Entrevista a Alfons Cornella, fundador de Infonomia

“Es inútil formar a los humanos en tareas que serán sustituidas por máquinas”

En su libro 'Educar humanos en un mundo de máquinas inteligentes' explica que debemos avanzar hacia una "educación radicalmente humana"

Alfons Cornella, autor del libro 'Educar humanos en un mundo de máquinas inteligentes'.

Las máquinas sustituirán muchos de los trabajos que en la actualidad desempeñan las personas. Un augurio arto repetido, pero no por ello menos verdadero. Frente a esta realidad que ya estamos viviendo y cuya repercusión aumentará exponencialmente en los próximos años, Alfons Cornella, fundador de Infonomia, insta a la sociedad a avanzar hacia nuevos modelos educativos que entrenen a los jóvenes para un mundo cambiante en el que jugarán un papel decisivo tecnologías como la Inteligencia Artificial.

De todo ello habla en su libro ‘Educación en un mundo para máquinas inteligentes’, cuyas ideas expondrá este lunes 10 de febrero, en una conferencia que impartirá en la sede Fundación Bancaja a las 19h.

-¿Cómo debe ser esta educación radicalmente humana de la que habla en su libro?

-La idea es que es bastante inútil querer formar a los humanos en aquellas capacidades que podrán ser sustituidas por una máquina, es decir, aquellas tareas que sean muy repetitivas o que se basen en procesos que una máquina puede asumir.

La idea es centrarse en características distintivas de los humanos como puede ser la creatividad, la capacidad de responder a situaciones inesperadas o la empatía entre las personas. Es decir, una serie de elementos que es muy difícil replicar en una máquina y que nos dan una oportunidad.

-¿Qué perfiles desaparecerán y cuáles serán los más demandados?

-Los que desaparecerán son aquellos que hacen una tarea repetitiva que no requiera criterios de pensamiento crítico, creativo o de toma de decisiones en un entorno complejo. Es decir, las capacidades de decisión son las que serán más buscadas. Personas autónomas que sean capaces de plantear alternativas a determinadas situaciones.

Los perfiles más buscados son estos: gente con pensamiento creativo, capacidad autónoma de toma de decisiones y también integradores. Es decir, gente que es capaz de coger conocimientos variados e integrarlos para dar una respuesta original a una nueva situación.

-Hablamos de cómo diferenciarnos frente a las máquinas inteligentes, pero estás también revolucionarán la educación e incluso permitirán un aprendizaje individualizado…

-Eso es lo que viene. La idea es que puedas acabar en una educación donde se aproveche el talento natural que tiene cada persona. Es decir, más que forzarte a ti a desarrollar unas capacidades que no tienes, aprovechar tus capacidades innatas. Poder aumentar las capacidades naturales de los humanos.

-¿En qué fase de desarrollo se encuentra la IA?

-Estamos al principio del camino. Lo que veremos en los próximos años nos sorprenderá mucho por una cuestión muy simple y es que, mejores máquinas generan mejores máquinas. Conforme tienes máquinas que son capaces de ayudar a un humano a diseñar mejores máquinas, el efecto no es lineal sino que es un efecto multiplicativo. Un crecimiento exponencial.

No sé en que estadio estamos concretamente, pero lo que sí que te puedo decir es que no es un proceso lineal, no es un proceso en el que creces poco a poco, sino que hay saltos significativos. Dentro de 5 o 10 años habrá un avance bestial. Por ello la reflexión del libro es que tenemos que comenzar a hacer cosas porque el mundo va muy rápido.

-¿Puede ponerme ejemplos de cómo aplicar esa nueva educación?

-Algunas cosas ya se están haciendo. Por ejemplo, la orientación por proyectos de muchos procesos educativos es una cosa que ya se está haciendo. En vez de ser una transmisión de conocimientos enlatados, lo que hacen es ayudarte a desarrollar tus capacidades integradoras de conocimiento llevando adelante proyectos.

Otro modelo que se está viendo mucho es el concepto de flipped class (aula invertida), dar la vuelta a lo que aprendes. Es decir, aprender en casa o solo, de una manera más introspectiva y utilizar la clase para hacer preguntas.

Otra cosa que empezamos a ver es que el aprendizaje se produce en muchos momentos fuera de clase. Visitando lugares, invitando a expertos… De escuelas que son muy explorativas y que están haciendo cambios importantes en la manera de entender la educación.

-¿Es el camino a seguir?

-No hay un camino claro a seguir, lo que sí que se ha de hacer es comenzar a experimentar. Se ha de dejar más ancho de banda para que las escuelas experimenten nuevos modelos, se intercambien experiencias e ir aprendiendo.

Lo que sí que está claro es que no podemos seguir apostando por una educación doctrinal, de modelo único donde todo el mundo haga lo mismo, sino que hemos de ir explorando nuevas posibilidades e ir determinando de manera más experiencial que es lo que vale y que no.

-Ya por último, y a modo de reflexión, estaría la sociedad española preparada para estos nuevos modelos educativos y para los cambios que introducirá la IA. 

-Mi respuesta cuando se me hace una pregunta de este tipo siempre es la misma: ya no se puede hablar a nivel general de un país o de un Estado porque has de hablar, casi te diría, de escuelas en concreto. Es decir, hay escuelas con un entorno y unas familias dispuestas a hacer este tipo de transformación y otras que no. No es una cuestión de una sociedad. Es decir, la sociedad está muy desmenuzada y habrá gente muy retrogada que no entenderá nada de lo que le digas y otra que esperará mucho más.

Suscríbete a nuestra newsletter