Autoridad Portuaria de Valencia

Ampliado el plazo para presentar alegaciones a la ampliación norte del puerto

A partir del 8 de enero, se recogerán todas las alegaciones a la propuesta de TIL, filial de MSC y se contestarán una a una y se elaborará un informe técnico

Imagen de la futura ampliación norte del puerto de Valencia | E3

Se amplía el plazo, hasta el próximo 8 de enero, para presentar alegaciones a la construcción y explotación de la nueva terminal  de contenedores de la ampliación norte del Puerto de Valencia por parte de Terminal Investment Limited Sarl (TIL), filial del grupo MSC, debido a un error detectado por la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) a la hora de explicar dónde se puede encontrar la documentación.

En concreto, en el primer anuncio que hizo la Autoridad Portuaria de Valencia y que salió publicado en el BOE, el pasado 23 de noviembre, se explicaba que la información se podía consultar en las propias oficinas de la Autoridad Portuaria y se omitió que también estaba disponible en la web.

Esta rectificación, que se ha publicado en el BOE, el pasado 8 de diciembre, da lugar a que el plazo para presentar alegaciones se amplíe 20 días hábiles más con el fin de ser más garantistas, alargándose de esta manera, hasta el próximo 8 de enero

Una vez que se recojan todas las alegaciones desde los diferentes ámbitos, estas se estudiarán y contestarán una a una y se elaborará un informe técnico.

Desde organizaciones como CEV, la Cámara de Comercio y Propeller han manifestado su adhesión al proyecto. Mientras que la Junta de Gobierno Local de València aprobó, con los votos de Compromís y la abstención del PSPV, pedir una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) sobre la afección de las obras de ampliación norte del puerto en los barrios que rodean el recinto y en el entorno natural, especialmente las playas.

La petición se recoge en una moción del alcalde, Joan Ribó, que incluye siete informes de la Secretaría de Urbanisme (con un informe de la Universitat Politècnica de València) y los servicios de Playas, Movilidad, Devesa-Albufera, Parques y jardines, y Emergencia Climática y Transición Energética.

Se calcula que podrían atravesar la zona hasta 400 camiones por hora y que los efectos de dragado podrían causar daños graves sobre el entorno natural, además de un cambio paisajístico sobre las playas.

En la moción se pide al Ministerio competente una nueva DIA previa a la aprobación final de la concesión administrativa de la nueva terminal de contenedores, a la que opta la firma Terminal Investment Limited (TIL).

También insta a la Conselleria de Política Territorial a comunicar a la Autoridad Portuaria la importancia del punto 2.d) de la Directiva 124 sobre puertos de la Comunitat Valenciana, que habla de “evitar las actuaciones que supongan detrimento de la calidad del frente litoral, por su gran importancia estratégica”.

La nueva terminal de contenedores cuenta con una DIA de 2007 y el informe de Secretaría considera que hay modificaciones respecto a entonces sin que haya sido objeto de una nueva evaluación que permita valorar la afección ambiental derivada del nuevo emplazamiento del muelle.

Además, alude al agravamiento de la incidencia paisajística que la declaración de 2007 ya reconoció en su inicial ubicación más alejada de la playa de la Malvarrosa, y pide a la APV que se dirija al órgano competente del Ministerio para la Transición Ecológica para que se pronuncie de forma expresa sobre la necesidad de una nueva DIA.

Por su parte, Aurelio Martínez, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia ya ha manifestado que le gustaría que el proceso estuviera concluido en el primer semestre del año, incluida la adjudicación a TIL (MSC).

Ha indicado también que estas adaptaciones podrían asumirse pero “en ningún caso paralizar el proyecto de ampliación”.

Igualmente, la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) estaría dispuesta a asumir mejoras al proyecto de ampliación del puerto de Valencia si así lo recogiera un informe externo de adaptación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

Según Martínez, que participó en la reunión del comité asesor de la Comisión delegada para asuntos territoriales de la APV, todas las alegaciones se estudiarán y las que sean “razonables y viables” se asumirán por que el objetivo es “hacer el mejor proyecto posible”.

No obstante aseguró que hay personas que han dicho que “quieren la DIA -una nueva declaración de impacto ambiental- no porque les preocupe el medioambiente sino porque lo que quieren es paralizar la ampliación”, algo que el alcalde no ha dicho, alegó el presidente de la APV.

Martínez aseguró que, ya que la actual DIA está vigente, se podría encargar a “una agencia o a quien sea” que analice el proceso por si necesita alguna adaptación.

Señaló también que una nueva declaración por parte del Ministerio de Fomento supondría tres años más en caso de ser simplificada, o cinco años.

cOMITE ASESOR-APV

Comité asesor del puerto de Valencia, reunido el pasado jueves. | Imagen: E3

Nueva terminal de pasajeros

Por otra parte, la APV tiene previsto aprobar el pliego de bases y condiciones para la construcción y explotación de la nueva terminal de pasajeros del puerto de Valencia en el próximo Consejo de Administración que se celebrará el 19 de diciembre. El Comité, presidido por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, contó con la presencia de representantes del ayuntamiento y de la Generalitat. Por parte de la APV asistieron, además  del presidente, Aurelio Martínez, el director general, Francesc Sánchez, y el subdirector general, Manuel Guerra.

Durante el encuentro, existió un gran consenso sobre los requisitos que debe cumplir esta nueva infraestructura. En concreto, se apostó por una terminal ecológica, accesible y con buenos accesos para el transporte público. En este sentido, el Comité Asesor respaldó que la futura línea de tranvía L10 conecte Nazaret con la Marina y el Cabanyal pasando por el puente de Astilleros. La nueva terminal de pasajeros estará ubicada en los antiguos terrenos de Unión Naval y respetará los edificios catalogados como históricos por la Cátedra Demetrio Ribes.

La nueva estación exigirá que los buques de cruceros puedan apagar sus motores y conectarse a la red eléctrica cuando estén trabajando en el puerto. El alcalde y el presidente de la APV mantienen un consenso total en este aspecto y se mostraron interesados en agilizar al máximo el proyecto de la nueva subestación eléctrica. Se trata de una infraestructura necesaria para este fin que está en tramitación desde hace más de año y medio. Actualmente, la subestación eléctrica ya cuenta con el visto bueno de la Conselleria de Economía y está siendo estudiada por la Conselleria de Transición Ecológica.

En este sentido, Aurelio Martínez, presidente de la APV, manifestó que “le vamos a poner en los pliegos todas las restricciones que nosotros entendemos que debe tener. Por ejemplo, la estación debe posibilitar que los cruceros se puedan conectar a la energía eléctrica, debe respetar las edificaciones de la Unión Naval de Levante, todos los elementos patrimoniales que la Cátedra Demetrio Ribes dijo que había que mantener. Hay espacio para hacer un edificio muy bonito, recuperando los antiguos astilleros”.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, destacó que “cuando lleguen los cruceros, tengan todas las condiciones necesarias para que la conexión eléctrica sea posible. Por eso se está trabajando en una estación transformadora, que está en estos momentos en la Conselleria de Medio Ambiente”.

Suscríbete a nuestra newsletter