Este año prevé llegar a los 310 millones de euros de facturación

Masymas alcanza los 302M de facturación tras subir sus ventas un 2,4% en 2019

La cadena invirtió 9M en reformas y en obras para las nuevas tiendas que incorporan platos caseros para llevar y mayor espacio de mostrador para atender los frescos

Supermercado de La Nucía

Juan Fornés Fornés S.A., tercera cadena valenciana de supermercados y que opera bajo las enseñas Supermercados masymas y Fornés by masymas, alcanzó los 302 millones de euros en ventas en el pasado ejercicio, lo que supone un incremento del 2,4 % respecto al ejercicio anterior en el que facturó 295 millones.

El aumento de las ventas ha sido incluso a menor superficie, dado que la cadena apostó el año pasado por priorizar las reformas para consolidar su nuevo modelo de tienda ecoeficiente y por optimizar su red en tres tiendas que no se ajustaban ya a su modelo empresarial.

En cuanto a las inversiones, la cadena destinó 9 millones de euros tanto para reformas como para el inicio de las obras de dos nuevos establecimientos que abrirán en el primer semestre de este año en las provincias de Alicante y Murcia (de los tres que tiene previstos).

Para 2020, la compañía calcula un crecimiento similar hasta alcanzar los 310 millones de euros de facturación, así como incrementar su plantilla hasta situarla en algo más de 2.600 empleados. También avanzará en consolidar su nuevo modelo de tienda, para lo que incrementará la inversión, destinando 15 millones para otras tres reformas y para la apertura de los tres nuevos establecimientos.

Las nuevas tiendas apuestan por la comida para llevar

Este nuevo modelo está basado en la ecoeficiencia e incluye grandes mejoras en materia de sostenibilidad que permiten reducir hasta un 30% el gasto energético con respecto al de una tienda tradicional. Entre esas medidas destacan el aislamiento de la envolvente del edificio, el uso de tecnología LED en iluminación o la instalación de congeladores y murales de frío con puertas con el fin de evitar pérdidas energéticas.

En cuanto al servicio, incrementa la superficie de la sala de ventas en torno a los 1.200 m2, dota de mayor espacio a todas las secciones de frescos atendidas en mostrador e incorpora la nueva sección de cocina en la que a diario se elaboran platos caseros para llevar. En este momento, la cadena cuenta ya con una docena de establecimientos adaptados a dicho modelo.

También en materia de sostenibilidad, la compañía acaba de incorporar las bolsas de malla reutilizable en la sección de frutas y hortalizas que lanzó junto a Rolser, y unos meses antes sustituyó las bolsas de plástico para la compra en la línea de cajas por otras de material reciclado en un 80%, así como los platos, cubiertos, vasos y pajitas de plástico de un solo uso por otros fabricados con material compostable biodegradable.

Suscríbete a nuestra newsletter