La mortalidad laboral se reduce en la Comunitat Valenciana

Infartos y derrames cerebrales, principales causas de mortalidad durante la jornada laboral

La mortalidad laboral se ha reducido en la Comunitat Valenciana en los once primeros meses de 2019, según los datos del Ministerio de Trabajo. Los fallecimientos durante la jornada laboral ascendieron entre enero y noviembre del pasado año a 74, un 8,6 % menos que en el periodo comparable de 2018. Un total de 58 fallecimientos se produjeron en jornada laboral y 16 en itinere. Ha sido en este segundo aspecto donde más se ha reducido la mortalidad.

Hay que tener en cuenta también que desde el 1 de enero de 2019 las estadísticas de siniestrabilidad laboral también contemplan a la totalidad de los trabajadores autónomos. Con anterioridad solo se tenían en cuenta los accidentes laborales de aquellos autonómos que así lo hacían constar.

Si bien la evolución en mortalidad es positiva, no lo es en cuanto a siniestrabilidad total, ya que aumenta un 8 %. Las provincias de Castellòn (+ 11 %) y Valéncia (+ 9 %), son las que peor evolución presentan.

Por sectores, los de mayor peligrosidad son industria, donde se han contabilizado 9.701 accidentes; comercio, con 7.807, y construcción con 7.107 accidentes.


Industria, Servicios y Construcción, los sectores que presentan mayor siniestrabilidad


Por lo que se refiere a accidentes graves, entre enero y noviembre de 2019 se registraron un total de 331 frente a 320 del periodo anterior, es decir, un 3,4 % más. También en este caso hay que tener en cuenta que se contemplan los accidentes de trabajadores autónomos.

La peor evolución la presenta Alicante, que pasó de 107 accidentes graves en 2018 a 139 al año siguiente, lo que representa un incremento del 30 %. Por el contrario, Castellón presenta una disminución del 7,8 % y València del  10,7 %.

Los datos estadísticos publicados por el Ministerio de Trabajo reflejan una reducción en cuanto a la mortalidad laboral, 45 menos que en el mismo periodo del año anterior, en el conjunto nacional. Los fallecimientos se produjeron en 441 ocasiones durante la jornada de trabajo -39 menos que el año anterior- mientras que en itiniere la reducción fue de seis.

Si se contabilizan también los trabajadores autónomos, la cifra de mortalidad laboral sube en siete personas en el periodo enero-noviembre, hasta 644 víctimas mortales.

Teniendo en cuenta este condicionante, la estadística recoge 70 muertes de trabajadores por cuenta propia entre enero y noviembre, 64 en accidente de trabajo durante la jornada laboral y 6 “in itinere”, en tanto que un año antes solo había contabilizados 18 fallecidos en accidentes durante la jornada de trabajo.

De los 516 asalariados fallecidos hasta octubre, 525 eran hombres y 49 mujeres.

La mayoría de las muertes se produjeron por infartos, derrames cerebrales y otras causas estrictamente naturales (177 personas), si bien esta cifra se ha reducido en 41 respecto a un año antes.

Disminuyeron en 20 (hasta 82) las muertes en accidentes de tráfico y en 4 (hasta 17) las derivadas de un choque o golpe contra objeto en movimiento, mientras que aumentaron en 3 (hasta 64) las ocasionadas por quedar atrapado y en 10 (hasta 61), por golpes o caída.

El sector con mayor número de fallecidos es el de servicios, con 212 casos en el periodo, 45 menos que un año antes, si bien la construcción es la que presenta la mayor tasa de incidencia de accidentes por número de trabajadores.

Suscríbete a nuestra newsletter