Las empresas podrían estar preparándose para una recesión

Las fusiones y adquisiciones caerán en 2020 por sexto año consecutivo

La desaceleración en Estados Unidos y China, las tensiones comerciales entre ambos y las dudas sobre el final del brexit, explican esta debilidad en el mercado

Crecerá la inversión alternativa, en forma de capital riesgo y el capital privado| E3

El mercado de fusiones y adquisiciones, en constante declive desde 2015, seguirá débil en 2020 -lo que indica que las empresas podrían estar preparándose para una recesión– mientras que crecerá la inversión alternativa, en forma de capital riesgo y el capital privado.

La desaceleración en Estados Unidos y China, las tensiones comerciales entre ambos y las dudas sobre el final del brexit, entre otras razones, explican esta debilidad en el mercado de fusiones y adquisiciones, según un monitor que elabora la consultora Willis Towers Watson (WTW).

En 2019 el número de grandes operaciones (las de más de 1.000 millones de dólares) fue de 173, el menor en cinco años, y seguirá bajo en 2020 a tenor de la desaceleración en la actividad de fusiones y adquisiciones en Estados Unidos. La renuencia del mercado a asumir grandes operaciones también sería un indicador, según la consultora, de que las empresas podrían estar preparándose para una recesión.

Otra de las claves para este mercado que señala Willis para 2020 es el peso de Europa, que mantendrá la primera posición, con lo que será líder por tercer año consecutivo. Sin embargo, en Reino Unido el volumen de negocio ligado a fusiones y adquisiciones en 2019 fue el más bajo de la última década, con sólo 31 operaciones, y no se prevén mejoras mientras persista el riesgo de un brexit sin acuerdo.

También China flojea en este ámbito, porque en 2019 cerró sólo 72 operaciones, después de haber alcanzado un récord de 243 en 2015, y no es previsible que remonte en 2020, ni tampoco en la región de Asia Pacífico.

Las causas que explican esta caída son, para los expertos de WTW, las incertidumbres comerciales y los temores a una posible recesión de la economía mundial. Además señalan que los tiempos de maduración de las operaciones son cada vez más largos: si en 2018 se extendían por 120 días, en 2019 hicieron falta 141 días para cerrar el acuerdo y en 2020 este periodo se extenderá todavía más.

Es posible, añaden, que la finalización de acuerdos transfronterizos se vuelva más difícil debido al endurecimiento del marco regulatorio provocado por las tensiones comerciales y sociopolíticas. Por contra, es probable que los inversores alternativos, como lo ligados al capital privado y al capital riesgo, con elevados niveles de capital que no han utilizado en 2019, estén más activos este año, lo que podría dar lugar a operaciones de fusión y adquisición de mayor volumen.

Al tiempo, para este año WTW prevé una tendencia al alza de operaciones que incluyan acuerdos de contratación, que son aquellas que se hacen para adquirir talento que el comprador no podría contratar de otro modo.

Suscríbete a nuestra newsletter