Apuesta por crear nuevas cadenas de valor basadas en la biomasa residual

Bioeconomía: La “herramienta necesaria” para descarbonizar la economía

Manuel Lainez resalta la importancia de las tecnologías de la Comunitat para llevar nuevos productos al mercado

Manuel Lainez, director de Lainez Biotrends | E3

La bioeconomía se ha convertido en la “herramienta necesaria” para hacer posible la descarbonización de la economía. Así, tras la obtención de alimentos y productos forestales a partir de recursos de origen biológico, se deben generar nuevos productos.

Así lo asegura Manuel Lainez, director de Lainez Biotrends. El experto ha impartido la conferencia ‘Presente y futuro de la bioeconomía’ durante el último encuentro Focus Pyme y Emprendimiento de 2019, cuya temática gira en torno a este modelo.

“La bioeconomía es una herramienta para hacer realidad la economía circular en el ámbito de recursos de origen biológico. No solo tiene futuro, es casi una herramienta necesaria para hacer posible la descarbonización de la economía”, sostiene.

En este contexto, detalla que el proceso pasa por “hacer eficientes y sostenibles las cadenas de valor tradicionales, la producción de alimentos y la obtención de recursos forestales”. “Cuando las haces eficientes, generas una cantidad de biomasa nueva. Con esas biomasas, generas todo tipo de productos, que pueden ser sustitutos de derivados del petróleo”, indica.

manuel-lainez

Manuel Lainez, director de Lainez Biotrends | E3

“Hay que crear nuevas cadenas de valor que estén basadas en la biomasa residual. Después, se transformará en productos que pueden ir destinados a la alimentación humana o los medicamentos, entre otros”, apunta.

Lainez señala que, para conseguir esa producción, es necesaria la tecnología. “Hay que generarla y permitir llevar esos productos al mercado, y haciéndolo con el objetivo de la sostenibilidad para hacer frente a los retos derivados del cambio climático”, expresa.

“Si queremos que la bioeconomía sea baja en carbono, necesitamos utilizar recursos renovables y la biomasa es totalmente renovable. Si la utilizamos para obtener productos, hacemos posible la descarbonización de la economía y generamos actividad económica”, reitera.

Tecnología de la Comunitat Valenciana

En este sentido, subraya que hay muchas empresas “muy potentes” en la Comunitat Valenciana. Sin embargo, destaca que lo más interesante de esta autonomía es la tecnología que existe. “Las universidades -como la UPV, UV, UA, UMH o UJI- y los centros tecnológicos -Aimplas, Itene o Ainia- son los que, a nivel español están liderando la transformación e incorporación de tecnologías al sector de la bioeconomía. Es una oportunidad porque están muy cerca. Utilizarlos para impulsar este cambio hacia estos nuevos modelos de producción es una posibilidad que está ahí”, resalta Lainez.


La Comunitat es la tercera autonomía en facturación de empresas Bio y la cuarta en número de trabajadores


“La Comunitat tiene una gran cantidad de grupos de investigación que generar gran cantidad de tecnología para desarrollar la bioeconomía. Hay que hacer uso de ellos para generar tecnología y llevarla al mercado”, apunta.

De hecho, el conseller de Economía Sostenible, Sectores productivos , Comercio y Trabajo, Rafa Climent, asegura que la Comunitat es “la tercera autonomía en facturación de empresas Bio con más de 1.100 millones de euros y la cuarta en número de trabajadores (7.800) y en gastos en I+D+i”.

Por otro lado, Lainez afirma que quien debe apostar por este modelo son las administraciones, que deben poner normas. Estas, admite, empiezan a surgir para utilizar recursos que antes no se empleaban, como los residuos sólidos urbanos.

inauguración

El vicepresidente de la CEV, Miguel Burdeos; el conseller de Economía, Rafa Climent; y el presidente de Bioval, Carlos Ledó | E3

Reciclar residuos municipales

En este contexto, detalla que la Unión Europea se ha marcado el objetivo e evitar generar residuos y crear estrategias para reutilizarlos y que entren a formar parte de nuevas cadenas de valor. Además, precisa que se ha pasado “de invertir en eliminación a hacerlo en prevención”.

Hay un objetivo muy concreto: reciclar el 65 % de los residuos municipales para 2035, detalla. También hay objetivos específicos para diferentes materiales. Así, se espera reciclar el 85 % del papel y cartón; el 75 % del vidrio y el 55 % de los plásticos. En concreto, respecto a estos últimos, destaca la importancia de medidas como la eliminación de los plásticos de un solo uso.


Lainez: “Si queremos hacer frente a los retos, tenemos que pagar un poco más por hacer sostenible nuestra economía”


Sin embargo, precisa que el consumidor también debe “concienciarse de utilizar productos que tengan detrás una huella de carbono baja y generan poco impacto en el entorno”. “Por ejemplo, los productos que incorporan plásticos biodegradables o compostables son un poco más caros. Si queremos hacer frente a los retos que tenemos, hemos de asumir que tenemos que pagar un poco más por hacer sostenible nuestra economía”, argumenta.

“Hay personas que valoran esos productos que llegan al mercado aunque tengan mayor coste, pero el conjunto de la sociedad todavía no estamos en ese nivel”, lamenta. “Hay que concienciar por la vía de la regulación, a través de exigir o prohibir. Si desaparecen, hay menor riesgo de que lleguen al medio ambiente y contaminen”, relata. Además, también valora como importante la educación de los consumidores para que “conozcan lo que significa estar dispuesto a pagar un poco más por determinados productos”.

Estrategia española

El director de Lainez Biotrends detalla las líneas principales de la Estrategia Española de Bioeconomía, Horizonte 2030. Se trata, explica, de generar conocimiento que esté orientado a promover la innovación tecnológica y organizativa y piense en las demandas de la sociedad. Además, debe estar dirigida a mejorar la competitividad de las empresas y nuevas actividades económicas.


Lainez: “La actuación de las instituciones está en la línea correcta, pero más financiación aceleraría los procesos”


Asimismo, este plan pretende promover la investigación pública y privada, así como la inversión de las empresas. En la misma línea, apuesta por reforzar el entorno social, político y de la administración.

“Seguro que, si preguntamos a las instituciones públicas, dirán que hacen muchas cosas; mientras que el sector privado pide más. Hay líneas abiertas que, probablemente, con un poco más de financiación iría el proceso un poquito más rápido. La actuación de las instituciones está en la línea correcta, quizá un poco más de financiación aceleraría los procesos”, puntualiza Lainez.

manuel-lainez

Manuel Lainez, director de Lainez Biotrends | E3

Posición “bastante discreta” de España

La bioeconomía, precisa, supone el 6 % del PIB en España. Dentro de este porcentaje, el 54 % pertenece a la alimentación y el 22 % a la agricultura. Además, matiza que, a nivel nacional, hay 39 biorefinerías, por lo que España está en una posición “bastante discreta”. Se encuentra lejos, por tanto, de las casi 200 que tienen en Alemania o Francia.

Por otra parte, Lainez ha resaltado que la bioeconomía supone una oportunidad de negocio a nivel global. En concreto, se espera que la oportunidad de crecimiento del sector farmacéutico se multiplique por tres y pase de 250 en 2018 a 750 en 2030. En la misma línea, se prevé que los textiles pasen de 400 a 700 en el mismo periodo. Asimismo, el de la bioenergía pasaría de 150 a 200 en 2030; y la alimentación, de 2.300 a 2.600. “Podemos hacer realidad la bioeconomía y responder a este reto”, asegura.

El tejido industrial se encamina a una producción sostenible

El último encuentro Focus Pyme y Emprendimiento de 2019 ha consistido en la celebración de una mesa redonda y una conferencia magistral donde expertos y empresas han contado sus experiencias con la bioeconomía.

El evento, organizado por la CEV, BIOVAL y el CEEI de València con la financiación del Ivace, ha sido inaugurado por el conseller de Economía Sostenible, Sectores productivos , Comercio y Trabajo, Rafa Climent. El conseller ha estado acompañado por el vicepresidente de la CEV, Miguel Burdeos, y por el presidente de Bioval, Carlos Ledó.

Climent ha subrayado que los datos de la Comunitat Valenciana son “positivos”, pues es la tercera autonomía en facturación de empresas Bio con más de 1.100 millones de euros y la cuarta en número de trabajadores (7.800) y en gastos en I+D+i.

“Los datos ponen de relieve una tendencia del tejido industrial hacia una producción sostenible, pero que requiere seguir trabajando en ello para conseguir el tan deseado cambio de modelo productivo”, ha resaltado.

El titular de Economía se ha referido al trabajo desde Ivace Energía para impulsar la economía circular y la eficiencia energética a través del fomento de las energías renovables y el auto consumo. “Pretendemos que, en 2030, al menos el 32% del consumo final bruto de energía tenga su origen en las energías renovables. Además, buscamos incrementar la eficiencia energética en un 32,5 %”, ha garantizado.

Por su parte, el vicepresidente de la CEV ha abogado por apostar por sectores avanzados, que es, “sin duda, una estrategia de éxito para nuestro territorio”. Asimismo, el presidente de Bioval ha explicado que “la bioeconomía es una oportunidad y una necesidad tanto para la sociedad como para las empresas”.

En el encuentro, también se han presentado cuatro iniciativas empresariales sectoriales de Bioeconomía: José María Lagarón, fundador de Bioinicia; Mª Luisa Hernández, cofundadora y CEO de Ingelia; Manuel Suárez, CEO de Adbioplastic y Vicente Puchol, gerente de Edypro. El director general de REDIT, Gonzalo Belenguer ha moderado el debate.

Suscríbete a nuestra newsletter