La brecha salarial se sitúa en el 22,39 %

Las mujeres en la Comunitat cobran al año 5.343 euros menos que los hombres

Según el informe de UGT, las mujeres cobraron en 2017 de media 18.500 euros al año mientras que los hombres cobran 23.800 euros

Archivado en: 

Las trabajadoras de la hostelería, 739.1000 mujeres, el 10% de las trabajadoras, perciben los salarios más bajos, 13.161,33 euros. Foto: Archivo E3.

La brecha salarial en la Comunitat Valenciana se situó en 2017 en el 22,39 %, lo que se traduce en que las mujeres asalariadas cobraron de media anual 5.343 euros menos que los hombres. Mientras estos perciben una ganancia al año de 23.867 euros, las mujeres cobran 18.523 euros. Estos son las datos que aporta el informe elaborado por UGT, a partir de datos del INE, sobre la diferencia salarial entre hombres y mujeres.

El estudio, presentado ayer con motivo del Día Internacional de la Igualdad Salarial que se celebra el 22 de febrero, muestra que respecto a 2016, el avance de la Comunitat hacia la igualdad salarial es “prácticamente imperceptible”. La brecha salarial solo se redujo 0,09 puntos porcentuales ya que en el mentado año esta se situaba en el 22,48 %. Además, se apunta que mientras los hombres vieron aumentado su salario en 195 euros, las mujeres incrementaron su sueldo en 174 euros.

Por su parte, la brecha salarial en España se sitúo en 2017, en el 21,99 %, 0,43 % puntos menos que en 2016, año en que se estableció en 22,35 %. Se ha reducido a los niveles de 2008, “pero nada garantiza que sea una reducción consolidada”, advierten desde el sindicato. Las 7.512.900 de mujeres asalariadas en España, cobraron de media 20.607,85 euros anuales, 5.783,99 euros menos que los hombres, que percibieron de media 26.391,84 euros anuales.

Fuente: Informe de UGT a partir de datos del INE.

La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, reclamó ayer en la presentación la necesidad de “legislar urgentemente contra la discriminación salarial de las mujeres. Los datos demuestran que la brecha salarial aún persiste”. Apuntó, a su vez, que las mujeres han dejado de ganar 43.454.538.471 euros, o lo que es lo mismo, el 4% de nuestro PIB anual. “Si lo multiplicamos por los 35 años de vida laboral, el montante asciende a 1,5 billones de euros, el equivalente a todo el PIB español de 2019”, expuso.

Una de cada cinco mujeres con empleo, perciben como máximo al mes, 707,70 euros brutos mensuales el Salario Mínimo Interprofesional (SMI 2017 ). “Este millón y medio de mujeres serán sin duda las grandes beneficiarias de las últimas subidas del SMI”, recalcó Antoñanzas.

Tres de cada cinco trabajadoras, el 59,20 % de mujeres de las asalariadas, cobran como máximo 1.415,40 euros brutos mensuales. En el caso de los hombres, ese porcentaje baja hasta el 41,58 %. Solo 36.809 mujeres acceden a los salarios más altos, frente a 105.807 hombres. Por cada tres hombres con salarios superiores a los 89.170,20 euros brutos anuales, hay una mujer.

Por sectores de actividad, las brechas más altas afectan a las actividades administrativas y servicios auxiliares, otros servicios, actividades profesionales, científicas y técnicas y a las actividades sanitarias y de servicios sociales. Estos cuatro grandes sectores, aglutinan a 2.176.800 trabajadoras, al 28,97 % de las asalariadas, las cuales perciben un tercio del salario menos que sus compañeros varones.


Las trabajadoras de la hostelería perciben los salarios más bajos


Las trabajadoras de la hostelería, 739.100 mujeres, el diez por ciento de las trabajadoras, perciben los salarios más bajos 13.161,33 euros brutos anuales, 2.977,55 euros menos al año que sus compañeros varones.

Para la Vicesecretaria General de UGT, “hay que romper con algunos mantras que son falsos, como que las mujeres estamos menos formadas que los hombres”. El estudio señala que un 48% de las mujeres con empleo en 2017 poseían un título universitario, mientras que, en el caso de los hombres, solo el 37,82% poseía una licenciatura o un grado.

“Sin embargo, solo el 1,81% de las mujeres asalariadas consiguen traspasar la barrera y llegar a ser Directoras y Gerentes, frente al 3,18% de los hombres asalariados con la misma ocupación”, lamenta Antoñanza.

Durante la presentación, recordó que “los empleos son peores para las mujeres que para los hombres. Abunda el empleo a tiempo parcial en las mujeres, algo que penaliza doblemente a este colectivo, durante su vida activa por los bajos ingresos y, después de la jubilación, por los requisitos exigidos para percibir una pensión”. Una de cada cuatro mujeres con empleo, el 25,93 %, tiene un trabajo a tiempo parcial, por el 7,48 % de los hombres.

Además, “mientras el 77,25% de las mujeres tienen un empleo a jornada completa, en el caso de los hombres es el 95,92%; y la brecha salarial en la contratación indefinida es más de dos puntos superior a la media (23,45%)”.

UGT exige una Ley de Igualdad negociada

Desde el sindicato exigen al Gobierno una Ley de Igualdad negociada y acordada con los interlocutores sociales que esté acompañada de un presupuesto económico suficiente para implementar las medidas adoptadas. Además, en el marco de dicha ley, consideran necesaria la creación de Comités de Brecha Salarial de Género y de la figura de la Delegada de Brecha Salarial.

“Dicha ley deberá recoger un desarrollo reglamentario exhaustivo de las Auditorías Salariales”, indicó Antoñanzas, quien, a su vez, explicó que también deberá contener medidas que permitan la equiparación de los mismos derechos del trabajo a tiempo completo para el trabajo a tiempo parcial. Por otro lado, la ley “incentivará las medidas dirigidas a la promoción de mujeres en todos los sectores de actividad”.

De manera complementaria, demanda UGT al Gobierno la creación de Escuelas Infantiles de 0 a 3 años, de carácter público, gratuito y de calidad. Así como centros día públicos que aseguren los cuidados de las personas dependientes.

“Es necesario implementar y reforzar un sistema de cuidados de calidad, atendido por personas profesionales que atiendan a las personas en situación de dependencia y discapacidad para evitar el abandono del empleo de las mujeres para dedicarse al cuidado de las personas dependientes”, concluye Antoñanzas como última reivindicación del sindicato.

Suscríbete a nuestra newsletter