Revista Economía 3

¿Quieres vivir más y mejor?

Imed Hospitales ayuda a sus pacientes a dar respuesta a esta pregunta a través de su Unidad de Medicina Integrativa y Antiaging

Archivado en: 

Ignacio Vicente, responsable de la Unidad de Medicina Integrativa y Antiaging del Imed, | Foto: César Sabater

¿Cómo podemos vivir más y mejor? Esta es la pregunta que nos hacemos todos ya que no debemos olvidarnos que comenzamos a envejecer en el mismo momento en que se inicia la vida. Imed Hospitales ayuda a sus pacientes a dar respuesta a esta pregunta a través de su Unidad de Medicina Integrativa y Antiaging. Ignacio Vicente, responsable de dicha Unidad nos explica sus peculiaridades.

¿Qué es la Unidad de Medicina Integrativa y Antiaging?
– La medicina integrativa es aquella que contempla aspectos como el físico, el mental del paciente y las relaciones sociales.
Nuestro objetivo es que el paciente viva más y mejor para que tenga una longevidad saludable.

– ¿Cuándo comienza el envejecimiento?
– Cuando se inicia la vida. A partir de una determinada edad, los mecanismos de detoxificación y los de reparación de las alteraciones celulares disminuyen.

– ¿Qué hábitos provocan que nuestro envejecimiento se acelere?
– Los que ya sabemos. Los pilares básicos de nuestra salud son tres: el ejercicio físico, una dieta saludable, las relaciones interpersonales y cómo las gestionamos.

– Entonces, ¿cuándo debería uno acudir a dicha unidad?
– Si el paciente tiene alguna patología le animamos a que venga, pero si no la tiene y quiere conocerse mejor para saber cómo optimizar su salud, también le animamos a que venga.
No hay rango de edad ni de sexo ya que en cualquier momento podemos beneficiarnos de este tipo de medicina.

– ¿Cuáles son los programas de tratamientos que ofrecéis?
– Hemos configurado una serie de programas dependiendo del objetivo del paciente. El primero de ellos es Stress Free para gestionar o disminuir el estrés. Existe un estrés positivo y necesario para desarrollar nuestro trabajo o solucionar los problemas del día a día. Pero llega un momento en que este se eleva y es cuando aparecen las señales de alarma en nuestro cuerpo –problemas para conciliar el sueño, digestiones pesadas, contracturas lumbares y cervicales…– señales que nos alertan de que nuestro nivel de estrés está alto y no sabemos cómo bajarlo.


Puedes leer el artículo completo en la Revista ECONOMÍA 3 de febrero.

Suscríbete y accede a todos los contenidos.

Suscríbete a nuestra newsletter