Cátedra del Calzado

Climent: “La RSC fomenta la competitividad y mejora la vida de las personas”

El conseller ha asistido a la presentación del informe 'Innovación Social y Responsabilidad Social Corporativa en la industria del calzado' elaborado en la UMH

(de izda a dcha) Rafa Climent, Juan José Ruiz y José Antonio Belso |E3

El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, ha participado este martes en la presentación del informe ‘Innovación Social y Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la industria del calzado y componentes’, elaborado por la Cátedra del Calzado de la UMH. En el acto acto han intervenido también el rector de la Universidad Miguel Hernández, Juan José Ruiz, y el director de la cátedra, José Antonio Belso.

Climent ha indicado que “es necesario cambiar el modelo de gestión tradicional hacia un modelo de responsabilidad social donde las empresas generan confianza, flexibilidad para adaptarse al mercado e innovación“.

El conseller ha añadido que “a través de la implementación de medidas de RSC las empresas crean una diferencia competitiva al mismo tiempo que mejoran la vida de las personas de su ámbito de influencia”.

En este sentido, Climent ha destacado las medidas tomadas desde el Consell como la Ley para el Fomento de la Responsabilidad Social, aprobada en julio de 2018.

El titular de Economía ha valorado que esta ley “es un proyecto integral que favorece las buenas prácticas sociales, ambientales y éticas de las organizaciones y empresas y que ha contado con la coordinación de todas las consellerías“.

Informe sobre RSC en el sector del calzado

El informe elaborado por la Cátedra del Calzado, que cuenta con el apoyo de la Conselleria de Economía Sostenible, compila y analiza los datos de la encuesta sobre responsabilidad social corporativa en la que han participado 200 empresas del sector del calzado de la provincia de Alicante.

Los resultados muestran que estas empresas incorporan políticas de responsabilidad social corporativa de manera gradual, aunque con intensidad diferente según la dimensión de la empresa, las posibilidades de obtener financiación o inversión y su impacto en el balance de resultados.

Las exigencias legales, las campañas de información y formación, los requerimientos y presión de los grupos de interés y especialmente de los clientes son determinantes para la incorporación de las prácticas RSC y de Innovación social, según indica el informe.

Estos condicionantes se traducen en un mayor interés empresarial en la reducción de la impronta ecológica en los procesos de producción y comercialización.

En cuanto a los aspectos de responsabilidad social corporativa, destacan los puntos relativos a la calidad, la atención al cliente y la difusión de las medidas de mejora social adoptadas para contribuir a la mejora social del entorno local -principalmente mediante donaciones y/o patrocinios y la integración en movimientos cívicos de carácter asociativo- o los planes de igualdad como elementos diferenciadores de la competencia y de fidelización de clientes.

En cambio, todas aquellas cuestiones que tienen que ver con la cooperación, la coordinación, los cambios organizativos o la cualificación tienen, según el informe, menor incidencia. Es el caso del fomento del uso del transporte y la movilidad sostenible, la implantación de un sistema formal de gestión medioambiental, el control de estas normas en los proveedores, la participación en acciones formativas o la incorporación de los recursos humanos a la toma de decisiones. En muchas de estas cuestiones, se recalca la necesidad de una mayor sensibilidad por parte de la Administración hacia el fomento de la implantación de planes de responsabilidad social y ambiental.

Suscríbete a nuestra newsletter