Proyecto Valuewaste

Dos empresas valencianas participan en el proyecto europeo sobre residuos orgánicos

Inderen y Genia Global Energy diseñan y construyen un nuevo modelo de digestor compacto para producir biogás y proteínas a partir de residuos orgánicos

Proyecto Valuewaste

Uno de los desafíos del proyecto europeo más ambicioso para eliminar los vertederos de residuos orgánicos es conseguir un biodigestor sin agitación mecánica en su interior. El diseño y la construcción del prototipo de este biodigestor está en manos de las ingenierías energéticas valencianas Genia Global Energy e Inderen. Una vez comprobada la eficacia del modelo, que utiliza bombas y difusores en lugar de agitación mecánica para facilitar la fermentación de los residuos, será implementado a nivel industrial en las dos ciudades piloto del proyecto, Murcia y Kalundborg (Dinamarca).

El proyecto Valuewaste trata de resolver el problema de los residuos orgánicos de las ciudades para evitar que acaben en vertederos o sean incinerados sin aprovechar su valor. Este proyecto trabaja desde los métodos de separación y recogida de los desechos orgánicos hasta su tratamiento mediante biodigestión anaerobia (la fermentación de la basura orgánica por bacterias en ausencia de oxígeno) para convertir los residuos en productos con valor como gas metano (inyectable en la red de gas natural), compost y fertilizante orgánicos y el gran desafío del proyecto: proteínas útiles para la fabricación de piensos e incluso para alimentación humana.

En el proyecto, que se inició en 2018 y tiene prevista su finalización en 2022, cooperan 14 empresas, organismos y administraciones de 7 países europeos y su importancia está en que actúa en toda la cadena de valorización de los residuos, desde su separación y recogida, hasta su tratamiento, valorización y reutilización.

La importancia del proyecto reside en que la implementación de este sistema en los ayuntamientos europeos evitará la acumulación de residuos orgánicos en vertederos (y por tanto sus emisiones de gases de efecto invernadero y peligro de filtraciones en acuíferos) y contribuirá a la autosuficiencia europea en recursos estratégicos, como el gas natural, los fertilizantes naturales ricos en nitrógeno y fósforo y las proteínas, recurso del que la UE importa el 77 % y de las que se producirán hasta 60 toneladas al año.

La implantación de este sistema de gestión de residuos orgánicos supondrá un importante paso en la economía circular, ya que de los desechos se obtienen recursos valiosos que vuelven a tener utilidad para la agricultura, la ganadería y la industria. A pesar del retraso en la implantación de estas tecnologías en España, donde apenas hay 300 instalaciones frente a las más de 1.600 de países equiparables por su potencial, como Italia, Inderen y Genia Global Energy tienen una gran experiencia internacional en diseño e instalación de plantas de biogás y han colaborado antes en proyectos de investigación sobre las posibilidades de esta tecnología.

Suscríbete a nuestra newsletter