Crisis coronavirus

Las agencias de viajes reclaman un sistema para facilitar el aplazamiento de viajes

Exigen medidas extraordinarias para "salvar el turismo" tras la propuesta de ampliación del Estado de alarma

La Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave) ha pedido al Gobierno que dé facilidades al sector turístico, especialmente a las agencias de viajes, aerolíneas y otros sectores afectados, para “hacer frente a los reembolsos por los miles de cancelaciones que se están produciendo por el COVID-19”.

La entidad ha solicitado que el Ejecutivo y las Administraciones autonómicas flexibilicen la política de reembolsos y adopten “medidas excepcionales en un momento extremadamente crítico para el sector turístico, especialmente de las agencias de viajes y compañías aéreas, que atraviesan fuertes dificultades de liquidez y cuya viabilidad futura está en riesgo”.

En este contexto, Fetave propone como alternativa que se permita la devolución de las reservas de viajes y de los billetes de transporte a través de bonos de viaje (vouchers) para futuros viajes como “solución para evitar la quiebra por falta de liquidez de la gran mayoría de las agencias, especialmente de pymes y autónomos, y de muchas compañías de otros subsectores lo que, adicionalmente, dejaría a los pasajeros sin ningún tipo de compensación”.

“Las muy razonables y lógicas restricciones a realizar viajes impuestas desde la Administración por razones de salud pública, han provocado una caída sin precedentes de la demanda. El propio Gobierno a través del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha reconocido un recorte y caída del 80% en la movilidad y los transportes, que debe seguir incrementándose con el paso de los días a lo que se une el cierre de los hoteles y apartamentos turísticos, aprobados recientemente, y que debe llevar a la práctica paralización de los viajes y la actividad turística”, han apuntado.

Esa situación, tras la solicitud de ampliación del periodo de alarma por otros 15 días, la entidad considera que “hace aún más difícil la situación del sector turístico, e imposibilita las devoluciones de cancelaciones del sector, especialmente de agencias y compañías aéreas, sin llevar a la casi totalidad de ellas a situaciones casi irreversibles por falta de liquidez”. “La solicitud de flexibilización mediante bonos para futuros viajes se hace imprescindible para defender en lo posible los intereses de los viajeros y la supervivencia del sector y de sus dos millones de empleos”, ha resaltado.

“Quiebra en cascada”

“Si las agencias de viajes se ven obligadas a reembolsar los miles de reservas de viajes y billetes de los desplazamientos cancelados por las restricciones establecidas por el COVID-19, se desencadenará la quiebra en cascada de muchas de esas empresas, salvo que el Gobierno, como hizo con las cajas de ahorros, inyecte los fondos necesarios vía créditos a interés cero a esas empresas para efectuar esas devoluciones en efectivo”, ha subrayado César Gutiérrez, presidente de Fetave.

De esta forma, ha indicado que para “proteger el empleo en el sector turístico”, es necesario evitar la cancelación colectiva de los viajes y convertirlos en aplazamientos, con la posibilidad de cambiar el destino y, “en último caso, más adelante cuando la situación de liquidez lo permita, recuperar el dinero”. “Solo si se plantea esta alternativa podría salvarse de la quiebra el sector turístico, para lo cual sería necesario flexibilizar la normativa estableciendo fórmulas diferentes que permitieran activar un sistema de “vouchers” a la hora de canjear los viajes y medios de transporte, ahora cancelados, o bien generar una línea de crédito por el Gobierno para efectuar esas devoluciones cuando se acceda a esos créditos”, ha señalado.

Asimismo, ha expresado que el empleo en el sector turístico representa “más del 13 % del total, y más del 12 % del PIB, y es estratégico para el conjunto de la economía por lo que preservarlo es fundamental para la recuperación de la actividad económica”. “Más allá de las soluciones normativas y económicas, se trata de trasladar al conjunto de la sociedad la necesidad de proteger los dos millones de empleos vinculados al turismo y que de no aplicar medidas excepcionales podrían desaparecer”, ha sostenido.

Suscríbete a nuestra newsletter