La variante de Bétera estará terminada en 2 años con un presupuesto de 15 millones

La Diputación de València prevé que el desvío liberará a la localidad del tráfico de 12.000 vehículos diarios

Aspecto actual del acceso a Bétera que será sustituído por la nueva variante

La Diputación de València ha iniciado la ejecución de las obras de la variante norte de Bétera, que permitirá desviar 12.000 vehículos que colapsan el tráfico diariamente. La obras tienen un plazo de 24 meses para realizar el nuevo trazado de 4,7 km. La variante permitirá a los vehículos procedentes de València enlazar con la CV-310 hacia Náquera y Serra sin pasar por Bétera.

Esta infraestructura cuenta con una inversión de 15,3 millones de euros para la primera fase. El proyecto contempla arcenes-bici de dos metros de ancho a ambos lados de los carriles y una vía ciclopeatonal de 2,30 metros de anchura en el margen izquierdo, segregada y protegida de la carretera.

En el apartado técnico, la nueva variante tendrá una sección tipo de dos carriles con un ancho de 3 metros cada uno y, además de desviar el tráfico del núcleo urbano de Bétera facilitará los accesos al municipio y los polígonos industriales de L’Horta Vella y El Pla. El trazado incluye la construcción de cuatro glorietas que, junto a las vías de servicio laterales, proporcionan el control total de los accesos a la carretera.

El proyecto de variante del área de Carreteras de la Diputació ha tenido en cuenta tanto la seguridad como el impacto paisajístico de la actuación, y cuenta también con alumbrado en tres de las glorietas, que serán ajardinadas del mismo modo que se revegetarán los taludes y se colocarán pantallas acústicas en tramos próximos a edificaciones.

También se construirán cuatro estructuras para salvar la línea férrea de metro y los barrancos del Carraixet y de Cerezo. Destaca el puente sobre el Carraixet, con 164 metros de longitud y cinco vanos.

Suscríbete a nuestra newsletter