde Ascer que, “antes de que sea tarde, es necesario inyectar dinero en los sectores con la aprobación de ventajas fiscales que incluyan el aplazamiento de pagos tributarios a todos los niveles y en sectores exportadores como el nuestro, como el adelanto del pago de las devoluciones de IVA”.

Suscríbete a nuestra newsletter