AlternaCoop lanza el vehículo eléctrico compartido recargado con energía solar

Busca financiación mediante crowdfunding para instalar la primera electrolinera solar de la Comunidad Valenciana

La cooperativa valenciana AlternaCoop quiere implementar en el área metropolitana de Valencia la primera red de vehículos eléctricos compartidos que se recarguen con energía solar. Tras poner a disposición coches eléctricos de alquiler, la cooperativa busca dar un paso más e instalar su primera “electro-linera”, un punto de carga para estos vehículos que ocupe una extensión de 700 m2 y que funcione gracias a la energía solar. Para conseguir los 7.235 euros que necesita la adecuación del espacio y poder fomentar así nuevas formas de movilidad sostenible, están llevando a cabo una campaña de crowdfunding en lateuaterra.com que finaliza el próximo 4 de enero.

“La movilidad sostenible es uno de los ejes centrales sobre los que se ha de trabajar en la lucha contra el cambio climático. Necesitamos evolucionar como sociedad y buscar otras formas alternativas de desplazamiento que sobrepasen el vehículo privado, que actualmente se encuentra un 95% del tiempo parado. En paralelo al fomento del transporte público, el vehículo eléctrico compartido puede ser una de nuestras alternativas”, explica Vicent García, actual presidente de AlternaCoop, que junto a Nuria Vázquez, Rafa Esteve y Melchor Monleón, entre otros, fundaron la cooperativa en 2017.


La startup alquila vehículos eléctricos en el área metropolitana de València


Este año, AlternaCoop ha comenzado su actividad económica ofreciendo, a través de una app, el alquiler de vehículos eléctricos que se encuentran distribuidos por el área metropolitana de València.

La ‘electro-linera’ solar
Uno de los fundamentos de la cooperativa es el fomento del uso de energías limpias, como la energía solar, para hacer funcionar los vehículos eléctricos. “En nuestro eCoworking, situado en Albalat dels Sorells, tenemos un tejado de 700m2 en el que queremos instalar 12 placas fotovoltaicas de 315 Wp para crear esta primera ‘electro-linera’.

“Por cada placa se cargaría la batería de un vehículo que podría recorrer 75 km al día. En un año, sumaría un total 27.370 km, lo que significa un ahorro anual de aproximadamente 9.000 kg de emisiones de CO2 que produciría un vehículo de combustión”, comenta Juan Peris, otro de los promotores del proyecto. Según aseguran los promotores, la potencia de la instalación fotovoltaica de la ‘electro-linera’ aumentará si superan su objetivo de financiación, subiendo aproximadamente 315 Wp por cada 500 euros adicionales que logren.

Con la campaña de crowdfunding, AlternaCoop espera conseguir, como mínimo, 7.235 euros, la cuantía necesaria para poder adquirir e instalar los paneles de energía solar. La iniciativa está activa hasta el 4 de enero en lateuaterra.com, la primera plataforma de micromecenazgo especializada y dedicada a proyectos que cuiden, respeten y mejoren el entorno más próximo.

Suscríbete a nuestra newsletter