Balance 2019

Lafarge supedita una inversión de 8 millones a contar con reservas de caliza hasta 2042

Desde la compañía han manifestado que las vías de diálogo se han abierto tanto con la Generalitat como con el Ayuntamiento de Sagunto

De izda. a dcha., Esther Pérez (RR.HH.), José Luis Coleto (director de la planta) y Raquel Cezón (Medioambiente). | Imagen: E3

El Grupo LafargeHolcim tiene previsto invertir en nuestro país 20 millones de euros hasta el año 2022, de los cuales, más de ocho millones estarían destinados a la planta de Sagunto, con el fin de aplicar las últimas tecnologías que permitan reducir en un 20% las emisiones de CO2  globales de la compañía. “Esta inversión está supeditada al diálogo y a las soluciones que se encuentren entre la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Sagunto para garantizar, a medio y largo plazo, las reservas de materia prima de la fábrica, compatibilizando la actual cantera con la protección del Monte Romeu”, ha explicado José Luis Coleto en un encuentro con los medios en el que ha hecho balance de 2019. “Sino es así, -ha recalcado- el grupo no nos lo va a dar”.

Para poder conseguir esta inversión, ha señalado, “tenemos que tener, como mínimo,  reserva de caliza hasta 2042”. Esto quiere decir, ha recalcado, que “las vías de diálogo que se han abierto tanto con la Generalitat como con el nuevo alcalde de Sagunto, Darío Moreno (PSOE), nos tienen que llevar a soluciones para conseguir estas reservas”.

Con estos 8 millones de inversión implantarán tecnología que ya está funcionando en las fábricas el norte de Europa y que llevan tecnología de valorización de residuos entre el 80 y el 90% , sustituyendo el combustible fósil por otros materiales como neumáticos triturados, plásticos o harinas animales, entre otros. “Esta tecnología nos va permitir aumentar la valorización energética casi al 80%, mientras que en estos momentos nos encontramos en el 39%”, ha explicado. Además, “nos va a permitir reducir nuestras emisiones de CO2 en un 20%”.

Recurrir a este tipo de residuos no fósiles, tal y como ha recalcado José Luis Coleto, “es una ahorro de costes que nos permitirá ser más competitivos, ya que valorizamos residuos dando una solución a la sociedad”. También ha subrayado que tampoco afecta a la calidad del producto porque “queda totalmente integrado en el clínker”.

Para llevar a cabo este proyecto la empresa ha tenido que solicitar a la Generalitat una modificación no sustancial integrada y “todavía no tenemos ninguna respuesta”.

“Todos estos avances e inversiones son pruebas fehacientes de que queremos seguir en Sagunto y lo estamos demostrando”, ha subrayado José Luis Coleto.

En cuanto a la situación del Paraje Romeu, Coleto ha declarado que se puso un recurso en abril de 2019 ante el  TSJV  contra el art. 38 que recogía la prohibición de toda actividad extractiva en el paraje natural. “Esto supone, -tal y como subrayado-, que la zona de Margas, que nos daba entre 10  y 15 años de reservas, quedaba anulada e incluida dentro del paraje natural y la concesión minera la tenemos hasta 2042″.

En esta línea también ha indicado que “este hecho ha sido un incumplimento tácito del convenio que se firmó en 2013 con el Ayuntamiento de Sagunto. A partir de ahí, y en defensa de los intereses de nuestros clientes, de nuestro empleo y de los activos, decidimos poner un recurso en el TSJV  y en uno o dos años se resolverá el conflicto”.

El departamento jurídico de la compañía considera que tiene muchas posibilidades de que se resuelva positivamente por los argumentos presentados.

Igualmente, José Luis Coleto ha incidido también en que son capaces de “hacer compatibles la zona de Margas con la actividad minera porque podemos darle un valor añadido de biodiversidad mayor que si no estuvieramos aquí“.

También ha destacado que el Plan Gestor del Paraje Natural Romeu hay que presupuestarlo y gestionarlo. “Nosotros, en el convenio de 2013 nos comprometimos a poner dinero encima de la mesa con una serie de actuaciones como restaurar la zona quemada, entre otros compromisos”.

Apuesta por las nuevas tecnologías

Concretamente, los ocho millones de euros irán destinados a la compra de una tecnología que retira de los gases el cloro y les permitirá utilizar una mayor cantidad de residuos y girar hacia una corriente de biomasa que les permitirá resolver problemas medioambientales en la Comunitat Valenciana. De hecho, “nos permitirá iniciar unas colaboraciones sobre la gestión de residuos”.

Por su parte, Raquel Cezón, responsable de RR.HH. de la fábrica ha destacado que “en 2019 hemos llegado a gestionar unas 53.000 t, de las que 40.000 han sido de combustibles y 14.000 de materias primas. El 39% de la energía de combustión del horno se ha sustituido por otros materiales (neumáticos triturados, plásticos…) en vez de combustibles fósiles. Esta cifra en España es de un 26% y en otros países de Europa están en un 60% como puede ser Alemania, Suecia, Bélgica y muchos de ellos rondando el 90%”.

También ha recalcado que “la fábrica se gasta una media de un millón de euros en gestión ambiental -mediciones, sustitución de equipos, personal dedicado a medioambiente, análisis, laboratorios…- Todo ello se realiza con personal propio y no se puede externalizar”.

Suscríbete a nuestra newsletter