Deuda

Fitch mantiene la calificación de la Comunitat en “BBB- con perspectiva estable”

La agencia internacional de calificación crediticia destaca el bajo coste que supone la deuda regional en las cuentas valencianas, "lo que permite su sostenibilidad"

La agencia internacional de calificación crediticia Fitch Ratings ha certificado que la deuda emitida por la Comunitat Valenciana mantiene la “calificación BBB-, con perspectiva estable”, lo que supone que “puede seguir siendo utilizada por las entidades financieras como garantía” ante el Banco Central Europeo.

La calificación de BBB- supone que se está calificando una deuda que tiene una “capacidad adecuada” para el pago de los intereses y del principal, “si bien puede debilitarse en mayor medida que las de calificaciones superiores ante cambios adversos en las circunstancias”, ha apuntado la agencia en un comunicado.

Uno de los aspectos que destaca Fitch es el bajo coste que supone la deuda regional en las cuentas valencianas, “lo que permite de esta forma su sostenibilidad”.

Fitch espera que el ritmo de crecimiento del gasto operativo en la Comunitat se mantenga “cercano al de los ingresos operativos”, y apunta que la capacidad para el control del gasto está restringida por dos aspectos: su elevada concentración en gasto sociosanitario y educativo, “y, sobre todo, por su bajo nivel de gasto per cápita comparado con otras comunidades autónomas”.

Asimismo, la agencia de calificación señala en su informe que la Comunitat Valenciana tiene un “bajo nivel de riesgos fuera de balance y una baja exposición a los cambios en los tipos de interés“.

En opinión de Fitch, en 2020 la Comunitat Valenciana recibirá cerca de 6.100 millones de los mecanismos de apoyo del FLA, “importe suficiente para atender los 6.000 millones de vencimientos de largo plazo que vencen en el año”.

Fitch ha anunciado que ha revisado sus escenarios para reflejar el impacto económico que puede tener el coronavirus en la sostenibilidad de la deuda de las comunidades autónomas.

La metodología de Fitch se basa en la fijación de distintos escenarios “en función del ciclo”, de forma que incorpora una combinación de ingresos, costes y tensiones de riesgo financiero.

En el “escenario de mayor estrés”, ha reflejado una situación de desaceleración económica para el conjunto de la economía española.

La naturaleza de los análisis de Fitch son prospectivos, es decir, a futuro, y Fitch “vigilará el desarrollo de los acontecimientos de acuerdo a su intensidad y duración“.

La agencia también destaca en su informe que la Comunitat Valenciana tiene margen para aumentar sus ingresos entre un 3 y 4%, usando sus beneficios fiscales, sin recurrir a cambios en la base y las tarifas vigentes.

Además, apunta la solidez de sus ingresos operativos compuestos principalmente por impuestos y transferencias del Gobierno central (78% de los ingresos totales en 2019) y diversos tributos propios.

Del mismo modo, señala que la naturaleza del gasto regional corresponde a educación en un 47,1%, a sanidad en un 44,7%, y a servicios sociales y promoción del empleo en un 8,2%.

Suscríbete a nuestra newsletter