El rendimiento agrario en la Comunitat Valenciana es uno de los más bajos

Según La Unió de Llauradors, utilizando datos de la Agencia Tributaria

Cuadro que refleja la renta agraria media por comunidades autónomas

La Unió de Llauradors i Ramaders, tras revisar los datos de la Agencia Tributaria sobre el rendimiento agrario netos declarado en 2017 (último ejercicio disponible), constata que los de la Comunitat Valenciana se sitúan en 9.955 euros, sólo por arriba de cinco comunidades y muy lejos de la vecina Murcia que encabeza el ranking con 15.703 euros.

Según la organización agraria, de los datos se desprende que los que viven fundamentalmente de la actividad agraria se encuentran un 36,5 % por debajo de la media de la base imponible declarada en los otros sectores. Además, a medida que disminuye el tamaño de la población, decrecen también de forma progresiva tanto los rendimientos del trabajo, como los rendimientos de las actividades económicas.

Esta brecha económica que separa a agricultores y ganaderos de otros ciudadanos, afecta también al medio rural respecto del urbano. Así, en el mismo ejercicio 2017, mientras que los rendimientos medios del trabajo declarados en las poblaciones de más de 500.000 habitantes fueron de 26.360 euros, en los municipios más pequeños -por debajo de los 1.000 habitantes- la media estuvo en 13.437 euros. Igualmente se comportan los rendimientos de actividades económicas, que se colocaron en los 16.774 de media en las grandes poblaciones, frente a los 5.932 euros de las de menor dimensión.

La tendencia es además progresivamente decreciente a medida que el tamaño de la población disminuye y también constante en el tiempo, ya que datos similares pueden encontrarse en los ejercicios precedentes.

La situación que reflejan los datos fiscales contrastan significativamente con los indicadores de renta que maneja el Ministerio de Agricultura y para el año 2017 arrojaría una renta agraria por unidad de trabajo de 33.433 €.

La Unió plantea una revisión de las herramientas estadísticas que en su opinión “conducen a conclusiones tan alejadas de la realidad que se vive en el campo”.

Determinar con exactitud la renta agraria real es imprescindible para que el Plan Estratégico de la Política Agraria Común inlcuye los rendimientos netos declarados por los agricultores a la Agencia Tributaria.

“De lo contrario -agrega la organización agraria- se estaría partiendo de un diagnóstico erróneo en cuanto a alcanzar el objetivo de mejorar las rentas de los agricultores”.

Suscríbete a nuestra newsletter