Las rachas han superado más de 100 kilómetros por hora

Gloria ha tirado al suelo el 80 % de los cítricos del litoral, según AVA

La Unió y AVA consideran "en líneas generales" beneficiosas las lluvias, pero la gran preocupación de los agricultores es el viento

Viñas nevadas en Fuenterrobles. | Foto: La Unió de Llauradors

La borrasca Gloria, que asola desde el domingo la Comunitat Valencia con intensas nevadas y lluvias y rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora, ha tirado al suelo hasta el 80 % de los cítricos en algunas zonas del litoral valenciano, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja).

Por el contrario, han valorado que en el interior, el frío, la nieve y el agua están siendo muy beneficiosos, especialmente para el viñedo y el olivar porque este episodio se adapta perfectamente a las necesidades del ciclo vegetativo en el invierno, recarga acuíferos y pantanos y mejora la lucha contra plagas y enfermedades.

En una estimación de urgencia por el temporal, la organización agraria ha detallado que se han visto afectadas algunas parcelas de las comarcas de La Marina, La Safor, La Costera y La Ribera, y ha advertido que las pérdidas de cosecha podrían ir a más por golpes por rameado en la fruta, exceso de humedad en el suelo o nieve.

En un comunicado, AVA-Asaja ha expresado su “preocupación” por los efectos negativos de la borrasca Gloria en medio de una campaña citrícola caracterizada por una merma del 30 % de la producción autonómica –ya castigada por los daños registrados por viento durante el mes de diciembre– y unos precios en origen al alza.

Las variedades más damnificadas por el temporal son aquellas que se encuentran en plena recogida o que alcanzarán su grado óptimo de maduración en los próximos meses: naranjas Lane, Sanguinelli, Valencia y Powell, así como mandarinas Nadorcott y Tango.

Gloria

Estado de los cítricos en La Costera. | Foto: La Unió de Llauradors

Igualmente, ha advertido de posibles perjuicios en hortalizas de temporada como coles, lechugas, alcachofas o cebollas, y en la próxima temporada de frutales y almendros. Tampoco hay que descartar, según han apuntado, desperfectos en infraestructuras agrarias, tales como invernaderos, almacenes agrícolas o mallas para proteger cultivos hortícolas.

Pese a todo, la organización ha aclarado que habrá que esperar a ver cómo evoluciona el clima y a que los agricultores puedan acceder a sus parcelas para estar en condiciones de valorar de manera precisa el alcance de los daños.

Por su parte, La Unió de Llauradors  ha anunciado que la primera fase de la borrasca deja daños por caída y rameado, sobre todo en variedades tardías de naranjas o en el caqui aún pendiente de recolectar, y la rotura de invernaderos, fundamentalmente de hortalizas o viveros, en zonas de la Comunitat Valenciana donde más se han notado los efectos del viento.

En algunas zonas se detecta la caída de fruta a tierra y las consecuencias del rameado en la misma, produciéndose así daños en cantidad y en calidad y la consiguiente depreciación comercial para sacarla al mercado. También pueden existir problemas por la rotura de infraestructuras agrarias. La Unió considera prematuro evaluar por el momento los daños porque el temporal continuará en el transcurso de las próximas horas.

No obstante, las lluvias de las últimas horas han resultado en general positivas para el campo valenciano. Han servido para recargar acuíferos y embalses, ahorrar riegos durante los próximos días, limpiar los árboles ante posibles enfermedades o plagas y regenerar los pastos para el ganado, entre otras cuestiones.

Para los cultivos de secano son muy importantes también estas temperaturas frescas porque no ha llegado a helar y los cultivos acumulan de este modo las necesarias horas-frío en esta fase invernal para su correcta evolución.

Olas de 8, 44 metros

Por otra parte, Gloria ha dejado ya un récord absoluto de altura significante de oleaje registrado por la red de boyas de aguas profundas de Puertos del Estado en València, que ha registrado 8,44 metros de altura significante (con este dato se puede estimar que se han producido olas con altura máxima de hasta 13,5 metros) hoy a las 7 de la mañana. Se trata de un valor que supera el récord anterior de 8,15 metros medido por la boya de Mahón durante el temporal que aconteció en enero de 2003.

Suscríbete a nuestra newsletter