Primera exposición de 2020 en el IVAM

Miquel Navarro: todos los mundos, su mundo

Hoy se inaugura este recorrido por el espacio íntimo del escultor, con obras propias de pequeño formato que conviven con obras de su colección personal

| E3

“La idea parte de una intuición”, afirmó ayer Sergio Rubira, subdirector general de Colección y Exposiciones del IVAM y comisario de El Gabinete Secreto de Miquel Navarro, enmarcada en la línea expositiva Caso de Estudio. “Cuando llegué al museo conocía sus grandes instalaciones, ciudades y tótems. Pero intuía que Miquel Navarro sería coleccionista, y que quizá a través de su colección se podría contar toda su trayectoria”.

El IVAM ha reunido en su Galería 3 obras de pequeño formato de Miquel Navarro (Mislata, 1945) junto con piezas de la propia colección personal del arista. Algunos de los bocetos, acuarelas y terracotas del Premio Nacional de Artes Plásticas de 1986 que se conservan en el museo conviven con máscaras y fetiches africanos, objetos arqueológicos y juguetes, molduras barrocas y cactus traídos desde la propia casa del artista.

Este primer proyecto de 2020 fue definido por el director, José Miguel G. Cortés, como una “exposición pequeña, pero muy significativa. Sergio Rubira ha sabido enriquecer nuestra mirada sobre su obra, ya que pocas veces nos damos cuenta del conjunto de elementos que hacen posible la creación artística, porque siempre vemos el producto acabado”. Las pequeñas piezas que ocupan la sala, según G. Cortés, conforman “una idea del mundo secreto que acompaña a Miquel Navarro durante la creación; engrandece la compresión de su obra y de sus piezas mayores”.

De hecho, estas obras de formato reducido son casi ensayos de las esculturas más grandes que realiza para la vía pública, las más características de su producción, y que al dialogar con sus obras de arte africano, un pequeño jardín con cactus -su eterna metáfora sobre la vulva-, y hasta una colección de robots de juguete, propician lo que el comisario calificó como “encuentros maravillosos”.

“Los mundos de Miquel Navarro son muy amplios”, prosiguió Rubira. “Hablan de sus obsesiones, esas ideas geniales con las que construye sus obras”, en las que el elemento fálico suele ser el gran protagonista, al que a veces deconstruye, a veces explicita y otras lo convierte en series de elementos mecánicos y robotizados. “Muchas de sus obras aluden al deseo, a distintos deseos”, subrayó Rubira.

Miquel Navarro

El comisario Sergio Rubira, Rafa Marí y José Miguel G. Cortés delante de la instalación de Miquel Navarro en la fachada del IVAM. | E3

En la misma línea que señaló G. Cortés, Rubira también hizo notar cómo en la exposición “se ve su proceso de trabajo, la evolución de su trayectoria; cómo hace evolucionar pequeñas figuras realistas hasta otro tipo de estructuras tras trabajar la idea y encontrar su estilo propio”, lo que a la vez sirve como guía “para explicar cómo construimos nuestra propia identidad”.

El título de este Caso de Estudio se inspira en los antiguos ‘gabinetes de curiosidades’, “el origen de los museos”, según Rubira, que poseían algunos aristócratas, en los que reunían “objetos naturales y artificiales para entender mejor el mundo”. También hace referencia a los gabinetes secretos que poseen algunos museos donde reúnen aquello que no todo el mundo puede ver, ya que, como explicó el comisario, “hemos querido mostrar su intimidad en el hogar, rodeado de estos objetos”, una tarea para la que, por otra parte, Miquel Navarro ” ha sido muy generoso y nos ha abierto su casa sin ningún problema”.

El Gabinete Secreto de Miquel Navarro está acompañado por una nueva intervención en la fachada del IVAM, perteneciente al programa IVAM Produce, consistente en una ampliación de su obra ST.1972, una imagen inédita del comienzo de su trayectoria, que anticipa sus posteriores tótems fálicos y su búsqueda de la representación orgánica de los paisajes urbanos.

El periodista y escritor Rafa Marí, compañero del artista durante más de 40 años, estuvo presente en su nombre, ya que el escultor se encuentra recuperándose de unos problemas de salud, y leyó unas breves palabras de agradecimiento. En ellas, Navarro expresaba que la exposición “rememora las imágenes y los deseos de mi pubertad”.

“Desde finales de los 70 y principios de los 80, ya figura en la Historia del Arte como uno de los grandes renovadores de la escultura”, manifestó Rubira, “siempre ajeno a las tendencias y al que no le pueden las modas”. Marí expresó con sentido del humor lo mismo desde otro ángulo: “Siempre hace lo que le da la gana. Incluso con la mediación”.

El Gabinete Secreto de Miquel Navarro, su mundo íntimo del que provienen sus mundos públicos, les esperan con las puertas abiertas desde hoy hasta el 30 de mayo.

Suscríbete a nuestra newsletter