Análisis Scope Ratings

El coronavirus reduce las previsiones de crecimiento para China hasta el 5% en 2020

Si en 2019 China registró un crecimiento del 6,1%, según Scope Ratings las perspectivas de crecimiento se debilitan hasta el 5% en 2020, restando 0,1-0,2 pp al crecimiento mundial fijado en torno al 3%

El brote de coronavirus ha debilitado las perspectivas de crecimiento económico en China para el año 2020 (A+/Negativo) hasta el 5%, lo que supone un riesgo de deterioro para la economía mundial.

Según Scope Ratings, la epidemia de Covid-19 es una emergencia de salud pública y una grave crisis económica. El número de muertes en China asciende a más de 2.700, y hay más de 78.000 casos de contagio confirmados.

“Hemos reducido la estimación de crecimiento de China para el 2020 a cerca del 5%, desde la anterior previsión fijada en el 5,8%, debido a las alteraciones económicas asociadas al virus“, asegura Dennis Shen, analista principal de Scope para China.

Dennis Shen, analista principal de Scope para China

“Esto marcaría una nueva ralentización después del crecimiento del 6,1% registrado en 2019. La guerra comercial entre EE.UU. y China, sumado a las dificultades relacionadas con el virus, han acentuado las razones estructurales de larga duración “para una economía en desaceleración”.

“Sin embargo, es probable que la recuperación económica sea gradual, ya que las fábricas, los comercios minoristas, las empresas extranjeras en China, las escuelas y el transporte van volviendo tímidamente a la normalidad, un proceso que China ha intentado, no obstante, acelerar este mes. La propagación mundial del virus, que perjudica las economías de sus principales socios comerciales como Corea del Sur y Japón, supondrá además que el crecimiento de China en 2020 se vea frenado por unas exportaciones de bienes y servicios más débiles de lo previsto”.

Dado que China supuso más de un tercio de la tasa de crecimiento mundial del 2,9% en 2019, la reducción de las expectativas de crecimiento en 2020 para la economía China implica un crecimiento mundial más débil, de al menos 0,1-0,2 pp inferior. Sin embargo, si se tiene en cuenta la propagación mundial del virus de Wuhan junto con la importancia fundamental de China en la economía mundial actual y las cadenas de suministro, el impacto del Covid-19 en el crecimiento mundial de este año podría ser aún mayor”, admite Giacomo Barisone, responsable de ratings soberanos de Scope. “Anteriormente habíamos previsto un crecimiento mundial en 2020 que ya era débil, de alrededor del 3%, pero hay un claro riesgo de que esta estimación se reduzca”.

Giacomo Barisone

Se espera, no obstante, que el brote de Covid-19 “estará relativamente contenido dentro de las fronteras de China a finales del próximo mes”, afirma Barisone. “Sin embargo, existe naturalmente una gran incertidumbre en este ámbito, y sigue existiendo el riesgo de que, a medida que se alivien las cuarentenas y la gente vuelva al trabajo, puedan surgir nuevos casos o que los casos existentes no se notifiquen debidamente”. Cualquier período más largo de interrupción de la cadena de suministro inducida por una epidemia y las restricciones a la libertad de circulación en China podrían tener “no solo consecuencias más graves para el crecimiento económico sino también para la estabilidad financiera”.

La interrupción del crecimiento de China se produce en un momento delicado en el que los balances de los sectores público y privado se han debilitado tras las anteriores sacudidas de la economía china en los últimos años. Los impagos de las empresas del país aumentaron a más de 137.000 millones de RMB en 2019, según datos de Bloomberg, superando el récord anual anterior de 122.000 millones de RMB en 2018, y después de los 27.000 millones registrados en 2017.

En el marco de un test de estrés del banco central en 2019, que suponía que el crecimiento económico anual en China se ralentizaría hasta el 4,15%, los préstamos dudosos de los balances de los 30 principales bancos chinos se quintuplicaron, y siete de los 30 bancos no superaron el examen según las normas mundiales. Scope prevé que los préstamos dudosos aumenten significativamente en 2020 (desde una proporción baja del 1,9% de finales de 2019), y que los impagos de las empresas superen los récords del año pasado.

“Beijing es consciente de la seria vulnerabilidad del sistema financiero en el escenario de un cierre prolongado, con la consiguiente pérdida de ingresos y de flujo de caja para las empresas” dice Shen. “Dada la importancia del 2020 como fecha límite fijada en 2012 para duplicar el PIB y los ingresos de los hogares con respecto a los de 2010, podemos esperar un estímulo monetario y fiscal adicional en los próximos meses, además de lo que el Gobierno ya ha anunciado para impulsar el crecimiento”.

En consecuencia, Scope revisará la estimación de crecimiento del 5% para subirla o bajarla. Por un lado, creemos que un crecimiento del 5% para 2020 podría ser demasiado bajo para que el Gobierno cumpla su objetivo de duplicar el PIB en una década, un fracaso que Beijing hará todo lo posible por evitar.

Suscríbete a nuestra newsletter