Según Asaja

Cae un 28% el valor económico de los cultivos de la provincia de Alicante en 2019

Debido a la peor campaña citrícola en quince años, los efectos de la DANA en las hortalizas y los "preciosos ruinosos" de la uva del Vinalopó

Archivado en: 

La peor campaña citrícola en quince años, los efectos de la DANA en las hortalizas y los “preciosos ruinosos” de la uva del Vinalopó condenan el año agrario 2019 en la provincia de Alicante a un descenso del valor económico del 28 % en comparación con el ejercicio anterior.

Este es el balance agrario de 2019 que ha hecho este jueves la Asociación Jóvenes Agricultores (Asaja) de Alicante en el tradicional encuentro con los medios de comunicación en estas fechas previas a las fiestas de Navidad.

Según Asaja de Alicante, “el único dato positivo llega de la mano de la gestión de la nueva consellera de Agricultura, Mireia Mollà, con respecto a la crisis de la Xylella Fastidiosa, que desde septiembre ha cambiado de estrategia y se han dejado de arrancar almendros sanos de forma indiscriminada“.

Los tres cultivos que justifican el “descalabro” del valor económico agrario en 2019 son: cítricos, hortalizas y, dentro del viñedo, la uva de mesa. Precisamente, los que mayor valor tienen en el mercado.

Además, cítricos (49, 9%) y hortalizas (22,7 %) copan la producción vegetal de la provincia. Y es que, cuando la campaña citrícola va mal, es muy difícil que las gráficas arrojen números positivos, ya que este cultivo representa más del 45 % de la renta agraria en Alicante.

En el caso citrícola, en la campaña 2018-2019 se produjo un “cataclismo de precios en origen que nos llevó a la peor campaña citrícola de los últimos 15 años, con pérdidas estimadas para los agricultores de 123 millones de euros“, han asegurado responsables de Asaja de Alicante. Uno de los motivos de esta situación fue “la entrada masiva de cítricos de Sudáfrica“.

Desde Asaja advertimos de que la libre entrada de productos de terceros países fue el detonante, generando una inestabilidad de la campaña permanente y la causa principal de una de las mayores crisis de precios de las últimas dos décadas”, ha remarcado el presidente de Asaja de Alicante, Eladio Aniorte.

Mientras, las hortalizas fueron el cultivo más afectado por la DANA de septiembre pasado y, principalmente, por “las múltiples roturas del Segura”, según la asociación.

De las 6.000 hectáreas plantadas en la comarca de la Vega Baja, quedaron destruidas 5.000 hectáreas, contabilizándose unas pérdidas de 138 millones de euros, de acuerdo con los datos manejados por la entidad.

Se perdieron algunas de las hortalizas más valiosas, como la alcachofa, boniatos o calabazas“, ha informado, por su parte, el presidente de Asaja de Orihuela, José Vicente Andreu.

Por ello, vemos cómo se produce una importante bajada en las toneladas de un 28,8 %, pasando de 377.594 toneladas en 2018 a 268.658 toneladas en 2019, y un pinchazo en el valor económico de -50,9 %, pasando de 199.262.395 euros en 2018, a 97.919.138 euros en el 2019″, ha concretado Andreu.

El tercer vértice de este fatídico triángulo agrario lo compone la uva de mesa embolsada del Vinalopó. El viñedo, a pesar de que mantiene la superficie cultivada y aumenta la producción, desciende acusadamente en valor económico, al pasar de 73.072.982 euros en 2018 a 47.326.438 euros en 2019 (-35,2%), como consecuencia, sobre todo, de los ruinosos precios esta campaña.

En el resto de los cultivos, la tendencia de las cifras económicas tampoco resulta favorable. Por ejemplo, el olivar, cultivo único que mayor superficie ocupa en la provincia de Alicante, con 28.000 hectáreas, se ha visto lastrado por una bajada del valor económico de un 32,1 %, debida, principalmente, a los precios bajos que ha tenido el aceite de oliva, que ha vivido una campaña históricamente mala.

No han corrido mejor suerte los frutales de hueso (cereza, níspero, albaricoque), donde Asaja de Alicante aprecia una disminución de la superficie cultivada de un 4,7 % a causa del efecto desánimo por los bajos precios que arrastran en las últimas campañas, que han hecho retroceder las plantaciones y una pérdida del valor económico del 7,6 %.

En general, como arroja el valor económico de cada uno de los cultivos, los precios percibidos por el agricultor han sido ruinosos y han afectado de forma muy negativa a los ingresos y, por tanto, a la capacidad inversora de nuestros productores“, según la asociación.

Ello, “sin duda, podría perjudicar las hectáreas cultivadas y la planificación para el próximo año”, ha apuntado.

En 2020 también influirá directamente el hecho de que los agricultores de hortaliza de la Vega Baja sin seguro agrario y afectados por la DANA (el 97 %) reciban o no algún tipo de compensación económica por parte del Gobierno o Consell“, según Asaja de Alicante

Por otra parte, Asaja de Alicante sostiene que la situación hídrica de 2019 ha estado marcada por “los continuos desaires al acueducto por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, persona que, en su mandato, no se ha dignado a reunirse con los regantes del levante ni una sola vez”.

Que el Gobierno socialista haya rechazado por primera vez la opinión de los técnicos y reducido el trasvase previsto para noviembre a 4,7 hectómetros cúbicos solo para suministro urbano sienta precedentes y es síntoma de la predecible hoja de ruta que puede estar empezando a trazar la alianza PSOE-Podemos que, previsiblemente, nos gobernarán durante los próximos cuatro años“, ha dicho Aniorte.

Suscríbete a nuestra newsletter