Acertar con la talla de calzado es más fácil con el probador del IBV

Optitalla escanea el pie en 3D y determina la talla más adecuada sin necesidad de probar el zapato

El Instituto de Biomecánica (IBV), en colaboración con la marca Satorisan, ha llevado a cabo una demostración de su tecnología de escaneado 3D del pie en la tienda de esta firma de calzado en València. Las personas que han asistido a dicho establecimiento durante la sesión han podido obtener una imagen de sus pies en 3D así como sus principales medidas reales.

Esta acción forma parte de la colaboración que está realizando Satorisan con el IBV en el proyecto optitalla, financiado por el Ivace. Su objetivo es desarrollar una metodología que permita ayudar a los usuarios a seleccionar la talla adecuada sin necesidad de probarse físicamente el producto.

Según ha explicado el responsable del proyecto en IBV, Alfredo Ballester, esta tecnología tiene un “importante potencial para desarrollar productos y servicios que permitan mejorar la experiencia de compra por internet y reducir las devoluciones de productos, pero también para modernizar y transformar la experiencia de compra en los puntos de venta tradicionales digitalizando la prueba física de productos en tienda” como ha quedado demostrado durante la prueba.

Partiendo de tecnología de bajo coste desarrollada por IBV, que permite realizar una reconstrucción del pie en 3D precisa a partir de un número reducido de imágenes, como es el DOMEscan/IBV (para escanear en la tienda) o la App 3DAvatarFeet (que permite escanear el pie con un smartphone), el instituto ha trabajado en la generación de los algoritmos que permitirán asignar la talla adecuada de los usuarios de forma automática.

El máximo responsable de Satorisan, Alejandro Monzo, ha señalado que con este sistema se podrá obtener “más datos técnicos de los pies de sus consumidores, que generalmente se pierden en la venta tradicional (…) podremos optimizar mucho más nuestros diseños”.

La metodología desarrollada está dirigida inicialmente al sector del calzado, pero “es adaptable a otros sectores industriales que fabriquen y vendan productos por tallas tales como prendas de vestir, ortopedia o equipos de protección individual”, ha señalado Alfredo Ballester.

Otra de las empresas que ha colaborado en la realización de pruebas son Ortoprono, mientras que Calzamedi y Garvalín han intervenido en diversas fases del proyecto.

Suscríbete a nuestra newsletter