Se reutilizará en 350 inodoros

El aeropuerto de Alicante-Elche implanta un sistema pionero que ahorra un 15 % de agua

Permitirá darle un segundo uso y ahorrar al año una cantidad equivalente a siete piscinas olímpicas

Exterior del Aeropuerto de Alicante-Elche

El aeropuerto de Alicante-Elche ha implantado un sistema pionero en las estaciones aeroportuarias españolas que consiste en aprovechar el agua de rechazo de diversos procesos para darle un segundo uso, con el objetivo de obtener un ahorro del 15 % en el consumo hídrico al año, lo que equivaldría a siete piscinas olímpicas.

Esta iniciativa ha supuesto la instalación de una red separada para la recogida de agua de los lavabos de la terminal y del agua condensada que producen las climatizadoras, según han informado este miércoles fuentes de Aena en un comunicado.

Una vez recogida el agua, se incorpora a un depósito para evitar que sea desechada y ser sometida a un tratamiento para poder utilizarla en los 350 inodoros repartidos en los distintos aseos.

El sistema también incluye el empleo del agua de rechazo de la planta de agua osmotizada que abastece a los locales de restauración de la terminal.

De esta forma, son tres tipos de agua los que recoge el aeropuerto, que permite la reutilización de este recurso escaso en un edificio por el que van a pasar más de 14 millones de pasajeros antes de que finalice el año.

La gestión eficiente del agua es uno de los objetivos de la política medioambiental del aeropuerto en un contexto de cambio climático.

En este sentido, el aeropuerto alicantino, ubicado en la pedanía ilicitana de El Altet, ha integrado los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 en sus políticas medioambientales y la gestión eficiente de los recursos hídricos está en la línea del ODS 6 “Agua limpia y Saneamiento”.

A esto hay que sumar el emplazamiento del aeródromo alicantino en un territorio donde, a excepción de los episodios de lluvias torrenciales, se sufren largos periodos de sequía.

Este aeropuerto ya realiza diversas actuaciones para minimizar los consumos de agua como el control de fugas de agua, temporizadores en los grifos, concienciación de los usuarios a través de carteles informativos y el desarrollo de zonas verdes.

Suscríbete a nuestra newsletter