La inversión permitirá que los municipios contraten a cerca de 200.000 empleados

El Gobierno distribuye 236 M€ para la contratación de trabajadores del campo

Los fondos contribuyen al mantenimiento de la actividad agraria, básica para mantener el abastecimiento, especialmente, durante la crisis sanitaria del Covid-19

El Ministerio de Trabajo y Economía Social, a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), destinará fondos del Programa de Fomento del Empleo Agrario, dotado con un total de 236.053.930 millones de euros a programas de contratación municipal para unos 200.000 trabajadores del campo, una vez terminen sus campañas agrícolas.

Para la Comunitat Valenciana se han destinado 8.387.898,29 millones, de los cuales, 5.247.469,17 serán para la provincia de Valencia, 1.790.816,29 millones serán para Alicante y 1.349.612,83 para Castellón. “Los fondos son vitales para la recuperación de los municipios una vez se haya superado la crisis sanitaria del Covid-19. También son una medida vertebradora porque contribuyen fijar la población en zonas económicamente más desfavorecidas”, señalan desde el Ministerio.

El Programa de Fomento del Empleo Agrario también contribuye a mantener la renta de los trabajadores del campo y a que puedan cotizar para obtener prestaciones en el futuro. “Desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social se quiere poner en valor el sector agrícola, que se ha mostrado solidario, responsable y estratégico para la sociedad en un momento excepcionalmente delicado como es la crisis sanitaria del Covid-19”, señalan.

Falta de trabajadores en el campo alicantino

Por su parte, Asaja Alicante informa que el campo alicantino se está viendo amenazado por una de las consecuencias derivada de la crisis del coronavirus y por la falta de coordinación entre los diferentes países de la Unión Europea ante la libre circulación de determinados grupos de personas trabajadoras indispensables en estos momentos para el sector productor, como es el caso de los temporeros de frutas y hortalizas, que no pueden salir de sus países de origen por las medidas aplicadas para la contención de la pandemia.

En la provincia, algunas campañas de la fruta de verano, como el níspero, arrancarán en apenas dos semanas y los productores se encuentran con que les falta un 60% de la mano de obra necesaria para la recolección, por lo que miles de kilos de fruta amenazan con quedarse en los árboles sin poderse recoger. Por su parte, el sector de los cítricos en la Vega Baja también teme el éxodo masivo de las cuadrillas a la fruta de hueso de Murcia, que arranca en unos días, y con las que ya tienen apalabrados los contratos laborales.

Suscríbete a nuestra newsletter