Revista Economía 3

“El sol ganará la batalla a la eólica”

Enrique Riquelme (Cox, 1989) es fundador y CEO de Cox Energy y lleva el nombre de esta localidad de la Vega Baja por todo el mundo

Archivado en: 

Enrique Riquelme fue también portada de Forbes. | Foto: Joaquín P. Reina

Cox Energy, empresa especializada en energía solar fotovoltaica, inició su actividad en 2014 y tiene presencia en México, Chile, Panamá, Colombia, España, Portugal e Italia. Tres son sus áreas de actividad: generación de energía, comercialización de electricidad 100 % renovable, y operación y mantenimiento de plantas. En su conjunto tiene un pipeline cercano a los 6.000 MWp, de los cuales una parte significativa está respaldada por contratos de suministro de energía a largo plazo (PPAs) tanto públicos como privados. Enrique Riquelme (Cox, 1989) es fundador y CEO de la compañía.

La crisis, con todo lo que tuvo de negativo, abrió para muchos un camino hacia un cambio profundo de vida en positivo que probablemente no se hubiera producido sin la espoleta de un horizonte económico tan borroso. Enrique Riquelme es un ejemplo de ello. Fundador y CEO de Cox Energy, procede de una familia empresarial de la Vega Baja vinculada al sector de la construcción. En 2010 decidió salir a buscar nuevas oportunidades con la vista puesta en Brasil. Pero, sin él planearlo, fue Panamá quien le salió al encuentro para orientarle hacia una senda de éxitos.

– ¿Cómo se cruzó Panamá en su camino?
– Cuando empecé a explorar nuevas oportunidades para el negocio del hormigón, sector que yo conocía por mi familia, mi objetivo era el Brasil del Mundial y las Olimpiadas. Mi capacidad económica era bastante limitada y viajaba a Sao Paulo vía Panamá. Gracias a ello descubrí un país en pleno boom inmobiliario y con una importante apuesta pública por las infraestructuras. Conocí además, en una de mis escalas, a un empresario local con el que decidí asociarme.

portada-cox-energy

Portada Alicante. |Foto: J.P.Reina

Volví a Alicante, hipotequé un piso que me había regalado mi padre en Torrevieja, y con los 115.000 euros que me dio el banco monté con él en Panamá una fábrica de hormigón a la que seguiría una segunda. Había poca competencia y los márgenes de beneficio eran muy altos. En 2012 incorporé a un segundo socio local y creamos el Grupo El Sol con el que diversificamos y abordamos el negocio de las canteras de arena destinada a las obras del Canal de Panamá.

– ¿ Cuándo se produce el salto hacia el negocio de las fotovoltaicas?
– Vimos que la matriz energética en Centroamérica era hidroeléctrica y que en época de ausencia de lluvia –cada vez más largas por el cambio climático–, se producían duras restricciones energéticas. Yo no tenía ni idea de energía pero, por sentido común, pensé que en un país con tanto sol debían optar por la energía fotovoltaica.

Inicié entonces un pequeño proyecto solar que no terminó de salir pero que propició que me llamaran de Guatemala para invitarme a participar en una licitación para la compra de energía a distribuidoras. Y así fue como nos adjudicaron en 2012 uno de los proyectos fotovoltaicos más grandes del mundo: un parque de 55,6 MW que equivale a 120 hectáreas de paneles solares. Fue un hito tremendo. En 2013 lo vendí a un grupo local y tomé la decisión de enfocar a partir de ese momento la inversión hacia ese sector.


Puedes leer la entrevista completa en la Revista ECONOMÍA 3 febrero.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra newsletter