Teatro

El IVC presenta ‘La casa de les aranyes’, su coproducción con el TNC

Se estrenó en el Teatre Nacional de Catalunya el pasado 22 de enero y ahora se representará en el Teatre Principal del 14 al 23 de febrero

La obra está dirigida conjuntamente por Paco Zarzoso y Lurdes Barba, y está interpretada por Verònica Andrés, Francesc Garrido, Àgueda Llorca, Rosa Renom, Pep Ricart y Santi Ricart| Foto: GVA

El Institut Valencià de Cultura (IVC) y el Teatre Nacional de Catalunya han presentado en València la coproducción ‘La casa de les aranyes’, un texto surgido del encargo de ambas entidades al dramaturgo valenciano Paco Zarzoso. La obra se estrenó en el Teatre Nacional de Catalunya del 22 de enero, y ahora se representará en el Teatro Principal de València del 14 al 23 de febrero.

A la presentación han asistido el director general del IVC, Abel Guarinos, el director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García, el director artístico del TNC, Xavier Alberti, el autor y director Paco Zarzoso, la directora Lurdes Barba y los actores de la función.

La obra está dirigida conjuntamente por Paco Zarzoso y Lurdes Barba, y está interpretada por Verònica Andrés, Francesc Garrido, Àgueda Llorca, Rosa Renom, Pep Ricart y Santi Ricart.

El director general del IVC, Abel Guarinos, ha señalado que “para el IVC es muy importante esta primera coproducción con el Teatre Nacional de Catalunya, un proyecto común que se enmarca en la Declaración de Palma de febrero de 2017, aunque las dos instituciones ya habíamos acordado una colaboración en la que la autoría fuera valenciana”.

El director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García, ha añadido que “es una satisfacción porque se trata de un proyecto de gran calidad y con una importante presencia de valencianos tanto en la parte artística, como en la parte interpretativa, con un texto que huye de la obviedad y recorre territorios más sutiles”.

‘La casa de les aranyes’ presenta a unos personajes heridos, ebrios de ternura y de dolor, sumergidos en una niebla que los confunde y mezcla con el paisaje y se verán obligados a aprovechar las rendijas de luz para encontrarse unos con otros.

Al lado de un pantano se levanta un edificio medio abandonado, donde durante mucho tiempo solo han vivido algunas arañas descomunales. El clima de la comarca cambió absolutamente cuando la construcción de la presa hidroeléctrica sumergió en el olvido al pueblo más próximo. Desde entonces, los pocos habitantes de la zona luchan por superar su complicidad más o menos directa en la destrucción de aquellos parajes, mientras los cazadores furtivos amenazan cada día su tranquilidad.

‘La casa de las arañas’ se encuentra justamente delante de la casa de las dalias… Las dos casas están muy aisladas, en un territorio con una gran herida producida por un pantano que cubrió un pequeño pueblo. Pero al ser el de menos altitud de la ribera y el de más sol, tenía el mejor clima de todo el valle. En casi todas las casas había parras y cada uno hacía su propio vino, lo que no hacían al resto de los pueblos en los que la uva no maduraba igual.

En aquel pueblo también había fruta y miel en abundancia. El río llevaba muchísimas truchas y tenía unas pozas increíbles en las que se bañaban los habitantes todo el verano. Junto a la capilla había un nogal gigante; muchos sábados por la tarde con un acordeón se organizaban bailes debajo de sus ramas. Venían jóvenes de otros pueblos que después tenían que volver por la noche, a oscuras.

Texto de madurez de Paco Zarzoso, ‘La casa de les aranyes’ retrata con una frágil delicadeza, la desolación de unas vidas distanciadas del contacto con el resto de la sociedad, y fuertemente marcadas por las cicatrices que los ligan a sus recuerdos más incómodos.

Suscríbete a nuestra newsletter