Crisis coronavirus

La CEOE valora los avales del Gobierno para facilitar financiación a empresas

Por contra, la patronal valenciana se muestra más crítica y reclama concreción y moratoria fiscal para asegurar liquidez

Garamendi en el centro junto al equipo de la CEOE.

Las patronales CEOE y Cepyme han valorado la concesión de un primer tramo de avales por importe de 20.000 millones de euros a empresas y autónomos para facilitar la financiación bancaria ante la pandemia del coronavirus.

En un comunicado difundido tras el acuerdo del Consejo de Ministros de este martes, señalan que se trata de unas medidas que venían demandando con “carácter urgente” ya que permitirán mantener aquellos negocios que “están sufriendo un descenso drástico de su actividad con motivo” y que “requieren de estos recursos para evitar en muchos casos el cierre”.

La patronal también valora que el Gobierno haya atendido a la necesidad de retroactividad de estos avales con fecha del 18 de marzo, y el refuerzo de las garantías que deben ofrecer la pequeña empresa y los autónomos para el acceso a la financiación. Cabe recordar que ha pasado de un inicial 50% al 80% que ha anunciado esta mañana la ministra tras el Consejo.

El Gobierno ha aprobado este martes la puesta en marcha de un primer tramo de avales de 20.000 millones de euros para garantizar la liquidez de las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus, y la mitad de ese importe servirá para garantizar nuevos préstamos a pymes y autónomos.

CEV más crítica

“A la espera de que se haga pública en el BOE la letra pequeña de las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) echa en falta una mayor concreción y advierte de que la falta de agilidad en su puesta en marcha convertirá en ineficaz cualquier medida de urgencia”.

La CEV insiste en la necesidad de avanzar en el aplazamiento y en la suspensión de las liquidaciones y declaraciones de todos los tributos, así como en las cuotas a la Seguridad Social, y para todas las empresas. Son este tipo de medidas las que inyectan de forma directa e indiscriminada tesorería en la economía y que son fundamentales para la mantener la cadena de liquidez entre las empresas.

Por otro lado, para la CEV, los porcentajes para las líneas de avales del ICO se sitúan por debajo de las expectativas empresariales y por debajo de lo que, por ejemplo, está garantizando el gobierno alemán a través de su banco promocional alemán KfW. Además, la falta de concreción puede dejar fuera de este programa a algunas ramas productivas o empresas. Las empresas necesitan liquidez sin más demora.

Asimismo, en opinión de la CEV, quedan demasiadas cuestiones por resolver, como el tipo de interés máximo que podrá aplicar la banca que, aunque referenciado al mercado, no ha sido decretado por parte del Gobierno. Al respecto, la Confederación considera que el Ejecutivo debería marcar este límite y no sólo apelar a la responsabilidad de las entidades financieras al fijar los tipos para financiar al sector privado.

Disconformidad

Por contra la patronal catalana Foment del Treball considera “totalmente insuficientes” las medidas económicas aprobadas este martes por el Consejo de Ministros para hacer frente a la crisis del coronavirus, ya que no se ha aprobado la suspensión de las liquidaciones de tributos y de las cuotas a la Seguridad Social.

La entidad ha señalado que no aplicar medidas de urgencia económica “condena a las empresas” y puede dañar la recuperación de la economía y de la ocupación. El Gobierno ha aprobado este martes la puesta en marcha de un primer tramo de avales de 20.000 millones para garantizar la liquidez de las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus, y la mitad de ese importe servirá para garantizar nuevos préstamos de autónomos y pymes.

También se ha aprobado la suspensión de los desahucios y moratorias en el pago de las hipotecas o la agilización de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE). Foment cree que “no tiene sentido” que el Gobierno no haya facilitado una “suspensión fiscal”, ya que “estamos ante una crisis sanitaria y económica de carácter sistémico y mundial“. “La consecuencias en el cierre de empresas y pérdidas de puestos de trabajo serán muy graves”, alerta la entidad que preside Josep Sánchez Llibre.

Suscríbete a nuestra newsletter