El proyecto se contempla para un horizonte de 10 años

La Generalitat, en contra del Laboratorio de Sanidad Vegetal único de Lugo del Ministerio

La Conselleria de Agricultura no ha recibido notificación y asegura que, a falta de conocer más detalles, no ven adecuado el proyecto de crear un laboratorio único

Investigadores del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA). Foto: Generalitat Valenciana.

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica critica el proyecto del Laboratorio Nacional de Sanidad Vegetal único, que se instalará en la Fundación CETAL de Lugo durante este año. “De entrada no nos gusta, no nos parece un planteamiento adecuado”, aseguran fuentes de este departamento.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación anunció en enero la creación de este laboratorio en Lugo, coincidiendo con la celebración del Año Internacional de la Sanidad Vegetal en 2020. La idea del proyecto es unificar en un único centro las funciones de los distintos laboratorios de referencia en materia de investigación en sanidad vegetal.

En la actualidad, en Valencia hay 4 centros de esta índole: dos laboratorios del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y otros en el dos Instituto Agroforestal Mediterráneo de la Universitat Politècnica de València (UPV). La preocupación del sector es que cese la actividad de estos centros.


“No tenemos ninguna intención de perder nuestro laboratorio de referencia”


“No tenemos ninguna intención de perder nuestro laboratorio de referencia”, explican las fuentes de la Conselleria, quienes aseguran que la medida anunciada por el Ministerio afectaría sobre todo al laboratorio del Ivia especializado en analizar virus en cultivos leñosos, como el de la tristeza severa en cítricos.

En este sentido, señalan que no han recibido una notificación formal del Ministerio con la explicación del proyecto, aunque precisan que han solicitado reunirse con el Ejecutivo para conocer las posibles ventajas para el sector. “Lo acogemos con toda la prevención y reticencia del mundo hasta conocer más detalles, aunque de entrada no nos gusta”, puntualizan desde la Conselleria y añaden que esperan se inicie “un diálogo en positivo” con el Gobierno para esclarecer los detalles del proyecto, que según indican, se proyecta para un horizonte de 10 años.

Además, añaden que, según lo hecho público por el Ministerio en un comunicado, ven “problemas de carácter técnico” en el establecimiento de esta “megaestructura”. “Parece complicado, aunque no conocemos los detalles, que de la noche a la mañana puedas desmantelar un laboratorio de prestigio, llevártelo a otro sitio o crear uno nuevo”, recalcan.

Planas se defiende: “los centros de referencia no dejarán de existir”

Por su parte, el ministro de Agricultura, Luis Planas, aseguró ayer que la creación de este centro “no significa en ningún caso que los centros de referencia que colaboran con nosotros y con el laboratorio nacional dejen de existir y dejen de estar apoyados”.

“Hay varios centros punteros en la Comunitat Valenciana que van a continuar prestando sus servicios y a los que les reconocemos su aportación científica y su trabajo, Por tanto, ningún temor, van a continuar trabajando, se va a continuar desarrollando”, ha garantizado el ministro.

Sin embargo, el pasado mes de enero, en el anuncio de la creación del nuevo centro de sanidad vegetal, el Ministerio expresó que las funciones de los centros actuales -4 en València y 2 en Madrid- como laboratorios de referencia “serán asumidas progresivamente por el Laboratorio Nacional”.

El CGC alerta del desmantelamiento de los laboratorios

En este contexto, el Comité de Gestión de Cítricos (CGC) alertó que el nuevo laboratorio supondría “el desmantelamiento progresivo y el cierre en unos años de los seis centros nacionales”. Entre estos centros, estarían los dos laboratorios del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), dedicados a analizar muestras de frutas u hortalizas sospechosas de hospedar bacterias, como el Citrus greening (HLB) o la Xylella; así como el especializado en analizar virus en cultivos leñosos, como el de la tristeza severa en cítricos.

Asimismo, también se clausurarían los dos radicados en el Instituto Agroforestal Mediterráneo de la Universitat Politècnica de València (UPV). Uno de ellos es responsable de confirmar casos en micología, como la temida ‘mancha negra’; mientras que el otro está especializado en virus de cultivos no leñosos, como el virus rugoso del tomate.

Los centros restantes serían la Unidad de Protección de Cultivos de la U. Politécnica de Madrid, que clasifica los insectos artrópodos y el del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), máximo responsable de confirmar posibles casos de nematodos. A este respecto, Planas ha defendido que las informaciones publicadas al respecto no son “exactas”.


“La sociedad ha invertido numerosos recursos en la formación de personas, y en infraestructuras y servicios, y dichos recursos no van a revertir a la misma”


Inmaculada Sanfeliu, la directora general de la patronal de los exportadores de cítricos privados, calificó la medida de “un despropósito”. “Supondrá un despilfarro de dinero público y pondrá en riesgo una labor que es clave para el sector citrícola y hortofrutícola español”, lamentó. Al mismo tiempo, indicó que los profesionales especializados “serán reemplazados por técnicos sin experiencia, que serán contratados por un centro hasta ahora volcado en temas de seguridad alimentaria y referidos al sector lácteo y que deberá reconvertirse”.

Por otro lado, los laboratorios de la UPV expresaron su “sorpresa” ante la noticia de la creación de un Laboratorio Nacional de Sanidad Vegetal que asumirá las funciones de los actuales Laboratorios Nacionales de Referencia (LNR). Señalan que no han sido previamente informados de la decisión y lamentan que “la dedicación, el esfuerzo y la labor de todos estos años no sean reconocidos por las autoridades del Ministerio”.

En esta línea, concluyen en el comunicado los laboratorios de referencia que todos los recursos invertidos en ellos acabaría perdiéndose de seguir adelante con el proyecto del centro único de Lugo. “La sociedad ha invertido numerosos recursos en la formación de personas, y en infraestructuras y servicios, y dichos recursos no van a revertir a la misma”, aseveran.

Suscríbete a nuestra newsletter