Crisis coronavirus

Monitorización de tesorería y créditos para Sanidad, recetas del Ministerio para la CV

Vicent Soler pide poder aumentar el endeudamiento de la Generalitat "más allá del generable por el déficit estructural"

Archivado en: 

Visita de la ministra de Hacienda al Palau. | Archivo E3

Segunda ronda de videoconferencias de Hacienda con las comunidades y pocas soluciones a medio plazo. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha vuelto a exigir este miércoles liquidez para hacer frente a la crisis del Covid19. El titular valenciano ha pedido el adelanto de todos los pagos previstos y como respuesta ha recibido dos recetas: monitorización semanal de la tesorería de la Generalitat y créditos extra para Sanidad a partir de la evidencia de la asimetría de financiación entre las autonomías.

Soler ha justificado la necesidad de liquidez en la necesidad de “hacer frente a a las compras extraordinarias en productos sanitarios y, en general, para pagar la deuda comercial de la Generalitat”. Para el conseller, “es fundamental poder disponer de los recursos necesarios para poder pagar a las empresas proveedoras, y particularmente a pymes, microempresas y autónomos, que son la parte más vulnerable del tejido productivo, donde en muchos casos la inyección inmediata de recursos es vital para poder subsistir”.

tabla-financiacion-ccaa

Fuente: Ministerio de Hacienda

Así mismo, el Consell ha reclamado al gobierno central un mayor “aumento de la capacidad de endeudamiento de la Generalitat más allá del generable por el déficit estructural para poder disponer de fondos adicionales con los cuales impulsar medidas de relanzamiento de la economía y de refuerzo de los servicios públicos fundamentales y también que el incremento del gasto sociosanitario vinculado al *coronavirus no computo en el techo de gasto”.

La aportación de liquidez en la Comunidad Valenciana, que Vicent Soler ha pedido que sea efectiva entre marzo y abril, tiene que contemplar el 75% del extra FLA, el cual debería incluir al menos la parte correspondiente en la infrafinanciación y la derivada del impacto por el cambio de sistema de información del IVA. Para la primera, la Generalitat estima 1.400 millones de euros y respecto al impuesto estima 226 millones de euros.


Acuerdan que empresas y autónomos afectados por el COVID-19 puedan aplazar el rembolso de préstamos concedidos por comunidades autónomas

En las peticiones, Soler también ha incorporado el FLA ordinario, incluyendo la desviación del objetivo de déficit autorizado para 2020 y el adelanto del pago de la previsión de liquidación de 2018 que, en condiciones normales, se liberan a en julio. Así mismo, el Ejecutivo valenciano ha solicitado la disponibilidad de los fondos europeos procedentes de la Iniciativa de Inversiones en Respuesta del Coronavirus (CRII), propuesta por la Comisión Europea el 13 de marzo.

Primeros pagos, un oxígeno insuficiente

El Ministerio de Hacienda ya ha pagado la primera parte (111,61 millones) de los 223 millones que le corresponden en la Comunitat Valenciana por los anticipos del SFA de 2020, con un segundo plazo que se hará efectivo el 17 de abril. Para Soler, la medida “no resuelve el problema de liquidez de la Comunidad Valenciana, que repercute directamente en la capacidad de reacción del Consell”.

tabla-fondo-social-covid

Fuente: Ministerio de Hacienda

En la reunión con la ministra de Hacienda María Jesús Montero, se ha reclamado que este jueves se presione al Consejo Europeo para concretar la suspensión del programa de estabilidad y garantizar el PMP en favor de los proveedores de las Administraciones Públicas.

Por su parte, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, reiteró que el Gobierno trabaja para que las comunidades autónomas cuenten con recursos adicionales para incrementar el gasto sanitario y combatir el COVID-19. En este sentido, el Ejecutivo español está defendiendo ante las autoridades europeas una propuesta para flexibilizar los fondos europeos para que las comunidades autónomas puedan utilizar estos recursos para destinarlos en el área de salud con el objetivo de sufragar las necesidades de gasto derivadas del Coronavirus.

La postura de España es avanzar hacia una mayor intervención de la UE que no solo permita una mayor flexibilización de los fondos, sino que cristalice en un ambicioso plan de inversiones públicas. El denominado como nuevo Plan Marshall estaría dirigido al proceso de reconstrucción en el ámbito social y económico una vez concluya la actual situación de emergencia.

La ministra de Hacienda recordó también que el Consejo de Ministros celebrado ayer acordó la distribución del Fondo Social Extraordinario que el Gobierno aprobó el pasado 17 de marzo para reforzar sus políticas sociales y de atención a familias, especialmente aquellas que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

Este fondo, dotado con 300 millones, se distribuirá por criterios objetivos. La población será la variable principal, aunque se tienen en cuenta otros factores como la dispersión o el porcentaje de población mayor de 65 años

Suscríbete a nuestra newsletter