Informe de Coyuntura Inmobiliaria de Euroval

El precio medio del metro cuadrado se revaloriza un 12,9 % en España en 5 años

Las provincias valencianas se sitúan por debajo de la media nacional, en un escenario nacional que va a tres velocidades

Los dos máximos responsables de la sociedad tasadora Euroval | E3

En los últimos cinco años, el precio del metro cuadrado en España se ha revalorizado de media un 12,9 %. Sin embargo, la recuperación del valor de las viviendas, en línea ascendente desde 2014, no ha llegado a todas partes por igual. Así lo confirman los datos del último Informe InmoCoyuntura del Instituto de Análisis Inmobiliario de la Tasadora Euroval. El estudio de la evolución del precio del metro cuadrado de 2014 a 2019 dibuja un escenario muy fragmentado.

En concreto, el informe de Euroval muestra que este precio se mueve a tres velocidades diferentes. Siete provincias registran desde 2014 incrementos superiores a la media nacional; mientras que otras 26 tienen una evolución positiva, aunque por debajo de la media nacional. En las restantes 20, los precios se han estancado o retrocedido respecto a la media nacional, que ha sido del 12,9 % (de 1.459 euros en 2014 a 1.647 euros en 2019).

La más rápida de estas velocidades corresponde a las provincias que baten holgadamente la subida media del precio del metro cuadrado a escala nacional. Así, Madrid y Barcelona son “las auténticas locomotoras de la recuperación del precio de la vivienda”. Ambas duplican la media nacional, con incrementos del 32,2% (de 2.014 a 2.664 euros) y del 30% (de 1.885 a 2.450 euros), respectivamente.


Valencia y Alicante van a velocidad intermedia; Castellón está por debajo de la mitad de la media nacional


Por detrás, se posicionan Málaga (24,1%: de 1.480 a 1.837 euros), Islas Baleares (23,9%: de 1.896 a 2.349 euros) y Las Palmas (22,1%: de 1.325 a 1.618 euros). Cierran de este grupo de alta velocidad la isla de Santa Cruz de Tenerife (18,6%: de 1.220 a 1.447 euros) y la ciudad autónoma de Melilla (15,4%: de 1.461 a 1.687 euros).

El grupo de la velocidad intermedia reúne 26 provincias, de las que únicamente siete superan la mitad del incremento medio nacional. Valencia, con un repunte en el precio del metro cuadrado desde 2014 del 10,1% (de 1.066 a 1.174 euros), lo encabeza. Está seguida de Alicante (8,1%: de 1.208 a 1.306 euros) y Navarra (7,2%: de 1.321 a 1.416 euros). Por detrás, se sitúan Zaragoza (6,7%: de 1.222 a 1.304 euros), Girona (6,5%: de 1.436 a 1.530 euros), Valladolid (6,5%: de 1.163 a 1.238 euros) y Lugo (6,5%: de 814 a 867 euros).

Por debajo de la mitad de la media nacional se sitúan otras 18 provincias. Lideradas por Lleida (5,3%: de 981 a 1.033 euros), Granada (4,8%: de 1.083 y 1.135 euros) y Sevilla (4,7%: de 1.258 a 1.317 euros). Por detrás se encuentra Castellón (1,8%: de 1.053 a 1.072 euros), entre otras. De esta forma, el estudio muestra que casi el 40 % de las provincias españolas presenta, tras cinco años seguidos de recuperación de la demanda residencial, un balance entre neutro y marcadamente negativo.

Situación similar por autonomías

A nivel autonómico, el mercado residencial apenas difiere del provincial, con variaciones en el precio del metro igualmente acusadas. La Comunidad de Madrid es de nuevo la región donde la revalorización de la vivienda muestra un comportamiento más positivo. Desde 2014, el precio medio del metro cuadrado se ha incrementado un 32,2%, más de dos puntos porcentuales que el de Cataluña (30%). También es 6 puntos porcentuales más alto que el de las Islas Baleares (23,9%) y más de 10 puntos porcentuales que las Islas Canarias.

En la Comunitat Valenciana, por su parte, se ha incrementado un 8,6 %, pasando de 1.122 en 2014 a 1.219 en 2019. En el extremo opuesto de la escala se posicionan Cantabria, Castilla y León y País Vasco, las tres regiones con una misma evolución negativa en este periodo, de -1,7%.

Por otro lado, el informe también analiza cómo ha evolucionado el stock residencial español desde 2004 hasta la actualidad. En este contexto, 2019 ha marcado un “punto de inflexión” en la reducción del stock acumulado durante los años del boom inmobiliario. Por primera vez desde 2013, este ha aumentado con respecto al ejercicio precedente, en torno al 3%, hasta situarse en las 475.532 unidades, 15.656 más que en 2018. De esta manera, el stock residencial español queda en niveles similares a los de 2017, cuando se llegó a las 476.938 viviendas, pero muy lejos del máximo de las 683.033 unidades alcanzadas en 2008.

Suscríbete a nuestra newsletter