La Comunitat, a la cola en número de empresas que invierten en tecnología

La Comunitat, a la cola en número de empresas que invierten en tecnología

La especialización sectorial de la Comunidad Valenciana es poco intensiva en tecnología  y conocimiento y se encuentra por debajo del promedio nacional.  Aunque ya se está produciendo una mejoría en este aspecto entre las empresas de nueva creación, la evolución no alcanza el mismo ritmo que experimentan  otras zonas de España. Es uno de los aspectos más destacados detectados por el Observatorio de Gobierno, Estrategia y Competitividad Empresarial (Gece) impulsado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y Bankia.

Mejoramos con respecto a nuestro punto de partida pero vamos más despacio que los demás, con lo cual el gap cada vez será más grande”, aseguró ayer el coordinador del Observatorio Gece, Alejandro Escribá, durante el acto de presentación de este organismo que tuvo lugar en Alicante organizado por la Asociación alicantina de la Empresa Familiar (AEFA).

Las comunidades que lideran hoy en día la inversión en tecnología en España son, según Escribá, Madrid, Barcelona, Navarra y País Vasco, mientras que la Comunidad Valenciana se sitúa en última posición por parte de las empresas pertenecientes al sector servicios. El motivo es el histórico predominio de este tipo de sociedades cuya actividad está orientadas al sector turístico.  “Eso hace que el proceso de transformación sea lento”, aseguró.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En el periodo estudiado -2014-2017-, el 79,5% de las empresas de servicios de la Comunitat Valenciana son de baja intensidad en conocimiento y solo el 20,5% está considerada como de alta intensidad.

A nivel industrial, las empresas valencianas sí se encuentran, sin embargo, en el promedio. En este caso la Comunitat Valenciana se sitúa alrededor de la media, con un 67,3% de las empresas de intensidad tecnológica baja o media-baja.

El nivel de competitividad general de las empresas de la Comunitat, según los datos expuestos ayer por Alejandro Escribá, está 1,5 puntos por debajo del promedio nacional, aunque este déficit desaparece cuando son familiares.

No alcanzar  la media nacional se debe principalmente a cuatro factores: el grado medio-bajo de especialización en áreas de intensidad tecnológica o de conocimiento, la falta de tamaño, una menor eficiencia del capital humano y rangos mejorables de rentabilidad. Además, el análisis de los datos recabados por el observatorio revela otros rasgos como que el carácter familiar está generalmente ligado a una mayor dificultad para crecer y ser competitivos, o que el tamaño empresarial y la intensidad tecnológica se asocian a mejores ratios en todos los ámbitos.

Mesa de empresarios celebrada durante la jornada |E3

Mesa de empresarios celebrada durante la jornada |E3

Para el coordinador del Observatorio Gece, uno de los grandes desafíos que permitiría una evolución positiva en  este aspecto tiene que ver con la elección de un gobierno corporativo por parte de las empresas valencianas, especialmente en las de carácter familiar.

Tener un administrador único no es malo, pero dificulta determinados procesos de sucesión, transición, de apertura de perspectivas y de cambio de tendencias”, afirmó. Igualmente, supone una traba a la hora de ganar tamaño, otro de los factores que influyen en la competitividad.

Según los datos analizados por Gece, el 31% de las empresas familiares están gobernadas mediante un consejo de administración, 13 puntos por debajo de las no familiares. Ese porcentaje sube en el rango de empresas más competitivas y llega a alcanzar el 38,1%. Asimismo, entre las medianas y grandes que destacan por sus buenas cifras, su uso se extiende al 51,1%.

Durante la jornada también se constató que las empresas familiares con mayores niveles de competitividad de la provincia de Alicante son “menos fuertes” en términos relativos que en Valencia y Castellón. La razón, según el coordinador del Observatorio Gece,  es que esas empresas son en general más pequeñas y optan menos por los consejos de administración en sus sistema de gobierno.

Buenas prácticas

Además de la exposición de algunos de los datos más relevantes del análisis realizado por el Observatorio GECE sobre la competitividad empresarial de la Comunitat, la jornada contó además con una mesa redonda sobre buena prácticas  en la que participaron María José Llopis, de Almendras Llopis;  Manuel Salguero, de Atlántica Agrícola; Pedro López de Chocolates Valor; y Francisco Gómez de Grupo Marjal.

Como cierre, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, transmitió el interés del Consell en avanzar durante la presente legislatura en el tema de las bonificaciones de algunos impuestos a las empresas familiares para que no supongan un impedimento en su desarrollo y que “a los problemas de la sucesión no se sumen los problemas de fiscalidad”.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.