Informe sobre inversión residencial de la Cámara de Alicante

La inversión residencial mantendrá “una tendencia de desaceleración” en Alicante

La compraventa de viviendas descendió un 8 % en el tercer trimestre del año pasado, se vendieron más de 30.000 viviendas

Ciudad de Benidorm. Foto: Archivo E3.

“La confianza de los consumidores sigue deteriorándose. En el último trimestre del pasado año se ha producido un importante deterioro de las expectativas de los hogares respecto a la evolución de la situación económica”. Son las principales conclusiones del informe publicado ayer por la Cámara de Comercio de Alicante en el que se apunta que a pesar de que algunos de los principales indicadores siguen favoreciendo la inversión en vivienda como las cifras de empleo o las condiciones financieras, esta se espera que en los próximos meses mantenga “una tendencia de desaceleración” en Alicante.

“La inversión en vivienda pierde impulso”, reza el estudio que señala que las cifras disponibles muestran un avance más moderado de la inversión residencial en la provincia de Alicante. Como señala el informe, la compraventa de viviendas descendió un 8 % en el tercer trimestre del pasado año, acumulando en el período enero-septiembre un descenso interanual del 6,4 %.

En los nueve primeros meses de 2019 se vendieron en la provincia de Alicante 30.880 viviendas. El 87 % de las compraventas correspondió a vivienda de segunda mano y el 13 % restante a vivienda nueva. El mercado de vivienda usada registró un descenso del 7,9 %, mientras que las ventas de vivienda de nueva construcción aumentaron un 5,4 %.

Fuente: Cámara de Alicante.

Cerca del 60 % de las viviendas nuevas vendidas en la provincia de Alicante fueron adquiridas por extranjeros, aunque como sucede con los nacionales (-8 % interanual), la venta a extranjeros también ha caído. El mercado británico, el más importante por su volumen de ventas, ya que representa cerca del 20 % de la venta de viviendas a extranjeros en la provincia de Alicante, registró un descenso interanual del 15 %. También cayeron las ventas en otros mercados representativos, como el belga (-1,5 %), sueco (-25,6 %), francés (-5 %), alemán (-6,2 %), noruego (-11,3 %) y holandés (-4,6 %).

Constitución de hipotecas

Por su parte, la constitución de hipotecas sobre vivienda muestra una tendencia a la desaceleración, en consonancia con la evolución de la venta de vivienda. En el tercer trimestre, el número de hipotecas registró un descenso interanual del 13 %, apreciándose importantes caídas en agosto y especialmente en septiembre.

El dato de octubre (aumento interanual del 10,7 %) parece revertir esta tendencia contractiva, aunque “este incremento del número de hipotecas podría estar afectado por la entrada en vigor en junio de 2019 de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario, y estaría reflejando la inscripción en los Registros de la Propiedad de hipotecas procedentes de escrituras públicas realizadas en los meses anteriores”, señala el estudio de la Cámara de Alicante.

En el período enero-octubre de 2019 se constituyeron 13.377 hipotecas sobre vivienda, un 3,3 % más que en el mismo período del año anterior. El importe medio fue de 97.757 euros, con un aumento interanual del 5,7 %. El capital prestado alcanzó un valor de 1.312 millones de euros, lo que supone un aumento interanual del 9,7 %.

Oferta de vivienda

En cuanto a la oferta de vivienda, según el informe esta continúa en niveles bajos y muestra un perfil de desaceleración. En los diez primeros meses de 2019, se visaron en la provincia de Alicante cerca de 5.000 viviendas, según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), lo que supuso un estancamiento en términos interanuales. Por su parte, se terminaron cerca de 4.000 viviendas, un 3,1 % más que en enero-octubre de 2018.

Los precios de la vivienda, según la Estadística de Valor Tasado de la Vivienda del Mitma, han seguido una tendencia de aceleración a lo largo de 2019, situándose el precio medio de la vivienda libre en 1.307 €/m2 en el tercer trimestre, una cifra que supone un incremento del 4,2 % respecto al mismo período del año anterior. El precio de la vivienda con menos de 5 años de antigüedad creció un 7,6 %, hasta los 1.686,6 €/m2, mientras que el de la vivienda con más de cinco años aumentó un 4,2 %, hasta los 1.296,6 €/m2.

En el período enero-septiembre de 2019, el precio de la vivienda registró un crecimiento interanual del 3,6 %. En algunos municipios de la provincia los precios crecieron a un ritmo significativamente mayor, como en Denia (12,5 %), Calpe (10,3 %), San Vicente del Raspeig (10,8 %), Petrer (14,4 %), Elda (10,7 %), Orihuela (10 %) y Villena (10,5 %).

Esfuerzo financiero

Alerta el estudio, a su vez, que el esfuerzo financiero para acceder a una vivienda está aumentando, en consonancia con el aumento del precio de la vivienda. En el promedio de los tres primeros trimestres de 2019 se situaba en el 32 % de la Renta Bruta Disponible, 0,7 puntos por encima del nivel alcanzado en el mismo período del año anterior.

Otro indicador de accesibilidad, el índice de precios de la vivienda sobre los ingresos brutos familiares, refleja que el esfuerzo financiero para adquirir una vivienda sigue una tendencia alcista desde 2014, situándose en 7,26 años en el período enero-septiembre del pasado año.

Los tipos de interés permanecen en niveles muy reducidos, lo que sigue beneficiando al mercado inmobiliario. El Euríbor, el principal índice de referencia de los préstamos hipotecarios, se mantiene en mínimos, a pesar de que desde el pasado mes de septiembre empezó a subir ligeramente. En diciembre se situaba en el -0,261 y tomando como referencia los últimos doce meses registraba un descenso de 13,2 puntos básicos. El tipo medio de los nuevos préstamos a los hogares para adquisición de vivienda se situaba el pasado mes de noviembre en el 2,02%, 27 puntos básicos por debajo del nivel de noviembre de 2018.

Las nuevas operaciones de crédito a los hogares para adquisición de vivienda registraron una caída interanual del 0,3% en el período enero-noviembre del pasado año. Este resultado refleja, en parte, un importante descenso en los meses de junio y julio, debido al parón del mercado por la puesta en marcha de los requerimientos exigidos por la nueva Ley de Crédito Inmobiliario y una evolución más favorable en los meses siguientes.

Suscríbete a nuestra newsletter