Crisis del coronavirus

La industria de Ibi elige vacaciones o ERTE salvo auxiliares de alimentación y sanidad

El parón del consumo ralentizará la actividad a partir del 23 de marzo tras aguantar una semana de producción más o menos normal por su diversificación

Maquinaria en una fábrica de Ibi. /E3

La industria de Ibi y la Foia de Castalla (Alicante) vive con “incertidumbre” la situación causada por el estado de alarma debido al coronavirus y a partir del 23 de marzo, en la segunda semana de cuarentena, la mayoría de las empresas se van a enfrentar al dilema entre unas vacaciones imprevistas o un ERTE por el parón de la producción y la consiguiente falta de demanda, según el director de la asociación empresarial IBIAE, Héctor Torrente.

“Hasta ahora se había trabajado más o menos con normalidad, pero ya se ha parado el sector de la automoción y no hay consumo, en general, con lo que va a bajar la actividad en todos los sectores menos en alimentación o el ramo sanitario”, resume Torrente.

Gracias a la gran “diversificación” del tejido productivo en este municipio de la Foia de Castalla, en estas dos actividades van a seguir fabricando, por ejemplo, envases de plástico para medicamentos y para otros artículos, aunque la mayoría de las empresas empiezan ya a no tener pedidos, porque “ahora mismo no se vende nada en las tiendas”, incluidos los juguetes, el producto de la industria tradicional ibense, que en algunos casos preparaba la campaña de verano, menos importante que la de Navidad y Reyes, pero que igualmente se planifica cada año con antelación para escalonar la entrega de mercancía.

En la tesitura de adelantar vacaciones o recurrir a un ERTE, Torrente ve que las compañías buscan flexibilidad sin adoptar decisiones traumáticas y, solo como último recurso, reducir plantilla. “Les interesa que si tienes necesidad, sus trabajadores vuelven, además, en las industrias formar a tu equipo ha sido un gran esfuerzo como para prescindir luego de ellos, eso no agrada a nadie”, explica.

No obstante, en el contexto actual de fronteras cerradas, hoteles también sin actividad y con la construcción y el mercado de la vivienda que tampoco genera demanda, las perspectivas se presentan negativas para mantener el empleo al menos a corto plazo.

Proveedores más cercanos

En cuanto al suministro de materias primas o componentes, hace unos días que la Plataforma por la Reindustralización Territorial, integrada por COEVAL (Confederación Empresarial de la Vall d’Albaida), IBIAE (Asociación de Empresarios de la Foia de Castalla) y FEDAC (Federación Empresarial de las Comarcas de L’Alcoià y El Comtat), se ha reunido en Alcoy y ha expresado su “preocupación por las consecuencias que sobre la economía y en especial sobre la productividad de las empresas de las comarcas puede acarrear la crisis sanitaria conocida como del coronavirus“.

Plataforma por la Reindustrialización Industrial

Reunión de la Plataforma para la Reindustrialización Territorial. /E3

Para el director de IBIAE, en el entorno próximo ya hay bastantes proveedores que pueden garantizar la llegada de piezas, aunque en los últimos años se haya buscado en países asiáticos o en Marruecos, sin que tengan que registrarse problemas de escasez.

Con todo, desde la citada plataforma abogan por que se fomente un crecimiento de este sector auxiliar. “La crisis sanitaria podría afectar en un futuro próximo al abastecimiento de estos proveedores ante el cierre de fronteras y el cese temporal de zonas industriales de Asia“, alertan. “Es por ello por lo que la Plataforma considera vital para el futuro, también cuando se supere la crisis, la diversificación de los proveedores, que no deberían proceder en su totalidad de la misma zona geográfica“, añaden.

Los empresarios de las comarcas, de hecho, piensan que se debería fomentar la creación de empresas auxiliares de proveedores en el territorio, situación que aseguraría el flujo de estos productos pero que además serviría para generar riqueza y puestos de trabajo“, concluyen.

Suscríbete a nuestra newsletter