cialis original la mas barata cialis 50 mg online donde comprar el viagra cialis india generico comprar viagra 50 mg

Entrevista con Pablo Serratosa, presidente ejecutivo de Grupo Zriser

Grupo Zriser entra en una nueva participada y cierra 2019 con 13M de beneficio atribuido

Se trata de una tecnológica dedicada al desarrollo de productos y soluciones en el ámbito del Aprendizaje Automático (Machine Learning) y la Inteligencia Artificial (IA)

Grupo Zriser, brazo inversor de Ana y Pablo Serratosa Luján continúa en proceso inversor, tanto en el sector empresarial como inmobiliario, así lo confirma a Economía 3, Pablo Serratosa, presidente ejecutivo de Grupo Zriser.

Tras la compra este este año de Alción Plásticos –ahora Alcion Packaging Solutions– y del edificio Mediterráneo en València –que cuenta con inquilinos de primer nivel como Naturgy, Indra o Haya Real Estate–, y de la entrada en las startup Flamingueo (e-commerce de productos de tendencia) y Consentio (plataforma para comercio B2B en el sector hortofrutícola); ahora llega el turno de una spin off de la UPV.

El family office de la familia Serratosa va a tomar una participación cercana a los 100.000 euros en Solver Machine Learning.

Se trata de una tecnológica dedicada al desarrollo de productos y soluciones en el ámbito del Aprendizaje Automático (Machine Learning) y la Inteligencia Artificial (IA), promovida en el Centro de Investigación “Pattern Recognition and Human Language Technology” de la Universitat Politècnica de València (UPV).

Entre sus hitos recientes destaca el acuerdo alcanzado hace unos meses con el Valencia CF. A partir de la creación de algoritmos y del análisis de los datos, utilizando técnicas de deep learning y machine learning,  la colaboración con Solver está permitiendo al club establecer modelos predictivos en la toma de decisiones, logrando una mayor eficiencia en sus procesos productivos y en el conocimiento de sus aficionados.

La idea del Grupo Zriser en este tipo de participaciones tecnológicas –ya está en el capital de 9 startups– es acompañarlas en su crecimiento: “no estamos en el Consejo de Administración, aunque contamos con la misma información que él”. Como máximo la inversión alcanza 150.000 euros, “solemos invertir menos al principio por si se produce un fundraising posterior o una segunda ronda de inversión”, ha explicado Serratosa.

Inversiones en el entorno empresarial e inmobiliario

Por otra parte, está la división industrial del grupo que controla 8 compañías en diversos sectores, y no deja de estudiar operaciones –entre cien y doscientas al año–. En estos momentos confirma Pablo Serratosa “estamos analizando 15 operaciones a la vez, pero eso no quiere decir que todas salgan adelante, las cosas maduran muy poco a poco, y nos mantenemos fieles a unos criterios”.

¿Cuáles son esos criterios? Siempre entran con mayoría accionarial, puede ser del 100%, o un porcentaje menor, pero siempre que rebase la mayoría (con una inversión media de equity de 10-15 millones); no entran “en empresas que ya están muertas”, sino en compañías “con un Ebitda superior al millón de euros, pero con necesidades de sucesión, con necesidades financieras para el crecimiento, para la exportación, para la ‘eficienciación’ de los sistemas productivos o de los canales de distribución; etc.”. Por ejemplo, el caso de Alcion “es el de una reestructuración industrial, que conlleva inversiones en maquinaria y acciones para ganar eficiencia productiva (atajar mermas, costes de mantenimiento…)”, confirma Serratosa.

Además son compañías que se sitúan en un radio de acción cercano –“lo que nos permite ir y volver en el día, ya que mantenemos reuniones y visitas semanales para apoyarles y ‘eficienciar’ el negocio”– y sobre todo debe acordarse previamente a su entrada “un plan definido con la propiedad para una posterior salida conjunta en cuatro-cinco años vista”.

pablo-serratosa-grupo-zriser

Pablo Serratosa. | Foto: Vicente Jiménez

  • ¿Es el empresario familiar consciente de esta alternativa que se le presenta con un grupo como el vuestro?
  • Es muy difícil que un propietario se acerque a ti para vender su compañía que puede ir bien pero que tiene necesidades. Aunque la realidad que debe pensar es: “yo ya he llegado hasta aquí solo, voy a vender un 51%, reduzco mi riesgo a la mitad y caminaremos juntos para,  en una segunda fase, vender conjuntamente”.
  • Pero muchos pueden pensar.. ¿para qué voy a vender ahora si me espero y puedo vender después más caro?
  • El futuro nadie lo conoce, pero lo que está claro es que si venden ahora, consiguen rentabilidad ahora y en tres/cuatro años cogestionando juntos y con un plan de acción definido, aumentará posiblemente esa plusvalía.
  • Y ahí, la pelota está en el tejado de Zriser, que asume el riesgo en mayor medida…
  • Mientras el empresario lo reduce (porque ya ha hecho plusvalía), nosotros que compramos, incrementamos el riesgo al 100% y por supuesto que queremos hacerla crecer, pero y si no pasa, los únicos que perderíamos seríamos nosotros.
  • No obstante, ya pesan más los casos de éxito: como McBath, lo que estáis consiguiendo con THU…
  • Es un trabajo conjunto de todo el equipo, propio de Zriser y de las compañías. En THU, entramos en 2015, en una situación muy complicada y con ocho millones de facturación. Reforzamos el equipo con cuatro personas en dirección y en 2018 ya consiguió cerrar con 25,4 millones; y este año (con 57 empleados) seguirá creciendo hasta los 35 millones de euros (+37,79%). Está especializada en perfilería y techos metálicos y se está abriendo mucho al canal de prescripción, al de grandes superficies comerciales, etc., donde tiene un alto potencial de crecimiento. Era la gran desconocida.
  • El resto de la división industrial también sorprende: la histórica Punt, Tayg… Aunque lo parece, no es una barita mágica, es trabajo.
  • La empresa de mobiliario Punt, ha salido de dos quiebras, y va a superar los 4 millones de facturación este año. En la firma de cerveza artesanal valenciana Tyris, entramos en julio de 2014 cuando facturaba 200.0000 euros y este año cerrará con 1,5 millones y Tayg, que acaba de presentar una nueva línea de negocio, Tayg Clinic, pasará de 16 a 19 millones de facturación este año.
  • Son saltos cualitativos, para ganar tamaño y posicionamiento…
  • La empresa valenciana normalmente tiene el peligro de ser pequeña, nuestra idea al tomar el control es que dupliquen o tripliquen el tamaño y su valoración. Buscamos que sean empresas más visibles y puedan, bien a través nuestro o de otro, consolidar su crecimiento y seguir generando empleo.
  • Incluso competir internacionalmente…
  • Como Inrema, dedicada a la fabricación de máquina herramienta, entre otros para el sector grafito. Se ha presentado a una oferta internacional muy importante, que puede dar lugar a un contrato internacional de gran calado; de conseguirlo será una demostración de I+D y tecnología de primer nivel, capaz de competir con multinacionales de todo el mundo. En breve lo sabremos, tenemos puestas muchas esperanzas.
  • En algunas de estas compañías entrasteis ya hace casi cinco años, ¿os planteáis el proceso desinversor?
  • La ventaja es que no somos capital riesgo, al ser nosotros gestores e inversores, no tenemos ninguna obligación de cumplir un timing para invertir o desinvertir. No tenemos ni presión en la inversión ni en la desinversión. A veces, como en el caso de Tayg nos decantamos por un ‘build up’, esto es la compra de una empresa relacionada –en este caso TER con soluciones plásticas para la construcción–, para seguir aportando valor.
  • Por otra parte, seguís activos en inversión inmobiliaria tras la compra del Edificio Mediterráneo…
  • Sí, estudiamos cerca de 200 inmuebles al año, diversificar activos equilibra rentabilidad y riesgos.
  • Además de la apuesta por el mercado de capitales a través de la gestora NAO…
  • Creemos que todas las empresas familiares han de tener una parte en liquidez que debe rentabilizarse bien. Esa liquidez, aunque grave en Patrimonio (al no estar afecta a actividad) es necesaria si se quiere mantener la empresa dentro de la familia, pues siempre puede ocurrir algo en la empresa o en la propia familia que implique una reestructuración accionarial y requiera de activos en liquidez.
  • Con todo, ¿cómo cerrará el año Grupo Zriser?
  • Nuestra previsión de facturación agregada es de 97 millones de eros, frente a los 60,5 del año pasado (+60,3%), con unos 14 millones de Ebitda y un beneficio atribuible de 13 millones.
Suscríbete a nuestra newsletter