Campaña contra los productos falsificados

Los productos falsificados destruyen cerca de 53.000 puestos de trabajo

Avacu, Confecomerç, la CEV y la Conselleria de Economía tratan de concienciar sobre las falsificaciones

Avacu, Confecomerç, la CEV y la Conselleria de Economía en la campaña contra falsificaciones | E3

Los productos falsificados provocan la destrucción de cerca de 53.000 puestos de trabajo en España. Además, el comercio y los fabricantes pierden cerca del 10 % del volumen total de sus ventas debido a las falsificaciones, lo que supone casi 6.700 millones de euros.

Así lo ha asegurado el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro. Por ello, la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu), Confecomerç CV, la CEV y la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo han presentado este martes una campaña contra los productos falsificados. En el acto, también han estado presentes el conseller de Economía, Rafael Climent, el presidente de Avacu, Fernando Móner, y el presidente de Confecomerç, Rafael Torres.

Navarro ha resaltado la importancia de concienciar a los consumidores sobre “el perjuicio que supone comprar productos falsificados”. Por ello, pretenden animar a los usuarios a realizar un consumo responsable.

“Debemos ser consumidores responsables, comprando en comercios lícitos que generan empleo, pagan impuestos y que por tanto contribuyen al bienestar social”, ha asegurado. Asimismo, ha señalado que la lucha contra las falsificaciones exige la máxima coordinación entre todas las administraciones y voluntad política a todos los niveles.


Navarro aboga por ser “consumidores responsables” y exige máxima coordinación entre las administraciones


El presidente de la CEV ha detallado que la importación de productos falsos equivale al 5 % de importaciones en la Unión Europea. Asimismo, en España, el comercio y los fabricantes “pierden cerca del 10 % del volumen total de sus ventas debido a las falsificaciones, casi 6.700 millones de euros”.

Sin embargo, Navarro subraya que “lo que más preocupa” no son estas cifras de movimiento económico, sino la destrucción de puestos de trabajo. En concreto, asegura que las falsificaciones provocan la destrucción de cerca de 53.000 empleos. Por ello, ha reclamado incrementar las medidas de control para luchar contra este problema.

Fernando Móner, Rafael Climent, Salvador Navarro y Rafael Torres | E3

Por su parte, Torres ha considerado que la solución “no solo pasa por la concienciación”, sino que deben aumentar la labor en origen, incautar los productos falsificados y debe haber políticas de integración para los vendedores, pues ha admitido que se trata de “un drama social, por lo que hay que ayudar a los colectivos a salir de estas mafias”.

“La compra de productos falsificados genera competencia desleal y supone un grave perjuicio para nuestra sociedad, nuestra economía, para el empleo; por lo que se requiere prevención, control, seguridad, concienciación, además de vigilar y regular canales emergentes como el comercio electrónico”, ha expresado.

¿Multas a los compradores?

Asimismo, el presidente de Confecomerç ha abogado por “generar medidas contundentes” y se ha preguntado: “¿Por qué no intentar multar al comprador de productos falsificados?” “Lo ideal sería que todo funcionara con concienciación, pero hemos visto unos datos bastante preocupantes”, ha alertado.

A este respecto, el conseller de Economia ha señalado que podría ser una posibilidad y que deberían “ver de qué manera se puede vehicular de forma legal”, aunque ha admitido que es “complicado”. Al mismo tiempo, ha subrayado que él es “muy partidario de la concienciación y no del ámbito coercitivo, de una sociedad donde libremente podamos decidir”.

En la misma línea, Móner ha destacado que, “al final de la escalera, se podrá ver esta posibilidad, pero todavía estamos subiendo peldaños”. En este contexto, ha defendido la capacidad de que los ciudadanos puedan cambiar sus hábitos y ha recordado que es la primera vez que se hace una campaña de este tipo.

Fernando Móner, Rafael Climent, Salvador Navarro y Rafael Torres | E3

Sondeo sobre hábitos de consumo

Por otro lado, el presidente de Avacu ha dado a conocer los resultados de un sondeo realizado a más de 500 familias de la Comunitat Valenciana. En este estudio, la calidad es el aspecto más valorado por los encuestados al comprar un producto, tanto alimenticios como no alimenticios. Además, ha destacado que el origen del producto es el factor que más crece en importancia.

Además, los consumidores se manifiestan contrarios a las falsificaciones, ya que un 58 % afirma estar en contra y asegura que solo compra productos originales. Sin embargo, un 23 % ha adquirido en el último año algún producto falsificado. Los motivos que esgrimen para adquirir estos productos son, principalmente ,porque aseguran que “tienen la misma calidad y utilidad que el original, pero más baratos” y “porque el precio es más económico que el de la marca original, aunque de peor calidad”.


La calidad y el origen de los productos son los factores más valorados por los consumidores


En cuanto al lugar de compra de productos falsificados, más del 40 % se adquieren por Internet, seguido de puestos de venta ambulante legal (un 32 %) y el top manta / puestos de venta ambulante ilegal (19 %). Los sectores en los que se adquieren más falsificaciones son ropa, calzado y aparatos electrónicos, complementos de moda, perfumería y cosmética y material y prendas deportivas y joyería y relojería y libros, música y películas.

Sobre esta campaña, el conseller de Economía ha apuntado como fundamental la formación y educación de todos, especialmente a edades más tempranas, en el ámbito del consumo. Además, ha resaltado que “la fuerza democrática más potente es decidir en cada momento qué compramos, porque haremos factible un tipo de sociedad u otra”.

Al mismo tiempo, Climent ha remarcado la importancia de que las personas consumidoras realicen una compra consciente, bien informada, sobre necesidades reales y sostenible, pues “la emergencia climática empieza por cambiar los hábitos de consumo“.

Avacu, Confecomerç, la CEV y la Conselleria de Economía en la campaña contra falsificaciones | E3

Ley de Comercio Sostenible

Por otro lado, cuestionados por el borrador de la Ley de Comercio Sostenible, el presidente de Confecomerç ha señalado que han tenido la sensación de que el proyecto “se ha sacado de manera muy rápida y quizá sin el diálogo o consenso previo con el sector”.

“Podemos tener puntos de vista distintos, pero pedimos grupos de trabajo y nos hemos encontrado con un proyecto de ley al que tenemos 15 días para alegar. Recoge algunos puntos que pueden ser motivo de conflicto, con los que no estamos de acuerdo y sobre los que no hemos dialogado lo suficiente de forma previa”, ha lamentado Torres.

Torres ha anunciado que este martes mantienen una reunión con la Conselleria para “pulir las posibles diferencias”. “Se trata de que la administración cuente con el sector y el sector cuente con la administración, y tratar de llegar a lo que se pueda hacer y legalmente sea posible. Estamos trasladando las posibles objeciones que tengamos e iremos viéndolo“, ha apuntado.

Por su parte, Climent ha explicado que han iniciado el proceso de ley y ha precisado que es un “texto refundido”, que unifica varias leyes de la misma materia, aunque “hay algunas cuestiones que se añaden”. El conseller ha resaltado que la reunión con Confecomerç “es un indicador claro del diálogo”. “Todo lo que pueda ser voluntad política y no atente contra cuestiones jurídicas o de modelo, podremos llegar a acuerdos”, ha garantizado.

Suscríbete a nuestra newsletter