La fiesta de los balcones: la cita más social y artística del confinamiento

La fiesta de los balcones: la cita más social y artística del confinamiento

Ya han pasado quince días desde que las puertas de las casas se cerraron para cumplir con el confinamiento del estado de alarma y fueron muchos los vecinos que decidieron, entonces, abrir sus ventanas y balcones para demostrar su lado más artístico y social en estos días en los que las calles están vacías.

El silencio que domina las aceras de municipios como Benicarló se rompe cuando llegan las ocho de la tarde, primero con los aplausos vecinales para agradecer el trabajo a los sanitarios y a todas las personas que trabajan durante esta época, y después al dar comienzo el festival Arnauetes Terrat Party.

Se trata de una cita donde varios DJ de la localidad, desde su propio balcón, colocan sus equipos de música para dar comienzo a un programa, introducido por la canción “Resistiré”, de El Dúo Dinámico, y que sigue con interpretaciones de canciones realizadas por el propio artista. Son 25 minutos de música en los balcones que la radio local pone en directo para que suene en todo el municipio y los vecinos puedan salir a bailar o disfrutar del festival al aire libre sin salir de casa.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En las calles de Vilafamés, el arte hecho con material reciclado por los menores de la localidad engalana balcones y ventanas para dar color en unos días “grises” en los que todos se quedan en casa. Esta iniciativa a modo de concurso, estará activo hasta el 8 de abril, “para que los niños que estén en casa puedan entretenerse y agradecer, de alguna forma, a las personas que se están volcando en el caso del coronavirus”. El premio para los concursantes son vales de entre 20 y 50 euros para material escolar que deben gastar en comercios de la localidad.

En otros municipios los niños también son los protagonistas pero, esta vez, creando música, como es el caso de Benicàssim, donde el pasado viernes llenaron la localidad costera de voces e instrumentos sonando al unísono, el “Himno de la Alegría” durante tres minutos o “Paquito el Chocolatero”.  Desde algunos colegios también han propuesto plantar en los balcones y ventanas corazones de color verde hechos por los niños y “transmitir la esperanza a todas las personas que tienen que trabajar” durante el estado de alarma.

En Alcora a pesar de que fueron canceladas la celebración de las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo de Alcorisa,  no faltaron a esta cita los alcorinos y salieron a sus balcones y terrazas con sus tambores para seguir la tradición.

Todavía quedan días para permanecer en casa pero los balcones se han transformado en una herramienta social que enseña, de alguna forma, los artistas que viven cerca de nuestras casas, desde músicos hasta pintores.

 

coronito

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.