Boatjump cumple tres años alquilando barcos desde Lanzadera

Más de 15.000 clientes con un 30 % de repetición hacen conseguir una facturación de 10 millones de euros

El equipo de Boatjump en la sede de La Marina de Empresas

Hace poco más de tres años Boatjump desembarcaba en Lanzadera y desde entonces no ha dejado de crecer gracias a una excelente idea de negocio que ha conseguido la confianza de clientes e inversores.

Su plataforma de alquiler de barcos ha conseguido en estos tres años más de 15.000 usuarios y un negocio superior a los 10 millones de euros. Un negocio que cada año de funcionamiento ha duplicado las ventas del anterior y goza de unas magníficas perspectivas de crecimiento.

En 2016 cerraron con 600.000 euros de facturación que al año siguiente, prácticamente duplicaron, lo que se ha repetido en los siguientes ejercicios.

La buena marcha del proyecto empresarial ha favorecido la apertura de una delegación en Miami para atender el cada vez más importante mercado norteamericano. Nos interesaba tener allí una empresa, con una cuenta bancaria”, señala Pablo Ruibal, socio fundador de la plataforma.

Una progresión impresionante, si se tiene en cuenta que en sus inicios, Boatjump operaba únicamente en el Mediterráneo. Hoy día la mitad de sus clientes son extranjeros, procedentes de 38 países distintos.


La delegación de Miami atiende el creciente mercado norteamericano


El crecimiento viene dado en gran medida, como destaca Ruibal, en el alto grado de repetición y de recomendación. “Un 30 % de nuestros clientes son repetidores. Y no una o dos veces, sino de forma reiterada. Otro 30 % proviene de la prescripción de clientes habituales. Esto nos permite tener este crecimiento. Tenemos clientes que han reservado hasta cinco veces”.

Este volumen de repetición y recomendación refleja el cuidado con el que seleccionan los barcos para alquilar. Disponen de más de 16.000 embarcaciones distribuidas en 750 puertos, mayoritariamente en el Mediterráneo y el área del Caribe.

“Esto es posible porque tenemos un equipo con mucha formación y muy especializado en destinos -agrega Ruibal- Tenemos un servicio personalizado que puede resolver cualquier duda, que conoce el barco, la costa, que puede recomendar a donde ir”.


El 30 % de los clientes repiten y otro 30 % llega recomendado


Además, el servicio de atención al cliente se mantiene en contacto antes, durante y después del alquiler del barco, para conocer la experiencia vivida, “que es la mejor fuente de información“, asegura Pablo Ruibal.

“Escuchamos mucho al cliente, lo que nos ha conducido a apostar por la combinación de tecnología y un servicio personalizado”, asegura Jaime Vara, director general y cofundador de la compañía.

La apertura de la delegación en Miami ha sido posible por el cada vez mayor volumen de negocio en la zona

Toda la operativa se lleva desde València. Aunque los primeros pasos los dieron en Mallorca, tras su selección por parte de Lanzadera y la posteriormente la inversión recibida en Angels, Boatjump mantiene su sede en La Marina de Empresas.


En enero lanzan la campaña para ampliar el mercado de origen con destino a Croacia, Grecia y Turquía


“Aquí hay mucho talento y nos tratan de maravilla. Sin su apoyo no sé como hubiéramos llegado hasta aquí”, apostilla Pablo Ruibal, “así podemos centrarnos en el negocio y la plataforma”.

De forma inmediata, para enero, lanzan una ampliación del mercado mediterráneo. Se trata de ampliar la captación de la demanda a más países de origen para Croacia, Grecia y Turquía. Aunque Boatjump ya operaba en estos mercados, lo hacía prioritariamente con cliente español.

“La náutica de recreo está en auge, tanto por número de matriculaciones como por volumen de reservas. Experimentar un día en barco, ya sea con familia o amigos, es una experiencia única, y el precio por persona es muy competitivo respecto otro tipo de actividades”, señala Jaime Vara.

Gracias a la tecnología que ha desarrollado, la startup ha conseguido ofrecer disponibilidad en tiempo real, así como videos, fotos y valoraciones para miles de embarcaciones, aportando una transparencia y facilidad de uso a los amantes de la navegación.

Creada hace tres años en Mallorca por Jaime Vara, Alfonso Pastrana y Pablo Ruibal, hoy Boatjump cuenta con un equipo de 30 profesionales de 8 nacionalidades distintas, centrado en el facilitar el alquiler de barcos de recreo en los principales destinos náuticos del mundo.

Las buenas perspectivas empresariales hacen que Boatjump forme parte de la cartera de inversión de varios fondos especializados. Además de ser una de las catorce iniciativas empresariales en las que Angels participa, han invertido en la plataforma Capitana Ventures, Athos Capital, Bbooster Ventures y Aurorial, entre otros business angels.

“Nuestro objetivo ahora es crecer de forma sostenible, hacernos fuertes en cada destino”, concluye Ruibal.

Suscríbete a nuestra newsletter