La C. Valenciana empeora los datos de siniestrabilidad y mortalidad laborales

La tasa de mortalidad en la Comunitat supera la media nacional

La construcción es la actividad con mayor siniestrabilidad por número de trabajadores

La siniestrabilidad y mortalidad laborales en la Comunitat Valenciana han empeorado en comparación con el año anterior. Según los datos hechos públicos hoy por el Ministerio de Trabajo, en el primer caso el aumento ha sido del 4,1 % y del 1 % en los accidentes mortales.

En nuestra autonomía, la tasa de accidentes laborales con baja fue de 269,6 por 100.000 trabajadores, lo que nos sitúa por debajo de la media nacional, 284,4. Por el contrario, superamos la tasa en cuanto a accidentes mortales: 0,335 por cada 100.000 habitantes frente a 0,255 de tasa estatal.

En el conjunto nacional, los accidentes laborales causaron 516 muertes entre trabajadores asalariados hasta octubre, 41 menos que en 2018.

Durante la jornada de trabajo perdieron la vida 393 trabajadores asalariados, 42 menos que en el mismo periodo de 2018, mientras que “in itinere” (en el trayecto hacia o desde el trabajo) fallecieron 123 empleados, una menos que un año antes.

Si se contabilizan también los trabajadores autónomos, el balance de mortalidad en accidente de trabajo sube en seis personas en el periodo enero-octubre, hasta un total de 578 víctimas mortales.

No obstante, no son datos directamente comparables porque la cobertura específica de accidentes de trabajo para los afiliados al régimen de autónomos pasó a ser obligatoria con carácter general el 1 de enero de 2019, mientras que hasta entonces era voluntaria y solo cubría a alrededor del 20 % del colectivo.


Las mujeres tienen más accidentes in itinere, pero con un bajo índice de gravedad y mortalidad


Teniendo en cuenta este condicionante, la estadística recoge 62 muertes de trabajadores por cuenta propia entre enero y octubre, 56 en accidente de trabajo durante la jornada laboral y 6 “in itinere”, en tanto que un año antes solo había contabilizados 15 fallecidos en accidentes durante la jornada de trabajo.

De los 516 asalariados fallecidos hasta octubre, 471 eran hombres y 45, mujeres.

La mayoría de las muertes se produjeron por infartos, derrames cerebrales y otras causas estrictamente naturales.

Disminuyeron en 23 (hasta 73) las muertes en accidentes de tráfico, mientras que aumentaron en 5 (hasta 54) las causadas por golpes o caída, en 1 (hasta 17) por choque o golpe contra objeto en movimiento y en 1 (hasta 55) las derivadas de quedar atrapado o tras aplastamiento o amputación.

En el caso de los accidentes in itinere, las mujeres presentan una mayor siniestrabilidad. 34.775 accidentes frente a 31.651 de los hombres. Sin embargo, su relevancia es muy inferior en los accidentes graves o mortales. En el primer caso, se registran 806 hombres por 123 mujeres; mientras en accidentes mortales son 107 hombres por 16 mujeres.


En términos absolutos, servicios es el sector con mayor mortalidad; en términos relativos, la construcción


El sector con mayor número de fallecidos es el de servicios, con 191 casos en el periodo, 45 menos que un año antes, si bien la construcción es la que presenta la mayor tasa de incidencia de accidentes por número de trabajadores.

La siniestrabilidad del periodo arrojó un total de accidentes de trabajo con baja de 536.450, mientras que el de accidentes sin baja fue de 609.516. Los accidentes con baja experimentan un aumento del 5,2 % respecto al mismo periodo de año pasado, mientras que los sin baja caen un 0,8 %.

Dentro del total de accidentes con baja se produjeron 465.318 accidentes en jornada y 71.132 accidentes in itinere. La variación en relación al año anterior se situó en el 5,5 % para los accidentes en jornada y en el 3,1 % para accidentes in itinere.

Suscríbete a nuestra newsletter