Las negociaciones comienzan el 1 de marzo

Londres puede perder 29.000 millones si no hay acuerdo comercial con la UE

Los aranceles que entrarían en vigor entre ambas partes tras el 31 de diciembre de 2020 podrían reducir las exportaciones hasta un 7%

Archivado en: 

Las exportaciones británicas a la Unión Europea (UE) pueden caer un 14% anual, equivalente a 29.000 millones de euros, si ambas partes terminan sin acuerdo comercial el periodo de transición tras el brexit, según un estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad)

Los aranceles que podrían entrar en vigor entre ambas partes tras el 31 de diciembre de 2020 reducirían las exportaciones hasta un 7%, aunque se podría superar esta cifra debido a medidas no tarifarias tales como cuotas de limitación a la entrada de ciertos productos o requisitos fitosanitarios.

Incluso en un escenario más optimista -en el que el Reino Unido y la UE concluyan las negociaciones que inician este 1 de marzo con un acuerdo de libre comercio- los economistas de Naciones Unidas prevén una reducción del 9% (18.000 millones de euros) en las exportaciones británicas a los Veintisiete.

“Las pérdidas podrían significar un fuerte golpe para la economía británica, dado que el mercado europeo absorbe el 46% de las exportaciones del Reino Unido”, señalan desde la Unctad.

En sentido contrario, vaticina una caída de entre el 10% y el 12% en las exportaciones al Reino Unido desde los 27 miembros de la UE, aunque podría reducirse al 4% si hay una solución negociada.

Por el contrario, las ventas al Reino Unido desde economías extracomunitarias, como Estados Unidos, Japón, Rusia, India o Latinoamérica, aumentarían entre el 1,5%, si hubiera acuerdo entre Londres y Bruselas, y casi un 4%, en caso contrario.

Las exportaciones desde estos países procederían sobre todo de los sectores agrícola, alimentario y de industrias como las madereras y papeleras, y en menor medida de químicos, textiles, maquinaria y metales.

El aumento de exportaciones de este grupo de países podría verse reducido por factores como, por ejemplo, la progresiva diferenciación que se espera entre las normativas comerciales de la UE y el Reino Unido, que aumentaría los costes de productores foráneos al tener que adaptarse a dos mercados diferentes.

Suscríbete a nuestra newsletter