Crisis coronavirus

La moratoria del Gobierno no aplaca las necesidades organizativas de las empresas

Falta de tiempo para realizar un cierre ordenado de la empresa, una mayor tensión en la tesorería o la pérdida de clientes por no hacer frente a los pedidos han sido algunas de las quejas manifestadas por sectores estratégicos valencianos

Empresa cerámica. | Imagen: Archivo E3

Falta de tiempo para realizar un cierre ordenado de la empresa, una mayor tensión en la tesorería o la pérdida de clientes por no hacer frente a los pedidos solicitados han sido algunas de las múltiples quejas que han declarado a Economía 3 representantes de diferentes sectores consultados como Femeval, Ascer, Fecoval o Avecal ante la decisión del Gobierno central, el pasado sábado, de paralizar toda actividad no esencial.

A todo ello hay que sumar el cúmulo de dudas sobre qué hacer ante determinadas cuestiones como si los centros de trabajo se cierran, si las personas que hacen teletrabajo pueden ir a a las oficinas a recoger documentos, o si el mantenimiento de las instalaciones, carreteras, viales, etc., continúa.

Pero el caos también ha reinado en sectores esenciales como el de los asesores, representado por el Consejo de Colegios de Economistas de la Comunidad Valenciana o el químico, representado por Quimacova que han tenido que resolver las dudas planteadas por sus asociados.

Así, Vicente Lafuente, presidente de Federación Metalúrgica Valenciana (Femeval) ha calificado de “incuestionable” el cierre de las empresas por motivos sanitarios. Sin embargo, incide en que  “los cierres de las empresas no esenciales hechos con previsión provocan muchísimo menos daño que conforme se ha hecho por parte del Gobierno central”.

A su juicio, “el cierre se tenía que haber hecho bien, con tiempo y precaución, para que las empresas hagan sus pedidos, cobren a sus clientes, hicieran una programación.. y no se ha hecho así. Hay muchas empresas que tienen que entregar mercancías, sobre todo en el sector del automóvil, por lo que debería habilitarse una línea para poder realizar esas actuaciones”.

El presidente de Femeval ha incidido también en que “el periodo que ha establecido el Gobierno (una moratoria de 24 horas) es muy difícil cerrar empresas, sobre todo grandes ya que hay cuestiones que resolver como sacar determinados pedidos, llevar a cabo las negociaciones con las entidades financieras…”.

pib-segundo-semestre

En cuanto a la posibilidad de establecer servicios mínimos, Lafuente ha subrayado que hay empresas que no les sirve para nada y para otras es imprescindible para el mantenimiento de aquellas instalaciones que no se pueden quedar paradas. “Espero que la Administración sea lo suficientemente flexible como para que este confinamiento no genere a las empresas problemas adicionales como puede ser la pérdida de clientes por no cumplir con sus compromisos”.  Con lo cual, el presidente de Femeval y en la medida en que se pueda, ha reclamado “que se habiliten medidas flexibles para que no se den estos problemas ya que las empresas padecerán menos”.

Igualmente, Lafuente ha considerado también que hay que tomar las medidas oportunas para que la salida de la crisis sea rápida. En concreto, y al igual que ha reclamado la CEV, el presidente de Femeval propone dos medidas imprescindibles, respaldadas tanto por Ascer y Fecoval como por Avecal: el acceso por parte de las empresas a las líneas de financiación del  ICO y la exoneración o el aplazamiento de cierto tipo de impuestos. “Ambas proporcionarían mucho oxígeno a las empresas. Con estas dos medidas, la recuperación sería mucho más rápida. Si no se hace así van a morir  muchas empresas, aumentará la morosidad y será una salida complicada”.

José Luis Santa Isabel, presidente de Fecoval, integrada por empresas de la Comunitat Valenciana contratistas de obras de la Administración, también ha valorado como caótico el cierre de empresas no esenciales.


El acceso por parte de las empresas a las líneas de financiación del ICO y la exoneración o el aplazamiento de cierto tipo de impuestos, son dos de las principales reclamaciones de las empresas

De todas formas, y en previsión de lo que pudiera recoger el decreto, “nuestras empresas intentaron trabajar el domingo para dejar las obras prácticamente cerradas”, ha aclarado el presidente de Fecoval.

Santa Isabel ha aclarado que “es muy difícil parar la actividad en nuestra profesión. Tenemos que dejar las empresas cerradas para evitar saqueos, robos, establecer vigilancia, dejarlas ordenadas, los materiales correctamente colocados dentro de la obra… En definitiva, se trata de un trabajo que en 24 horas es muy complicado llevarlo a cabo”. Por ello, ha precisado que “el Gobierno no ha tenido en cuenta las condiciones particulares de cada sector”.

En cuanto a la posibilidad de que sus empresas se acojan a servicios mínimos, Santa Isabel ha apuntado que “solo tenemos actividad en todo aquello que esté relacionado con mantenimientos de carreteras, depuradoras, abastecimientos de agua… No sabemos si el mantenimiento de los viarios de las ciudades continúa… Estamos intentando aclarar estas cuestiones también”, ha confirmado.

Avecal

Además, Santa Isabel ha reconocido no saber “si los centros de trabajo se cierran, si se puede ir a recoger documentos por parte de las personas que hacen teletrabajo…”. En definitiva,  “hay mucho desconcierto y estamos recurriendo a la CEV para que nos ayude a solventar dudas”.

Fuentes de Ascer han confirmado también que acatarán las medidas decretadas por el Ejecutivo, aunque no comparten “una decisión tan unilateral y desproporcionada, que obliga a las empresas a soportar económicamente la gestión de la crisis y que, a medio plazo, conllevará pérdidas irreparables de pérdida de empleo y de actividad”.

Desde Ascer han subrayado que “la decisión de bloqueo total” limita su capacidad de reacción para poder ajustarse al momento actual, “y tomar decisiones responsables y de gestión que garanticen en un futuro los puestos de trabajo y la viabilidad de las empresas una vez pase esta situación”.

Igualmente, Ascer también ha reclamado, como el resto de patronales consultadas, medidas que promuevan la liquidez de las empresas “para hacer frente a los costes laborales sin perjuicio de una parada total de la actividad productiva y comercial y el bloqueo de la facturación”.

La patronal cerámica también ha incidido en que necesita más tiempo para parar con seguridad y cargar las expediciones en curso. Ya que como sector industrial y pesado, “no podemos garantizar la seguridad de los trabajadores y de las máquinas si únicamente contamos con un día para detener toda la actividad. Es imperante que se aplique el sentido común y un mínimo de flexibilidad para garantizar la parada de la actividad, por lo que nuestro sector debe disponer al menos hasta medianoche del miércoles para detener su actividad con un mínimo de seguridad”.

Igualmente, Ascer también ha pedido que “las cargas y expediciones se permitan durante el breve periodo que el sector necesita para parar las instalaciones fabriles. Los tiempos dados por el Ejecutivo son insuficientes. Se trata de una medida para tener liquidez y reducir las tensiones de tesorería que la aplicación de este decreto va a suponer para las empresas que tendrán que hacer frente a las nóminas de todos sus trabajadores sin que haya ningún tipo de ingresos ni actividad”.

Por último, la patronal cerámica ha hecho hincapié también en que esta parada forzosa no les va a  permitir cumplir con los compromisos comerciales que tiene la industria en el extranjero.

Marián Cano, presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal), ha confirmado que el sector del calzado lleva ya semanas soportando una paralización del consumo, en el que muchas empresas se han visto obligadas a adoptar medidas para afrontar las cancelaciones de pedidos y el aplazamiento de pagos de mercancía suministrada. “Creemos que la paralización de la actividad económica no esencial va a agravar aún más el impacto económico generado por la crisis del coronavirus, y dicho agravamiento se va a sentir especialmente en los sectores industriales. Además, estamos convencidos de que estas medidas van a provocar que nuestra economía tarde más en recuperarse”, una opinión coincidente con Vicente Lafuente.

¿Y los sectores esenciales cómo se han visto afectados?

Francisco Menargues, decano del Colegio de Economistas de Alicante, ha asegurado que la jornada del lunes “ha sido bastante caótica, pues el hecho de que se aprobara el decreto durante el fin de semana e incluso que la ministra no anunciara la moratoria que nos hemos encontrado hoy ha provocado mucha incertidumbre entre las empresas”.
Respecto al colectivo de economistas y asesores, Menargues ha indicado que “daba por hecho” que estos profesionales estarían calificados como “servicio esencial” desde el momento que se mantenían los plazos de impuestos. “Desde luego, habría sido un caos absoluto si los despachos no se hubieran podido abrir”.
Para el también presidente del Consejo de Colegios de Economistas la Comunidad Valenciana, hay que tener en cuenta que, en la actualidad, “todo por teletrabajo no se puede hacer”. Menargues ha explicado que, a grandes rasgos, los despachos profesionales han optado por fórmulas mixtas -teletrabajo y presencia en las oficinas-, pues “aunque las presentaciones a Hacienda pueden ser telemáticas, hablamos de muchas pequeñas empresas que no disponen de los medios digitales para la presentación de documentación”.
En su caso, el despacho tiene a una parte del equipo teletrabajando y por turnos se mantiene la oficina abierta para recibir documentación y atender los casos urgentes.

Miguel Burdeos, presidente de la Asociación Química y Medioambiental del Sector Químico de la CV (Quimacova), informa de que el sector químico es uno de los sectores que está manteniendo la actividad esencial ya que suministra a otros esenciales como la cadena agroalimentaria y sanitaria. “La industria química tiene que seguir funcionando para que siga sosteniéndose y manteniéndose esta actividad esencial”, ha aclarado.

En sentido, ha aclarado Miguel Burdeos que “la industria química debe seguir funcionando para que sigan sosteniéndose las actividades esenciales. Somos los que suministramos a la cadena agroalimentaria, a la distribución y supermercados, a farmacias y hospitales. Es decir, nuestro funcionamiento es fundamental en esta crisis. La química vuelve a demostrar su papel clave. Muchas de nuestras industrias están fabricando productos que directamente están combatiendo la pandemia, o bien aditivos para procesos agroalimentarios. Es decir, para el mantenimiento de nuestra seguridad y los servicios básicos”, ha subrayado.

Igualmente, Burdeos ha confirmado también que a día de hoy no tiene constancia de que haya cerrado ninguna industria química asociada a Quimacova. “Puede que algunas tengan que cerrar por reducción de ventas a los mercados a los que van dirigidos sus productos o bien puede que haya algunos subsectores de la industria química que se puedan paralizar por no entenderse que formen parte de este mantenimiento de la actividad esencial. Pero tendremos que ir analizándolo”, ha concluido.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter