Botín demanda a Europa más solidaridad y ve a los bancos como parte de la solución

Cree que el impacto del coronavirus en el corto plazo será muy relevante: con una contracción profunda del PIB mundial en el semestre y a partir de ahí, una recuperación notable, pero no tan intensa como la caída

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha asegurado en la junta general de accionistas que los bancos están preparados para afrontar la crisis del coronavirus, que no es “financiera” sino “sanitaria”, y que las entidades son “parte de la solución”, como deben serlo los empresarios “creando empleo”.

Asimismo, cree que “la mayoría de las empresas necesitan el apoyo del Gobierno para poder mantener los empleos en un entorno en el que la actividad se ha desplomado. Esta es la mejor vía para salir rápidamente de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria”, ha dicho.

Opina además que “se debe planificar cuanto antes la vuelta al trabajo de los más jóvenes y de aquellos que ya estén inmunizados, y al mismo tiempo asegurar que los más vulnerables permanezcan protegidos”.

En este sentido entiende la presidenta del Banco Santander que Europa no se puede quedar atrás. “Ahora es el momento de que Europa esté a la altura de las circunstancias y lidere una respuesta más rápida y más coordinada. Eso es lo que permitirá reforzar la confianza en el proyecto europeo. Sin solidaridad no hay unión”, ha remarcado; al tiempo que ha vuelto a reiterar: “Para salir de la crisis económica, necesitamos empresarios que inviertan y creen puestos de trabajo”.

Fortaleza de la entidad

Insiste la presidenta en que hoy los bancos son parte de la solución de la crisis, por lo que ha destacado cómo de preparada está la entidad para afrontar los desafíos globales.

Así, ha señalado que 2019 fue un año récord en términos de generación orgánica de capital: Generamos el equivalente a 9.400 millones de euros, y eso nos permitió fortalecer nuestro balance, alcanzando una ratio de capital CET1 FL del 11,65% a pesar de impactos regulatorios en el año que restaron 62 puntos básicos.

Se logró un crecimiento interanual del beneficio ordinario atribuido del 3%, superando los 8.200 millones (desde 2013 casi este se ha duplicado desde 4.200M a 8.200M), y un rendimiento ordinario sobre el capital tangible del 11,8%, “entre los mejores de nuestro sector”, ha dicho.

En los últimos cinco años, los clientes particulares vinculados del Santander han aumentado un 70%, y las empresas (tanto pymes como grandes empresas) un 85%. “Hoy tenemos 145 millones de clientes, más que cualquier otro banco en Europa o América”, ha destacado Botín.

Además Banco Santander se ha comprometido a que en 2025 al menos el 30% de sus directivos sean mujeres, frente al 23% actual, tres puntos porcentuales más que en 2018. “En cinco de nuestros 10 mercados somos reconocidos como una de las diez mejores empresas para trabajar. Como Grupo, estamos entre las 25 mejores del mundo”.

Asignar recursos a las áreas con más oportunidades

En 2019, el Grupo ha situado más capital en los mercados donde el potencial de crecimiento rentable es mayor, como México y Brasil, donde la baja penetración bancaria unida a una población joven ofrece más oportunidades.

“Por eso el 70% de nuestro capital está generando ahora retornos de doble dígito y un tercio está generando retornos iguales o superiores al 20%”, ha detallado Botín.

Asimismo, se ha referido a que el 36% de las ventas en 2019 fueron digitales, el 39% en diciembre, y las ventas a través del móvil crecieron el doble que el año anterior.

Botín ha agradecido a “cada una de las personas que trabaja en el Grupo el enorme esfuerzo que están realizando estos días (…), especialmente a los que siguen trabajando en las sucursales, en los centros de atención al cliente o en los servicios centrales como personal crítico”.

Suscríbete a nuestra newsletter