Industria cementera

Lafarge reduce sus exportaciones un 80% por el aumento de los costes energéticos

También ha influido en este retroceso el ascenso de los precios de los derechos de emisión de CO2 y la falta de competitividad frente aquellos países con una mano de obra más barata

En 2019, la planta de Lafarge en Sagunto exportó el 15% de su producción, mientras que en 2018 esta cifra alcanzó el 27% . “Esto significa que somos menos competitivos frente a aquellos países que tienen una mano de obra más barata”, ha apuntado José Luis Coleto, director de la fábrica, durante la reunión que ha mantenido con los medios donde ha hecho balance sobre 2019. Concretamente, ha destacado que la planta de Sagunto “ha exportado entre 50.000 y 60.000 toneladas”.

Coleto ha señalado también como causas del descenso de exportaciones  “el aumento de los precios de los derechos de emisión de CO2 y el incremento de los costes eléctricos en toda Europa y que afecta a todas las industrias”, ha subrayado.

Igualmente, el consumo de cemento en España se cerró en 2019 con una producción de 14.254.000 t, lo que significa un 5,9% menos de producción que en 2018. “Este dato se ha debido, -según ha explicado el director de la fábrica- a que nos estamos ajustando a los derechos de CO2″.

Para 2020, la Agrupación de Fabricantes de Cementos de España (Oficemen) ha estimado un crecimiento del 2% en el consumo “debido a la licitación de obra pública ya que la privada sigue sin repuntar”, ha recalcado.

En cuanto a su contribución con el entorno, Coleto ha recordado que “este año cumplimos 70 años y seguimos contribuyendo a la economía local”.

Concretamente, en 2019, la fábrica generó un impacto económico superior a los 33 millones de euros, una cifra resultante de la suma de contratación de servicios, proyectos sociales, impuestos y salarios de sus trabajadores, entre otros. Este importe, al igual que en 2018, es de los más elevados de los últimos cinco años. En la actualidad, LafargeHolcim cuenta con más de 150 trabajadores en plantilla, el 98% indefinidos, y genera empleo indirecto para más de 500 familias. La fábrica sigue contribuyendo a la economía local y el empleo desde hace 70 años.

Sobre el empleo, José Luis Coleto ha matizado que no han contratado a nadie en 2019 de manera indefinida “pero sí lo hemos hecho de manera eventual para proyectos concretos y lo seguiremos haciendo así en 2020“.

En cuanto a nuevas inversiones, Coleto ha destacado que han destinado dos millones de euros para la mejora continua de la fábrica. Entre las obras más significativas a las que la planta suministró cemento el pasado año destacan el Colegio Alemán de València y las traviesas para varios tramos del AVE.

900 días sin accidentes

El año pasado, ha subrayado el director de la fabrica Lafarge de Sagunto, “hemos pasado 2019 sin accidentes con baja. Llevamos ya 900 días sin accidentes”, ha recalcado. También ha adelantado que han llevado a cabo 1.800 actuaciones preventivas y 700 horas de formación para mejorar la capacitación de sus empleados y más de 1.800 actuaciones preventivas.

En pasado mes de junio, la fábrica celebró las Semanas de la Salud y Seguridad, un programa bajo el lema “Comportamientos de Seguridad Esenciales” con el que se puso de manifiesto la importancia de siete comportamientos asociados con las reglas de la compañía para mejorar la salud y la seguridad en el trabajo. Bajo este proyecto se llevó a cabo un Concurso de Dibujo Infantil para involucrar a los más pequeños en la importancia de comportarse de manera segura en nuestra vida diaria. Además, se realizaron diversas mejoras en las instalaciones, como la de los sistemas antiincendios, y se procedió a la automatización e instalación de un robot de toma de muestras en el laboratorio.

Caminando hacia la transición ecológica

LafargeHolcim España ha volcado sus esfuerzos en la definición de su estrategia de Transición Ecológica, una hoja de ruta que cuenta con tres pilares: recursos naturales y biodiversidad, reducción de emisiones de CO2 y lucha contra el cambio climático e innovación para el desarrollo de productos que permitan una construcción sostenible.

En cuanto a los recursos naturales y biodiversidad, la planta organizó el I Seminario Internacional Canteras y Biodiversidad, que reunió en  abril en València a los principales actores en esta materia, entre los que se encontraban expertos en conservación y biodiversidad, grupos ecologistas y representantes de la Administración y la industria extractiva, quienes analizaron y demostraron que la conciliación entre la actividad minera y la conservación es posible.

En lo referente a las tareas de rehabilitación de la cantera Salt del Llop, se procedió a la reposición de vegetación en plantaciones de años anteriores con un total 522 plantas y a dar continuidad al proyecto de instalación de estaciones polinizadoras de abejas silvestres con el objetivo de favorecer la polinización e impulsar la biodiversidad natural.

Destacan también los trabajos, realizados en colaboración con la Generalitat y la Universitat de València, en otros espacios mineros como la cantera de El Buitre o la de Santa Bárbara, ambas ubicadas en el Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

En este sentido, Coleto ha destacado que “la planta de Sagunto es la segunda europea en la fabricación de cemento y la primera en clínker”.

Coleto ha desvelado también que tienen previsto realizar una jornada sobre descarbonización en diferentes ciudades con el fin de fomentar y dialogar sobre cómo deben ser las ciudades del futuro.

En cuanto a la reducción de emisiones y lucha contra el cambio climático y contribuyendo como modelo de economía circular, la fábrica empleó en sus procesos 39.400 t de combustibles alternativos (un 39% de la energía total consumida) a través de la valorización de residuos y biomasa, reduciendo así el empleo de combustibles fósiles y evitando la emisión a la atmósfera de más de 23.800 toneladas de CO2, el equivalente al consumo eléctrico de más de 19.000 hogares al año. Una apuesta alineada con la optimización de procesos e inversiones realizadas (60 millones de euros en los últimos 20 años) en medioambiente y eficiencia energética y un plan de futuro para la planta de Sagunto y su entorno, si las inversiones programadas finalmente se llevan a término.

Otro de los puntos de fuertes donde están invirtiendo desde Lafarge es en la industria 4.0 a la que hemos destinado 3,5 millones de euros” destinada a la transformación del sistema de mando y control de la fábrica, y la modernización del laboratorio automático. Así mismo, la compañía está avanzando en big data y realidad aumentada. De hecho, “estamos formando a nuestros técnicos en este sentido”, ha precisado Coleto.

En sintonía con la sociedad

En 2019,  la fábrica dio continuidad a las actividades que tienen como objetivo abrir y mostrar las instalaciones a la sociedad, que se materializaron en la visita de más 800 personas vinculadas a entidades vecinales, sociales y educativas, con especial foco en la Universitat de València, ya que la planta constituye un centro de referencia en materia ambiental, de procesos y de eficiencia.

De especial interés son los talleres medioambientales organizados por la fábrica en los que, en los últimos 5 años, han participado más de 1.000 alumnos de colegios de Sagunto y Comarca.

Lafarge mantiene una estrecha relación con la Universitat Politècnica de València (UPV) con el objeto de tener contacto directo con estudiantes recién titulados que se están incorporando al mercado laboral. En este sentido, se han establecido convenios de colaboración para la realización de prácticas formativas, así como la participación en la Jornada “Quédate” que la Universidad organiza para los 100 mejores expedientes y donde las empresas conocen, no sólo el perfil técnico de los estudiantes, sino también sus habilidades de gestión.

En su apuesta por el apoyo al emprendimiento, la planta llevó a cabo la VIII edición de los premios “Ponemos la primera piedra” en los que Ohhna, una marca de ropa urbana y sostenible para la mujer se hizo con el primer premio y Trazable, una plataforma de trazabilidad basada en blockchain, con el segundo premio. En su última edición, el ámbito de actuación del certamen se amplió a toda la Comunitat Valenciana y contó con la colaboración del Ayuntamiento de Sagunto, Asecam, la Universitat Politècnica de València y la Universidad Jaume I.

Estas iniciativas se inscriben dentro de las acciones de Responsabilidad Social Corporativa de la fábrica de Sagunto con el objetivo de contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Además, la compañía ha mostrado su interés por la Formación Dual, tal y como ha resaltado Esther Pérez, responsable de RR.HH. de la fábrica, quien ha explicado que colaboran con institutos de la zona “para que los alumnos puedan venir a hacer las prácticas con nosotros”. En este sentido, ha destacado que “se trata de una fuente de reclutamiento importante ya que para nosotros es una prioridad contratar a gente de la comarca”.

Suscríbete a nuestra newsletter